Cuando James Rodríguez pudo fichar por el Espanyol

julio 28, 2014 Deja un comentario

James Rodríguez BanfieldEste martes James Rodríguez ha sido presentado como nuevo jugador del Real Madrid. El colombiano será una de las nuevas estrellas de la Liga. El destino del futbolista parecía predestinado a jugar en España tarde o temprano, ya que en 2010 estuvo muy cerca de fichar por el Espanyol.

El club catalán fue informado ese mismo año de que en Banfield, en la liga argentina, había un joven colombiano de 18 años con un futuro bastante prometedor. Este jugador no era otro que James Rodríguez, que cautivó a los ojeadores del Espanyol cuando le vieron jugar en directo.

“James no era titular con Banfield, pero se veía que era un jugador de futuro y de mucha calidad. Es un perfil de jugador que el Espanyol debe seguir. Cuando hablamos del jugador con Mauricio Pochettino, vio dos o tres partidos y el ok fue inmediato. Ya tenía una calidad técnica exquisita. Queriamos hacer una apuesta importante por él, Dani Sánchez Llibre -presidente del club en aquel entonces- intentó hacer una apuesta para el Espanyol”, ha declarado Ramón Planes, director deportivo de los catalanes en 2010, en una entrevista a ‘Esports en Xarxa’.

Sin embargo, problemas en la forma de pago impidieron que se cristalizara el fichaje: “Fue un jugador que estuvo muy muy cerca del Espanyol. Las conversaciones estaban en la parte final. Había acuerdo económico entre clubes, hablamos varias veces con el jugador. Él jugador tenía muchas ganas de venir al Espanyol y a la Liga española. El problema fue de avales y en la forma de pago y unos días después fichó por el Oporto”.

Según informó la prensa por aquel entonces, el Espanyol, que de dinero nunca ha andado muy boyante, ofreció 2,5 millones de euros por el 50% de los derechos de James. Banfield rechazó esta propuesta. Los ‘periquitos’, conscientes del enorme potencial del jugador, hicieron una última oferta de 5,5 millones por el 100% de los derechos del colombiano.

James Rodríguez OportoBanfield sí que aceptó esta propuesta, pero, como ha señalado anteriormente Planes, hubo problemas para llegar a un acuerdo en la forma de pago. El club argentino los quería al contado y el Espanyol pagarlos en cómodos plazos. En tanto, mientras los blanquiazules buscaban avales con los que financiar la contratación, Banfield filtró a la prensa que casi tenía un acuerdo cerrado con los ‘periquitos’.

Esto provocó que Benfica y Oporto decidieran mover ficha por el colombiano y presentaron unas ofertas más importantes que la que había realizado el Espanyol. Por ello, James Rodríguez al final acabó en el Oporto, equipo del que daría el salto al Mónaco en 2013 y que ha sido un trampolín para que el colombiano haya fichado finalmente este verano por el Real Madrid.

Walter Machado da Silva, el Luis Suárez del siglo XX del Barça

julio 21, 2014 Deja un comentario

Walter Machado da silvaUno de los fichajes de este verano ha sido el de Luis Suárez por el Barça. Sin embargo, debido a la desproporcionada sanción que la FIFA puso al uruguayo por su mordisco a Giorgio Chiellini durante el Mundial, el Barcelona trata al futbolista casi de manera clandestina para que el máximo organismo internacional no les acuse de violar la sanción. Una situación que se parece a la que vivió Walter Machado da Silva, que podría ser bautizado como el Suárez del Barça del siglo XX.

Machado da Silva, delantero internacional brasileño, fichó por el club catalán en 1966. Lo curioso de su contratación fue que se hizo en una época en la que en España estaban prohibidos los fichajes de jugadores foráneos. El régimen franquista impuso esta ley después de que la selección española fracasara en el Mundial de 1962, medida que pretendía que los jugadores españoles tuvieran más protagonismo en sus respectivos equipos.

El Barça, alentado por un supuesto chivatazo de Juan Antonio Samaranch -entonces delegado nacional de Deportes- de que dicha ley se iba a revocar, decidió contratar a Machado da Silva. Los azulgranas pagaron 12 millones de pesetas (72.000 euros) por hacerse con los servicios del delantero brasileño. Para no ser acusado de que se estaba saltando la ley, el Barcelona dejó claro que había fichado al jugador sólo para jugar partidos amistosos internacionales.

Algo que reflejó la prensa de la época: “El brasileño ha sido contratado como reclamo para partidos internacionales del Barcelona. A mediodía de hoy, el C. F. Barcelona ha convocado a los representantes de la Prensa y Radio de esta ciudad, para dar cuenta de los pormenores del fichaje del jugador brasileño Walter Machado da Silva. Remarcó el señor Llaudet, presidente del club, la postura del Barcelona, alegando que la contratación del jugador no significa, ni remotamente, un enfrentamiento de su club con las disposiciones vigentes por la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes, sino que se trataba pura y simplemente de ofrecer un espectáculo a los socios y simpatizantes del Barcelona,debido a la pronta eliminación del equipo en la Copa de Ferias”.

Enric LlaudetLa prensa insistió a Enric Llaudet, presidente del club, sobre el tema, ya que no entendían que el Barça, que por aquella época no andaba muy boyante en lo económico, fichara a un jugador sólo para jugar “partidos internacionales”. Sorprendió la respuesta del dirigente: “Pues si no puede jugar, será mi chófer. Siempre he querido tener un chófer negro”. Las palabras de Llaudet, como era de esperar, causaron gran revuelo y, de hecho, el presidente culé fue acusado de racista. Por ello, tuvo que rectificar sus palabras días después: “Cuando venga Silva, seré yo quien gustosamente haga de chófer suyo”.

Afortunadamente, al final ni Machado da Silva tuvo que hacer de chófer de Llaudet ni viceversa. Eso sí, sobre el terreno de juego, lamentablemente para los culés, tampoco se le vio mucho. Jugó varios amistosos y el Barça acabó cediéndolo una temporada al Santos con la intención de que cuando regresara ya se hubiera revocado la famosa ley que le impedía jugar. Esto no sucedió hasta la temporada 73-74, para entonces al Barça ya se le había acabado la paciencia y había vendido al delantero al Flamengo por siete millones de pesetas (42.000 euros). Es decir, acabó perdiendo dinero, y prestigio, con la operación. Algo que esperan que no se repita con Luis Suárez.

La prórroga y el falso 9 de Guardiola vuelven a matar el sueño de Sabella

julio 14, 2014 Deja un comentario

SabellaEl fútbol a lo largo de toda sus historia tiene deudas con muchas personas. Una de ellas es Alejandro Sabella, que este domingo vio como se le escapaba en la prórroga la oportunidad de inscribir su nombre y el de Argentina como campeones en la historia de los mundiales. Algo bastante similar a lo que le pasó en 2009 en el Mundial de Clubes, cuando en el tiempo añadido también se esfumó su sueño de ser el mejor del mundo.

El destino parece que quiere ser cruel con el técnico argentino, que, tanto a nivel de clubes como de selecciones, ha rozado el Mundial. La manera en la que se le escapó a Estudiantes de la Plata el Mundialito de clubes fue muy similar a la que Alemania le ha quitado ahora a Argentina la copa de las copas.

Estudiantes, al igual que le pasó a la selección albiceleste en Maracaná, llegó a la final sin el cartel de gran favorito para ganar el título. Éste lo tenía el Barcelona de Pep Guardiola, que con un fútbol espectacular había logrado conquistar todos los trofeos que había disputado hasta la fecha. Tanto que muchos pensaron que el Barça no iba a tener muchos problemas en derrotar al conjunto de Sabella. Craso error.

El técnico argentino demostró tener muy estudiado a su rival y tejió una tela de araña en la que los culés se sintieron muy incómodos. Tanto que, antes del descanso, Boselli logró dar la gran campanada y adelantó a Estudiantes. En la segunda mitad, el Barcelona, fruto del gran planteamiento defensivo de Sabella, dominó pero generó pocas oportunidades de gol. Agonizaba el partido y parecía que la gesta de Estudiantes de tumbar al Barça era casi un hecho. Sólo casi, ya que los de Sabella acabaron ahogados en la orilla.

En el minuto 88, Pedro se disfrazó de Iniesta en Stamford Bridge y empató el partido. Ya en la prórroga, Leo Messi hizo añicos los sueños de Sabella de ser campeón del mundo a nivel de clubes con un nuevo tanto que dejó el definitivo 2-1 en el marcador. El Barça alzó su sexto título del año mientras el técnico aún sentía que había tenido el trofeo en sus manos.

La derrota en la final de Maracaná no ha sido tan cruel como la de Estudiantes, pero sí más dolorosa para Sabella. El entrenador sudamericano cogió la selección albiceleste en 2011. Se encontró a un equipo hundido, al que le había podido la presión de jugar en casa la Copa América. En el torneo, en el que desplegaron un mal juego, cayeron contra Uruguay en los penaltis en los cuartos de final. A eso había que añadir que los hinchas casi repudiaban a su equipo debido a que no aprovecharon el hecho de que jugaban como locales.

Sabella dio la mano al equipo y logró levantarle hasta clasificarle para el Mundial. Durante la Copa del Mundo, las críticas le llovieron al técnico llegándole a acusar hasta de no ser más que un interlocutor de Leo Messi. Sabella hizo casi omiso y logró fortalecer el que había sido el punto débil de Argentina en las eliminatorias: la defensa.

Además, demostró ser un técnico que sabe adaptarse a las necesidades del equipo y no hacer que éste se adapte a las suyas propias. Un ejemplo es que comenzó el torneo con un esquema de 5-3-2 y lo acabó con un 4-4-2. Sin dar un grito o una palabra de más, logró meter a Argentina en la final del Mundial 24 años después.

Al igual que sucedió en el Mundialito de Clubes con Estudiantes, no llegó como favorito a la final. Sin embargo, un buen estudio del rival unido a un gran planteamiento le hizo tener grandes opciones de ganar en los 90 minutos. Higuaín, Messi y compañía no aprovecharon las claras ocasiones de las que dispusieron y, nuevamente, su sueño se acabó en la prórroga. En esta ocasión Götze fue su verdugo.

Alemania aprovechó la versatilidad del jugador del Bayern para que diera la puntilla a Argentina jugando de falso nueve. La misma posición que le descubrió Guardiola esta temporada. El mismo puesto que Pep también descubrió para Messi, su verdugo en la prórroga del Mundialito de Clubes.

Scolari cae en la misma trampa que Dunga

ScolariBrasil ha sufrido este martes una de las mayores humillaciones de toda su historia, probablemente la mayor de siempre. Sólo el mítico ‘maracanazo’ del 50 se le puede equiparar. Por ello, es tiempo de analizar por qué un equipo como Brasil ha sufrido una derrota de esta entidad. Luiz Felipe Scolari es el gran culpable del 1-7, quizás porque cometió y amplió el mismo error en el que cayó Dunga en 2010.

Dunga llegó al Mundial de 2010 apostando por un estilo físico, directo, muy alejado de lo que había sido históricamente Brasil. Llegó avalado por los triunfos en la Copa América de 2007 y en la Copa Confederaciones de 2009. Sin embargo, su único aval era precisamente ése: los dos títulos, ya que en ambos campeonatos el juego de Brasil había dejado mucho que desear y había evidenciado muchas lagunas.

Aunque no lo parezca, en el fútbol a veces no hay nada peor que una victoria. El triunfo muchas veces ciega, impide ver errores que con una derrota si serían claros y provoca que los cambios que se deberían llevar a cabo se ralenticen. Ésto es lo que le pasó a Dunga. Se enrocó en su estilo y en el grupo que le había llevado a los triunfos en Confederaciones y Copa América y lo pagó muy caro en el Mundial. ¿El resultado? Brasil hincó la rodilla contra Holanda en los cuartos de final.

Se suele decir que el hombre es el único capaz de caer dos veces en la misma piedra y Luiz Felipe Scolari es una buena prueba de ello. El actual técnico de Brasil, aunque parece que ocupará este puesto únicamente unos días más, ha repetido y acrecentado en este Mundial los mismos errores que cometió Dunga de cara a la preparación de Sudáfrica 2010. Brasil estaba obligada sí o sí a ganar el Mundial, su Mundial, y alejar al fin el fantasma del 50. Aun así temía sufrir un nuevo ridículo como el que hizo ante México en la final de los Juegos Olímpicos de Londres. Por ello, a finales de 2012 se echó a los brazos de Felipao, el último entrenador que les había llevado a levantar la Copa del Mundo.

Scolari era consciente de que no tenía mucho tiempo para lograr armar un equipo campeón. Por ello, al igual que hiciera Dunga, optó por el camino rápido: convertir a Brasil en un tanque. Un equipo que no era bonito de ver, pero bien armado en el centro del campo y defensa. Lo que le hacía muy rocoso y competitivo. Su primera prueba de fuego para ver si iba por el buen camino era la Copa Confederaciones 2013.

Para Scolari salió todo sobre ruedas, ya que Brasil ganó el torneo y derrotó en la final a la hasta ese momento todo poderosa España. Sin embargo, Felipao no supo ver los detalles que le dejó el torneo. Brasil sufrió mucho contra todas las selecciones de nivel contra las que jugó. Italia dejó en evidencia la fragilidad de la defensa brasileña, pese a que cayó 2-4, y Uruguay, aunque perdió 2-1, demostró que con las ideas claras y las líneas ordenadas a los brasileños les entraban las dudas.

¿Y el partido contra España?, se preguntarán muchos. Aquel encuentro bien es cierto que una Brasil que jugó con mucha intensidad, y ayudada por la permisividad del árbitro con el juego duro de los sudamericanos, barrió a España por 3-0. Sin embargo, 12 meses después de aquella final parece claro que más que una muestra de que Brasil iba por el buen camino lo que vimos fue el primer boquete que mostraba que el barco de España se empezaba a hundir.

Scolari no sólo pasó de estas señales, sino que se enrocó aún más en sus ideas de lo que lo había hecho antes Dunga. Felipao llevó al Mundial un grupo de 23 jugadores marcados por el mismo corte: todo era pura contención, faltaban jugadores con desborde. Se echaban en falta futbolistas con los que armar un plan B en el caso de que el tanque se averiara. Por ello, cuando Neymar no entraba en juego, Brasil no generaba peligro.

Neymar era el cañón y Thiago Silva el escudo antimisiles del tanque. Sin ellos, Alemania pasó por encima de una Brasil que no supo encontrar una alternativa a estos dos jugadores en una plantilla carente de líderes y plan B. Lo peor de todo es que contra Croacia, México, Camerún, Chile y Colombia; Brasil ya dio la sensación de que estaba al borde del abismo, que obtenía resultados por encima de sus posibilidades. Scolari, en lugar de corregir errores, decidió disparar contra todo y contra todos: árbitros, prensa, FIFA…

Lo bueno para Brasil es que, al contrario de con los triunfos, la derrota sí que te permite reflexionar y ver mejor tus carencias para cambiarlas. Despedir a Scolari y recuperar el estilo que hizo grande a Brasil son los primeros pasos que tienen que empezar a dar para recuperar la gloria perdida.

¿Por qué se llamó a Di Stéfano la ‘Saeta Rubia’?

Di Stéfano River PlateEl Real Madrid está de luto después de que este siete de julio de 2014 Alfredo di Stéfano falleciera a los 88 años de edad en la capital de España. Di Stéfano siempre será recordado como uno de los mejores jugadores de toda la historia, lo que pocos saben es por qué se le apodaba la ‘Saeta Rubia’.

El apelativo lo recibió en sus primeros años como futbolista, cuando aún jugaba en su Argentina natal. Tras haber jugado cedido en Huracán, Alfredo regresó al River Plate, equipo en el que se había formado. Su primera temporada completa con el equipo de la franja roja fue espectacular, ya que logró marcar 27 goles en los 30 partidos que disputó. Unas cifras que ayudaron a River para proclamarse campeón.

Evidentemente, las grandes actuaciones de Di Stéfano en aquel equipo no pasaron desapercibidas para la prensa. Tanto que Roberto Neuberger, periodista de ‘El Gráfico’, decidió ponerle el apodo de la ‘Saeta Rubia’. Una saeta es una flecha y/o arma arrojadiza, algo que se adaptaba perfectamente a las cualidades de Alfredo. Su velocidad en el terreno de juego era determinante es más de un partido y es obvio que los 27 goles que marcó le convirtieron en una de las mejores armas de aquel River Plate. Lo de ‘rubia’ era debido al color cobrizo del pelo del ya malogrado futbolista.

Así explicaba el propio Di Stéfano el origen de su apodo: “El apelativo de Saeta Rubia me lo puso un periodista de El Gráfico porque era de cabellos rubios y muy veloz, y como River tenía una característica de fútbol muy tranquilo y sereno, al introducirme a mí cambió esa característica de juego. Era un delantero centro que jugaba muy en punta, corría muy bien las bandas y entonces me bautizaron con ese apelativo que lo he llevado casi toda la vida”.

Aquel apodo también tuvo mucho éxito entre los aficionados. De hecho, la hinchada de River Plate cada vez que jugaba cantaba la siguiente canción: “Socorro, socorro. Ahí viene la Saeta con su propulsión a Chorro”. El apelativo de ‘Saeta Rubia’ también le acompañó en el Real Madrid, donde, al igual que en River, también hizo historia.

                              DEP Di Stéfano  (Buenos Aires 1926 – Madrid 2014)

Tourette, la mejor parada de Howard

Tim HowardLa actuación de Tim Howard contra Bélgica, en la que llegó a hacer hasta 16 paradas, ha sido una de las más destacadas de este Mundial. Sin embargo, no ha sido la mejor que realizado el portero norteamericano, cuya mejor parada la ha realizado fuera de los terrenos de juego: lograr llegar a ser deportista de élite pese a tener el síndrome de Tourette.

Esta enfermedad se comienza a detectar entre los siete y diez años pero, lamentablemente, no tiene cura. Aunque es cierto que sí se puede controlar. Tourette es un síndrome de trastornos por tics que incluye tics transitorios y crónicos, todo tipo de gestos faciales o incluso proferir insultos.

Antes de que Howard tuviera nueve años, Esther, la madre del norteamericano se extrañó de la hiperactividad que tenía su hijo. Al poco le comenzaron a salir diversos tícs, algo que preocupó bastante a su progenitora. Por ello, decidió llevar a Tim a que le hicieran diversas pruebas que respondieran al por qué de su comportamiento y éstas dictaminaron que sufría el síndrome de Tourette.

Nadie se imaginaba, ni por asomo, que Howard fuera a convertirse en una estrella futbolística norteamericana. Sin embargo, el deporte ayudó a Tim a llevar mejor su enfermedad y controlarla. “El fútbol le proporcionó un escape para su enfermedad, absorbió toda aquella energía”, declaró a Esther a la revista ‘New Yorker’. “Estoy lleno de adrenalina y no quiero perderla. Me gusta cómo soy. Si me levantara mañana sin Tourette, no sabría qué hacer conmigo mismo”, reconocía el propio Howard a la misma publicación.

La mejor arma de Tim para combatir a Tourette es la concentración, tal y como reconoció en una entrevista a UEFA.com: “Se presenta siempre de diferente manera. Los síntomas cambian cada semana. A veces tengo un tic nervioso en el hombro o en los ojos, o se me cierran las manos. Es involuntario, es una acción inconsciente que te pasa, lo quieras o no. En el terreno de juego, estás centrado en el partido y aunque puedas tener tics, estas concentrado en otra cosa y eso centra toda tu atención”.

Sin embargo, en alguna ocasión sus detractores han utilizado su enfermedad para atacarle. La prensa inglesa no tuvo piedad con él cuando un fallo del portero norteamericano dejó fuera al Manchester United de los cuartos de final de la Liga de Campeones tras regalar un gol al Oporto en el último minuto. Le acusaron de que con su enfermedad no podía jugar en un equipo profesional.

Howard les ha respondido de la mejor manera posible: sobre el terreno de juego. Tourette tampoco ha sido capaz de marcarle un gol.

Argelia – Alemania y la revancha del 82

junio 30, 2014 Deja un comentario

Argelia Mundial 82El fútbol, más tarde o más temprano, siempre ofrece revancha. Argelia va a tener este lunes la oportunidad de tomarse la suya contra Alemania. Un momento que llevan esperando desde 1982, cuando los germanos les dejaron fuera del Mundial por uno de los mayores tongos que se recuerdan.

El de España 82 fue el primer Mundial que disputó Argelia. Los africanos, sin embargo, demostraron en el primer partido del torneo que no se conformaban únicamente con participar. Y es que dieron una de las sorpresas del campeonato al derrotar a Alemania Federal, toda una campeona del mundo, por 1-2.

En el siguiente partido, Austria les puso los pies en la tierra, ya que les derrotó por 0-2. Aun así, lograron reponerse del batacazo y en la última jornada derrotaron a Chile por 3-2. Entonces los partidos de la tercera jornada de la fase de grupos no se jugaban de manera simultánea, por lo que el pase de Argelia a la siguiente fase quedaba a expensas de lo que sucediera en El Molinón en el partido que enfrentaba a Austria con Alemania Federal.

“Creí que lo teníamos todo hecho”, reconoció el seleccionador argelino Rachid Mekhloufi. Sin embargo, con lo que no contó Argelia fue con la poca deportividad de Austria y Alemania, ya que una victoria por 1-0 daba el pase a ambos a la siguiente fase y dejaba eliminados a los africanos. El Mundial es la mayor fiesta del fútbol y nadie pensó que tanto austriacos como alemanes fueran a poner en duda su honor pactando un 1-0. Craso error.

El partido empezó con ritmo e intensidad. Tanto que Hrubesch logró adelantar a Alemania Federal a los once minutos, lo que hacía presagiar un encuentro trepidante. Nada más lejos de la realidad. Conscientes de que el 1-0 era bueno para los dos, ambos equipos hicieron una especie de pacto de no agresión. Las ocasiones brillaron por su ausencia y, entre bostezo y bostezo, austriacos y alemanes arañaron minutos al reloj con larguísimas posesiones que no iban a ninguna parte.

Alemania Federal - Austria 1982El espectáculo ofrecido por las dos selecciones fue tan lamentable que el público de El Molinón no dudó en gritar “¡Que se besen! ¡Que se besen!” al observar que los dos equipos se conformaban con el resultado. Es más, estaban tan indignados que comenzaron a resonar los cánticos en favor de Argelia en todo el estadio.

De hecho, fue tan descarado el pacto de no agresión que firmaron ambos conjuntos que al día siguiente el diario asturiano ‘El Comercio’ colocó la crónica del partido en sucesos y no en deportes al entender que Austria y Alemania habían timado a los espectadores. “Unas cuarenta mil personas, presuntamente estafadas en El Molinón por veintiseis subditos alemanes y austriacos”, relataba el periódico.

“Es inadmisible, bochornosa y de una total desconsideración para el público esta parodia que estamos presenciando”, declaró Mekhloufi indignado. “Ha sido una fea jornada para el fútbol”, admitió el alemán Franz Beckenbauer. La FIFA abrió una investigación sobre el partido, pero al final no sancionó a nadie. La única medida que tomó es que a partir de ese momento todos los partidos de la última jornada de la fase de grupos se iban a disputar de forma simultánea para evitar sospechas.

Ya en el año 2007, el germano Hans Peter Brieguel confirmó lo que todos sospechaban: “Alemania hizo trampas para eliminar a Argelia”. “Sólo me puedo disculpar ante los argelinos, porque habían merecido clasificarse para la segunda fase”, declaró en una entrevista concedida al diario ‘Al Attihad’. El austriaco Walter Schachner también admitió la farsa hecha por los dos equipos en el diario ‘Süddeutsche Zeitung': “En el descanso hubo el acuerdo entre los jugadores de mantener el 1-0, pero yo no me enteré. Por eso estaba desesperado en el campo. No entendía cómo Krankl, nuestro delantero, se colocaba de líbero. Y Briegel no hacía más que decirme: ‘No corras tanto’. Como no me enteraba de lo que sucedía, los compañeros dejaron de pasarme el balón”.

Han pasado ya más de 30 años de estos hechos, pero en Argelia aún los siguen teniendo bien presentes. “Nos seguimos acordado del 82″, declaró Vahid Halilhodžić, actual seleccionador argelino, tras lograr clasificar a los africanos para octavos de final y saber que allí su rival será Alemania. El fútbol les da la oportunidad de tomarse la revancha.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.