La única remontada de Guardiola

abril 20, 2015 Deja un comentario

imageEl 3-1 que endosó el Oporto al Bayern de Múnich el pasado miércoles fue la gran sorpresa de la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. El resultado deja en una posición complicada al conjunto alemán, ya que se verá obligado a remontar en casa y ganar a los lusos, como mínimo, por dos goles de diferencia si quiere estar en semifinales. Sin embargo, a Guardiola no se le dan bien lo de las remontadas.

De hecho, desde que el de Santpedor es entrenador sólo ha remontado una eliminatoria de las cinco (Cuatro con el Barça -Sevilla (2), Inter y Chelsea- y una con el Bayern -Real Madrid-) en las que en el partido de ida logró un resultado adverso. Fue en la Supercopa de España de 2010, cuando el Barcelona de Pep logró dar la vuelta, precisamente, al resultado de 3-1 cosechado en el Sánchez Pizjuán.

El partido de ida se disputó el 14 de agosto de 2010. Un mes antes, España se había proclamado campeona del mundo en Sudáfrica y aquel equipo contaba con bastantes jugadores del Barça (Víctor Valdés, Gerard Piqué, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Sergio Busquets, Pedro y David Villa). Guardiola, consciente de aquel Mundial había sido el broche a una larga temporada, premió a sus futbolistas con un mes de vacaciones.

Eso conllevó que los internacionales españoles prácticamente acabaran de deshacer las maletas cuando llegó el partido de ida de la Supercopa. Como no tenían aún la forma física necesaria como para afrontar aún un partido oficial, Guardiola decidió dejarles fuera de la convocatoria y en el Sánchez Pizjuán jugó con un equipo de circunstancias. Que Rubén Miño fuera el portero titular o Zlatan Ibrahimovic el nueve del equipo, en un momento en que estaba más fuera que dentro del club, es claro reflejo de ello. Tuvo Guardiola tan pocos jugadores disponibles que hasta tuvo que colocar a Maxwell, lateral izquierdo y en partidos esporádicos interior zurdo, de extremo en la delantera.

Además, decidió dejar en el banquillo a Leo Messi, que también llevaba muy pocos entrenamientos. El Barcelona comenzó ganando el partido gracias a un tanto de Zlatan Ibrahimovic, el último que marcó con la camiseta azulgrana en partido oficial, pero en la última media hora de partido el Sevilla marcó tres goles y se llevó una ventaja muy golosa para el Camp Nou. Hay que señalar como otra anécdota curiosa de dicho encuentro, que Thiago, hoy futbolista del Bayern, fue uno de los jugadores que se aprovechó de las ausencias que tenían los culés para jugar aquel partido. El hispano-brasileño jugó la segunda parte.

Por aquel entonces, Guardiola no había remontado ninguna eliminatoria contra el Barça y el Sevilla ya sabía lo que era ganar una eliminatoria a los catalanes tras haberse impuesto en el partido de ida, como habían hecho en los octavos de final de la Copa de 2010 (2-3 y 0-1). Sin embargo, para ese partido los azulgranas ya sí que contaron con todas sus estrellas y acabaron conquistando la Supercopa al vencer 4-0. Los azulgranas llevaron el partido por la vía rápida y al descanso ya ganaban por 3-0 a un Sevilla que tiró la toalla muy pronto. ¿Será Guardiola capaz de repetir este martes esa noche?

Del Piero, ‘Principe’ de Mónaco

abril 13, 2015 Deja un comentario

Del Piero MonacoEste martes Juventus y Mónaco van a disputar en el estadio del conjunto italiano uno de los cuatro partidos correspondientes a la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. El último precedente que enfrentó a ambos equipos encumbró a Alessandro Del Piero en una de sus mejores noches europeas, ya que contra los monegascos marcó su primer ‘hattrick’ en la máxima competición continental.

El precedente data de la temporada 97/98. Sin embargo, la eliminatoria entre ambos no correspondió a los cuartos de final como ahora, sino que se vieron las caras en las semifinales de la Champions. La Juve por aquel entonces tenía un auténtico equipazo formado, entre otros, por el citado Del Piero, Pippo Inzaghi, Zinedine Zidane, Edgard Davids o Paolo Montero. Su objetivo en la competición era claro: sacarse la espina de haber perdido la final de la temporada anterior contra el Borussia Dortmund.

Tras dejar en la cuneta al Dynamo de Kiev de Andriy Shevchenko en cuartos de final, a los italianos les tocó en suerte en semifinales el Mónaco. La escuadra del Principado aquella temporada llegó por primera vez en toda su historia a las semifinales de la máxima competición continental.

Del Piero MonacoLos monegascos se convirtieron en la revelación europea de esa campaña. Especialmente tras ganarse el respeto de todos al eliminar en cuartos de final en el mismísimo Old Trafford a un Manchester United que empezaba a dar forma al equipo que ganaría el triplete en 1999. Aquel Mónaco tenía en plantilla a jugadores que hoy en día son considerados como auténticas leyendas vivas del fútbol francés como Fabien Barthez, Thierry Henry o David Trezeguet.

Sin embargo, Del Piero hizo trizas su sueño de seguir haciendo historia en la Champions con un partido soberbio en la ida de la semifinales en Delle Alpi, el uno de abril de 1998. ‘Pinturicchio’ abrió el marcador a los 34 minutos con un excelente lanzamiento de falta que se coló por toda la escuadra, pese a los intentos de Barthez de intentar alcanzarlo. El delantero de la ‘Vecchia Signora’ siguió con su gran noche haciendo un gol de los llamados psicológicos, ya que en el minuto 45 hizo el 2-1 con un gol de penalti.

Gracias a otra pena máxima, Del Piero firmó su primer ‘hattrick’ en la Champions al establecer a los 61 minutos un provisional 3-1. La Juventus dejó casi sentenciada la eliminatoria al ganar aquel partido por 4-1. Ya en el partido de vuelta, el propio Del Piero se encargó de apagar las ilusiones de remontada monegascas al hacer el momentáneo 2-2 y hacer así estéril el triunfo final del conjunto del Principado por 3-2.

Sin embargo, Del Piero en la final no lució tanto y el Real Madrid ganó la ansiada séptima gracias a un gol de Pedja Mijatovic (1-0). El delantero italiano tuvo que conformarse con ser el máximo goleador de la competición con 10 tantos y haber sido en semifinales el ‘Principe’ de Mónaco.

110 años de Boca Juniors

BocaEl pasado 3 de abril un gigante del planeta fútbol cumplió años: 110. Una cifra redonda para un club acostumbrado a triunfar tanto en Argentina como en Sudamérica. Sin embargo, su origen fue, cuando menos, curioso.

Aquel 3 de abril de 1905 varios muchachos del barrio del Boca, en Buenos Aires, se reunieron con un claro objetivo: fundar un equipo con el que hacer frente a River Plate. A esta casi improvisada reunión se unieron varios chicos del Independencia, a los que se convenció de fusionarse con el equipo de nuevo creación.

Elegir nombre no fue nada sencillo. En un principio se propusieron nombres como ‘Hijos de Italia’ o ‘Defensores de Italia’ debido a que muchos eran descendientes de emigrantes transalpinos. Sin embargo, estos nombres se descartaron y se pusieron sobre la mesa otros: ‘Boca’ o ‘Defensores de la Boca’. Tampoco convenció ninguno de ellos.

Así fue hasta que, tal y como cuenta el libro ‘366 historias del fútbol mundial que deberías saber’, Pedro Moltedo, uno de los chicos reunidos, vio la luz: ‘Boca Juniors’. ‘¿Por qué Juniors?’, le preguntaron. Les dijo que Juniors significaba jóvenes en inglés, como lo eran ellos, y que poner una palabra en este idioma daba distinción y era un homenaje a los creadores del fútbol.

La elección de la camiseta tampoco fue sencilla. De hecho, jugaron su primer partido con una camiseta azul celeste que no convenció y se plantearon cambiarla. Estaban con dudas sobre qué colores vestir hasta que quedó claro cuando vieron un barco que venía de Suecia: quedaron prendados de la bandera escandinava.

Sin embargo, el modelo definitivo, para variar, tardó en cuajar. Se vistieron los colores suecos de diversas maneras: sobre fondo amarillo, con cruz, con raya vertical, horizontal… Así hasta que finalmente se quedaron con el modelo que visten actualmente y comenzaron a escribir 110 años de una historia legendaria

Cuando el Milan pudo fichar a un juvenil llamado Totti

marzo 30, 2015 Deja un comentario

TottiHablar de Francesco Totti es hacerlo de una leyenda de la Roma. Así lo atestiguan los 698 partidos en los que se ha enfundado la camiseta de los giallorossi y los 283 goles que ha marcado con el conjunto capitalino desde que debutara con éste un 28 de marzo de 1993 en un partido contra el Brescia cuando sustituyó a los 88 minutos a Ruggiero Rizzitelli. Sin embargo, su historia podía haber sido otra si a los 12 años hubiera aceptado la oferta que recibió por parte del Milan.

Y es que Totti ya empezaba a apuntar maneras desde que era muy pequeño y eso no pasó desapercibido para los rossoneri, que lo tenían en su radar y decidieron hacerle una gran oferta para incorporarle a sus filas. Sin embargo, el entorno de Totti tenía mucha confianza en él y decidió rechazar la oferta milanista.

“Cuando Francesco tenía 12 años, un representante del Milán llegó con una oferta de 150.000 liras. Su madre (Fiorella) me preguntó que debía hacer y le respondí que esa cantidad era demasiado poco para Francesco. A los 18 años, la Roma le hizo un contrato profesional de 50.000 liras al año y Nike le convirtió en uno de sus portavoces por 300.000 liras”, declaró Stefano Caira, que en aquella época era su representante, a Radio Incontro.

Una historia que confirmó el propio Milan en boca de Adriano Galliani al Corriere dello Sport: “Totti estuvo muy cerca de fichar por el Milan cuando era un juvenil, pero no tuvimos éxito. Yo felicito a Francesco por su extraordinaria carrera. Francesco fue un deseo para nosotros, pero algunos deseos nunca se cumplen”.

TottiOtro equipo que descubrió que romper el vínculo entre Totti y la Roma es algo casi imposible es el Real Madrid, que estuvo muy cerca de cerrar su contratación hace 11 años. “En 2004 estaba todo listo para irme al Madrid. Quería estar en un equipo que me permitiera ganar títulos, y en ese momento los rectores de la Roma no podían garantizarme eso. Pero al final, por suerte, mi corazón tomó la decisión correcta. Estoy contento de haberla tomado. Sólo me arrepiento de no haber ganado dos o tres títulos más. La fidelidad ya es una victoria para mí, no es fácil permanecer 20 años en el mismo equipo”, declaró el jugador en una entrevista a France Football.

Totti-Roma, un matrimonio que ni los más grande han logrado romper.

La debacle inglesa en Europa en la 92/93

marzo 23, 2015 Deja un comentario

imageLa pasada semana se consumó la debacle inglesa con la eliminación de todos los equipos que participaban en competición europea. Una situación que ha provocado que no haya equipos de la Premier en cuartos de final de los torneos continentales, algo que no se daba desde la temporada 92/93. Por ello, vamos a repasar qué sucedió aquella campaña en su viaje por Europa de los equipos ingleses.

Para empezar, hay que recordar que en aquel momento había tres competiciones europeas y no dos como ahora: Liga de Campeones, Recopa y Copa de la UEFA. El representante inglés en la Champions fue el Leeds United, que era el campeón inglés. En aquella época esta competición sólo la disputaban los campeones de cada país y su formato era de dos eliminatorias, tres en el caso de los países con menos pedigrí, para dar luego paso a una fase de grupos de la que salían los dos finalistas.

El Leeds inició la competición en dieciseisavos de final contra el Stuttgart. Los alemanes ganaron 3-0 en la ida. Sin embargo, el conjunto de Elland Road no bajó los brazos y en la vuelta estuvo a punto de lograr la gesta de dar la vuelta a eliminatoria tras ganar 4-1. Pese a ello, los ingleses no quedaron eliminados, ya que protestaron a la UEFA por alineación indebida del Stuttgart y el organismo europeo les dio la razón. La UEFA dio por ganado el partido al Leeds por 3-0, lo que provocó que hubiera que jugar un partido de desempate en campo neutral que ganaron los británicos por 1-2. No tuvo la misma suerte el Leeds en octavos de final, ya que cayeron eliminados a manos del Glasgow Rangers después de que los escoceses ganaran por 2-1 los dos partidos de la eliminatoria.

En la Recopa, la segunda competición en importancia de la época y que jugaban los campeones de Copa de cada país, el representante inglés fue el Liverpool. Los ‘Reds’ regresaban a las competiciones europeas tras la sanción de siete temporadas que les había puesto la UEFA tras la tragedia de Heysel. Los de Anfield Road derrotaron sin problemas al Apollon Limassol chipriota por un contundente global de 8-2 en la primera ronda. Sin embargo, su periplo europeo acabó en octavos de final a manos del Spartak de Moscú. El Liverpool perdió los dos partidos de la eliminatoria: 4-2 y 0-2.

imagePor último, los dos representantes ingleses en la Copa de la UEFA fueron el Sheffield Wednesday y el Manchester United. Los ‘Diablos rojos’ dijeron adiós a la competición a las primeras de cambio tras empatar a cero los dos partidos que jugaron contra el Torpedo Moscú. Los rusos ganaron la eliminatoria tras imponerse en una tanda de penaltis. El Wednesday, por su parte, aguantó más tiempo vivo en el torneo pero tampoco mucho más. Los de Sheffield se impusieron al débil Spora luxemburgués en la primera ronda por un contundente 10-2. Sin embargo, dijeron adiós a la UEFA en segunda ronda a manos del Kaiserlautern. Los alemanes se impusieron 3-1 en la ida y empataron a dos en la vuelta. De esa manera, como sucede esta temporada, no hubo equipos ingleses en los cuartos de final de las competiciones europeas.

Reina, el portero que quería ser extremo

marzo 16, 2015 Deja un comentario

Reina jovenPepe Reina ha hecho historia este fin de semana al convertirse en el primer campeón del mundo que ha jugado en los cuatro campeonatos más potentes: Liga (Barcelona y Villarreal), Premier League (Liverpool), Serie A (Napoli) y Bundesliga (Bayern de Múnich). Lo curioso de esta historia es que Reina se hizo portero casi por obligación, ya que él quería ser extremo. Al ahora jugador del Bayern, le gustaba de pequeño más regatear que quedarse en la portería. Sin embargo, Miguel, su padre y que jugó de guardameta con bastante éxito en el Barcelona y el Atlético de Madrid, veía que su hijo tenía condiciones para jugar debajo de los tres palos y le trató convencer para que cambiara de idea.

El seis de abril de 1990 fue clave para que Reina decidiera hacer caso a su progenitor y apostara por ser portero. Aquel día el Barça jugó, y ganó, la final de la Copa del Rey contra el Real Madrid. Pepe, que por entonces contaba con siete años, acudió al partido que se disputó en Mestalla y tuvo la suerte de poder bajar a los vestuarios.

Allí se encontró con Andoni Zubizarreta, uno de sus ídolos. El vasco le regaló los guantes que había utilizado durante la final debido a que al verle se acordó de que Miguel le había dicho que Pepe algún día iba a ser su “sucesor en el Barcelona”. Ese gesto ayudó a que Reina empezara a tener más claro que su lugar debía de estar en la portería.

Tiempo después, Miguel pidió a Charly Rexach, mano derecha de Johan Cruyff en aquel momento en el club catalán, que hicieran una prueba a su hijo. Éste accedió y quedó impresionado con el actual meta del Bayern. “No me dijiste que era tan bueno. Está fichado”, le dijo Rexach a Miguel, tal y como recogió entonces Mundo Deportivo.

En aquel momento Reina vivía en Madrid, por lo que, al principio, le costó aceptar de buen grado que tenía que dejar en la capital de España a sus padres y hermanos para irse a vivir a Barcelona. Una vez superado ésto, Pepe se adaptó de manera magnífica a La Masía.

Tanto que Louis Van Gaal decidió convocar al portero con el primer equipo en el último partido de Liga de la temporada 98/99 en La Romareda contra el Real Zaragoza, cuando estaba cerca de cumplir 17 años. Sin embargo, el debut con el primer equipo tuvo que esperar hasta el 2 de abril del año 2000, cuando entró en un Celta-Barcelona sustituyendo al lesionado Richard Dutruel y se convirtió en el segundo portero, tras Ricardo Zamora, en debutar más joven en el club culé, ya que entonces contaba con 18 años. Ahí empezó a escribir su gran historia.

Cuando el Athletic descartó a Aduriz

Aduriz burgosAritz Aduriz es uno de los hombres de moda del fútbol español debido al gran momento de forma que pasa actualmente, con el gol que dio el triunfo al Athletic de Bilbao contra el Real Madrid como mejor ejemplo de ello. Sin embargo, los leones no siempre confiaron como ahora en el delantero vasco.

Aduriz llegó a la cantera del conjunto vasco en el año 2000, cuando contaba con 19 años. Sin embargo, no fue hasta septiembre de 2003 cuando Jupp Heynckes, en aquel momento técnico de los rojiblancos, le dio la oportunidad de debutar en el primer equipo y en Primera División. Pese a ello, sus apariciones aquella temporada con el Athletic fueron muy escasas. De hecho, sólo jugó cuatro partidos, tres de Liga y uno de Copa sin lograr ver puerta en ninguno de ellos.

Se da la curiosa circunstancia de que aquella campaña, Aduriz acababa en verano su relación contractual con el conjunto vasco. Pese a que en el filial del conjunto bilbaíno no destacó especialmente por su olfato goleador, marcó 18 goles en 82 partidos, Heynckes recomendó a la directiva de los leones que renovaran al jugador. El técnico alemán, pese a que consideraba que Aduriz no era un futbolista que pudiera dar un rendimiento inmediato al Athletic, estaba convencido que sería importante para la primera plantilla si adquiría experiencia yéndose cedido.

Sin embargo, Heynckes, que también acababa contrato al final de aquella temporada, rechazó renovar por el conjunto de San Mamés y con él se fue del club el gran valedor de Aduriz. Andoni Zubizarreta, en aquella época director deportivo del Athletic, no puso mucho interés en prolongar el contrato del ariete y Ernesto Valverde, casualmente el sustituto en el banquillo de Heynckes, tampoco se mostró muy preocupado por la situación de Aduriz. Esto se tradujo en que llegó el uno de julio de 2003 y el delantero se tuvo que buscar equipo.

El ariete recaló entonces en el Burgos, de Segunda División B, en el que realizó una gran temporada, ya que batió sus mejores registros goleadores haciendo 16 tantos. “Fue un club que nunca olvidaré porque me ayudó mucho en mi trayectoria”, declaró en 2010 Aduriz en una entrevista al Diario de Burgos.

Su buen año en el conjunto burgalés llamó la atención del Real Valladolid, que lo fichó para intentar regresar a Primera División. Con sus goles en el José Zorrilla llamó la atención del Athletic, que casi tres años después de haberlo dejado escapar a coste cero pagó casi tres millones de euros por hacerse con los servicios del delantero. El resto de la historia ya la conocemos todos: después pasó al Mallorca debido a que el club bilbaíno necesitaba dinero, de ahí pasó al Valencia con el que jugó la Champions y en 2013 el Athletic le volvió a repescar para que se convirtiera en la estrella que es hoy.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27 seguidores