El Leganés, cerca de despertar de la pesadilla de Grinbank

Leganés 03/04El Leganés se encuentra a 90 minutos de hacer historia y ascender por primera vez a Primera División, valga la redundancia. Los pepineros están muy cerca de iniciar un sueño que comenzó como pesadilla en 2004, la última vez que intentaron el asalto a la máxima categoría.

El conjunto blanquiazul descendió en la temporada 2002/2003 a Segunda B tras diez años seguidos en la categoría de plata en los que su máxima ambición fue la de no pasar apuros. Sin embargo, el verano de 2003 cambió por completo la historia del club del sur de Madrid.

El Compostela, que había logrado la permanencia en Segunda, fue descendido en los despachos a Segunda B y el Leganés ocupó su plaza previo pago de la deuda que tenía el conjunto gallego. En esas apareció Daniel Grinbank, ambicioso empresario argentino que compró el 86% de las acciones del club con el objetivo de ascenderlo a Primera en un plazo máximo de tres años.

GrinbankPara ello trajo al equipo a 15 jugadores argentinos, algunos destacados como Juan Antonio Chamot, a Carlos Aimar, también compatriota suyo como técnico, y a José Pekerman como director deportivo. Todo ello provocó que el club duplicara su presupuesto que pasó de tres a seis millones de euros.

“Quería comprar un club y a través de él obtener beneficios con el traspaso de jugadores. El Leganés me pareció la mejor opción porque estaba muy saneado y nos resultaba seductor tener un club en Madrid con lo que significa el Real Madrid (…) Nuestra pretensión era hacer un equipo competitivo que ascendiese a Primera y desarrollar una cantera propia que nos permitiese vender jugadores. Además pensaba que el club se podía convertir en un emblema del sur de Madrid y de la comunidad argentina”, declaró Grinbank en una entrevista a ‘El País’ una vez que ya había abandonado el club.

Sin embargo, al final ni el equipo luchó por subir a Primera, ni tuvo el apoyo de la comunidad argentina residente en Madrid y muchos de sus propios hinchas le dejaron de lado por su argentinización. El Lega pasó de tener más de 1500 abonados en la campaña 2002/2003 a tener algo menos de 1000 con la llegada de Grinbank. Teniendo en cuenta todo este cocktail y que una de las condiciones que había puesto el empresario argentino fue que el Ayuntamiento duplicara su subvención de 600.000, algo que nunca se dio, este último comenzó a dudar sobre si había acertado yendo a Leganés.

Pekerman_leganes“Sabía que hasta lograr el ascenso iba a haber un déficit de entre 3 y 4 cuatro millones por temporada, pero pensaba que a largo plazo lo recuperaríamos. Sin embargo, el partido de Copa contra el Madrid me acercó como una máquina del túnel del tiempo a lo que iba a pasar: nunca íbamos a poder ser rentables, ni en Primera”, declaró.

Por ello, cuando el Consejo Superior de Deportes no dio validez a la compra del Leganés por parte de Grinbank este último encontró la excusa perfecta para salir corriendo y dejar tirados a los blanquiazules. Con él hubo desbandada de técnico y jugadores. Pekerman quiso seguir como técnico, pero la normativa española se lo impedía y finalmente también acabó haciendo las maletas.

El Leganés tuvo que recomponer el equipo pasadas las navidades y eso le acabó pasando factura, ya que acabó descendiendo a Segunda B, un pozo del que no logró salir hasta el año 2014. Ahora los blanquiazules están a un paso de subir a Primera y acabar con la pesadilla que iniciaron en 2003.

Simeone, invicto contra Zidane en San Siro

Simeone vs ZidaneEste fin de semana se celebra, al fin, la final de la Liga de Campeones en un duelo cargado de morbo entre Real Madrid y Atlético de Madrid además de por la rivalidad ciudadana que tienen por lo vivido en la final de 2014 en Lisboa. El partido se va a celebrar en San Siro, un estadio muy conocido por Diego Pablo Simeone y Zinedine Zidane por su paso por la Serie A. De hecho, el ‘Cholo’ nunca perdió un duelo disputado en el feudo milanés contra el galo como jugador.

Simeone y Zidane se vieron dos veces las caras como futbolistas en San Siro y en ninguna perdió el albiceleste. Fue a finales de la década de los 90, cuando el ahora técnico rojiblanco jugaba en el Inter de Milán y el entrenador madridista en la Juventus de Turín. La primera vez que jugaron Diego y Zinedine frente a frente en San Siro fue el cuatro de enero de 1998.

El Inter se encontraba en plena lucha del Scudetto con la Juve y se enfrentaron en la jornada 14 del campeonato. Aquel duelo se lo llevaron los neroazzurri por 1-0 gracias a un tanto de Youri Djorkaeff a los 47 minutos de encuentro. Zidane no completó su mejor partido con la ‘Vecchia Signora’ y fue cambiado a los 57 minutos por Angelo Di Livio. Simeone, por su parte, sí estuvo muy destacado y disputó 88 minutos, momento en el que fue sustituido por Ze Elías. Pese aquel triunfo, el título se lo llevó aquella temporada 97/98 la Juve tras una escandaloso arbitraje en el partido de vuelta.

La segunda y última vez que Simeone y Zidane se vieron las caras en San Siro fue el 27 de febrero de 1999, en la 23ª jornada de la Serie A. Por aquel entonces ni Inter ni Juve pasaban por su mejor momento y dejaron un partido para olvidar que acabó con empate a cero. Tanto el ‘Cholo’ como Zizou jugaron completo aquel encuentro en que, además, el galo vio la tarjeta amarilla a los 57 minutos.

Por tanto, Simeone lleva por ahora la ventaja a Zidane en los partidos disputados entre ambos en San Siro. Eso sí, la única vez que se enfrentaron ambos vistiendo las camisetas tanto de Atlético como de Real Madrid el triunfo final fue para el galo por 2-0.

Cuando Stoichkov pudo fichar por el Atlético de Madrid

Stoichkov ParmaLa figura de Hristo Stoichkov en España siempre va a estar ligada al Fútbol Club Barcelona debido a que fue uno de los puntales del ‘Dream Team’ de Johan Cruyff. Sin embargo, lo que pocos recuerdan es que el Atlético de Madrid también estuvo muy interesado en su fichaje.

Todo sucedió en 1996. Por aquel entonces el delantero búlgaro jugaba en el Parma tras haber abandonado el Barça después de cinco temporadas en el Camp Nou. Sin embargo, el paso de Stoichkov por Italia no estaba siendo tan exitoso como el que probablemente él hubiera imaginado:  no jugaba mucho y la relación tanto con sus compañeros como con su técnico, Nevio Scala, no era la mejor.

En esas apareció el Atlético. Los rojiblancos, que aquel año estaban peleando por el título de Liga tras haber pasado unos años anteriores un tanto angustiosos luchando por evitar la promoción por no descender, se enteraron de la situación de Stoichkov en el Parma y comenzaron a mover la maquinaria para traerle al Vicente Calderón ya fuera en el mercado de invierno o en verano.

Uno de los que ayudó al Atleti en las negociaciones fue Lubo Penev, que era compañero de Stoichkov en la selección búlgara y que aquella temporada jugaba en el equipo rojiblanco. “Sería muy bueno que Hristo jugara aquí. A mí me encantaría. Estaríamos otra vez juntos. ¡Ojalá salga!”, declaró Lubo cuando fue preguntado por la prensa por el tema.

Miguel Ángel Gil Marín, director general de los colchoneros, jugó al sí pero no, no pero sí cuando fue inquirido sobre el tema: “Tenemos noticias de que Hristo tiene problemas en Parma. No juega, vive en el banquillo. Pero que entre amigos se pregunte cómo se encuentra uno, no tiene nada que ver con los negocios. Ahora, es un futbolista de altísimo nivel”.

Jesús Gil Stoichkov MarcaLa prensa de la época señaló que, además de Lubo Penev, otro de los que hizo fuerza para que este fichaje de cristalizara fue Jesús Gil, el entonces presidente del Atlético. De hecho, Gil Marín reconoció que a Stoichkov también le hacía ilusión la idea de juntarse con el mayor de los Gil: “Un día me dijo una frase que no se me olvida: ‘Yo estoy loco, tú padre está loco, y dos locos juntos se llevarían bien’”.

Sin embargo, Stoichkov nunca fichó por el Atlético de Madrid, aunque sí que regresó a España en la temporada 96/97, en su caso para volver al Barça.

Cuando Ranieri rechazó fichar por el Manchester City

RanieriClaudio Ranieri es uno de los hombres de moda actualmente después de la gesta que ha conseguido este año con el Leicester, al que ha llevado a conquistar la Premier League por primera vez en toda su historia. El técnico italiano es un auténtico trotamundos, ya que ha estado en multitud de equipos y países. Sin embargo, lo que pocos recuerdan es que en su momento rechazó entrenar al Manchester City.

Fue en el año 2007. Tras un decepcionante paso por el Valencia, Ranieri había logrado relanzar su carrera en el Parma. El técnico transalpino había llegado al conjunto partisano en enero, cuando estos últimos estaban en posiciones de descenso y con un futuro muy poco halagüeño. Sin embargo, el buen hacer de Claudio en la segunda vuelta provocó que un equipo que parecía condenado a sufrir se salvara de manera holgada.

Esto no pasó desapercibido en la Premier League, en la que Ranieri había entrenado del año 2000 a 2004 cuando había dirigido al Chelsea, ya que se volvió a fijar en el técnico italiano. Algunos medios publicaron que el Fulham quiso hacerse con sus servicios, pero el que pujó más fuerte por el ahora entrenador de moda en Inglaterra fue el Manchester City.

Hay que recordar que los ‘Citizens’ por aquel entonces no eran el equipo que son actualmente, ya que solían merodear por mitad de la tabla, o incluso más abajo, Buena prueba de ello fue que en la temporada 2006/2007 finalizaron en la posición 14, lo que provocó que decidieran prescindir entonces de Stuart Pearce, su técnico por aquel entonces.

El City fue muy en serio a por Ranieri, tanto que el entrenador italiano llegó a dar por hecha su llegada a Manchester. “El reto del Manchester City me recuerda a la experiencia que tuve en el Chelsea, donde, sin gastar una libra, hicimos un buen equipo. Esa fue una de las razones que convencieron  a Abramovich a comprar el club. Yo creé el milagro del Chelsea desde la nada. Luego llegaron montañas de dinero y con él el poder fichar a jugadores top”, declaró el italiano.

Además, Ranieri se mostró muy ambicioso respecto a lo que podía conseguir con el Manchester City: “La idea es plantar cara al Manchester United tan pronto como sea posible y luchar con ellos en los mismos niveles”. También tuvo tiempo para indicar porque este proyecto le hacía más ilusión que haber entrenado al Chelsea de Abramovich: “Con el Manchester City espero completar todos los pasos. La diferencia entre entonces y ahora es que el Manchester City me ha escogido a mí y en el Chelsea Abramovich me ha encontró en el club”.

Escuchando a Ranieri parecía que era imposible que no fuera a la Premier League en la temporada 2007/2008, pero finalmente su regreso a Inglaterra tuvo que esperar unos años más. La razón fue que la Juventus, que acababa a la Serie A, le propuso dirigir a la Vecchia Signora y no pudo decir no a uno de los clubes más grandes de su país pese a que aquellos años no pasaba por sus mejores momentos.

Quizás fuera un guiño del destino, que buscaba que su regreso a Inglaterra fuera mucho más especial, fuera para la gesta del Leicester.

El error que no quiere repetir Guardiola

guardiolaEsta semana se disputa la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones y, tras lo visto en la ida, el Bayern de Múnich -Atlético de Madrid se presenta apasionante. Especialmente porque Pep Guardiola está obsesionado con no repetir el partido que hizo contra el Real Madrid en 2014.

En aquella eliminatoria contra los blancos, el Bayern, al igual que sucedió el pasado miércoles en el Vicente Calderón, perdió por 1-0 en la ida de las semifinales. Los germanos, pese a la derrota, no realizaron un mal partido. Simplemente no estuvieron acertados en el remate, ya que llegaron a hacer hasta 18 tiros.

Sin embargo, la prensa alemana fue muy dura con el Bayern en general y con Guardiola en particular. Criticaron el estilo de juego de los muniqueses y pidieron que para la vuelta jugarán a un estilo más alemán, más a tumba abierta en busca del gol. Pese a ello, tal y como relata el libro ‘Herr Pep’, el técnico catalán tenía claro que iba a afrontar la vuelta jugando un 3-4-3 con el que reforzar el centro del campo y estar así más protegidos de los contragolpes del Real Madrid.

Pasaron los días y Guardiola cambió de idea. No había trabajado lo suficiente con el equipo el juego con tres defensas y prefirió no arriesgar en uno de los partidos más importantes del año. Entonces lo tuvo claro: para la vuelta iba a jugar el 4-2-3-1 con el que solían competir en la Bundesliga y que tan buenos resultados les había dado en el campeonato doméstico.

Sin embargo, el Bayern y su entorno se obsesionaron con la remontada, casi con marcar el segundo gol antes de hacer el primero. Guardiola se dejó contagiar por ese ambiente y el día del partido contra el Madrid en Múnich sorprendió con el planteamiento táctico que presentó: 4-2-4. Ofensivo a más no poder.

“Chicos, no se trata de salir y disfrutar. Esta vez hay que salir y morder. Hay que ir a por todas. Sois alemanes. Sed alemanes. Morid en el campo”, alentó Pep a sus jugadores antes de empezar el choque. Tanta ganas de épica y hombres de ataque provocaron que el equipo se descompusiera en el centro del campo y el Real Madrid logró el pase a la final de Lisboa tras imponerse por 0-4.  “Toda la temporada negándome a poner el 4-2-4. Todo el año resistiéndome. Y lo pongo el día más importante… Menuda cagada…”, reconoció Guardiola a sus más íntimos tras aquella eliminatoria.

Por ello, tras el 1-0 del Vicente Calderón, Pep está obsesionado en no repetir los errores de 2012. ¿Será capaz el próximo martes?

La revancha de Manuel Pellegrini

abril 25, 2016 Deja un comentario

Esta semana vuelve la Liga de Campeones. Uno de los duelos que más morbo crea es el Manchester City – Real Madrid, especialmente porque Manuel Pellegrini, técnico de los Citizens, tiene la oportunidad de dejar fuera al equipo que dirigió en la temporada 2009/2010 y en el que no fue muy bien tratado.

Si bien es cierto que la temporada de Pellegrini al frente del equipo blanco no fue la mejor, quizás recibió demasiadas críticas y no se le dejó trabajar lo suficiente, ni con sus ideas, como para poder sacar un rendimiento óptimo de la plantilla madridista. Para empezar, en plena pretemporada fue ninguneado por parte de Florentino Pérez cuando el máximo mandatario blanco decidió traspasar a Wesley Sneijder al Inter de Milán y a Arjen Robben al Bayern de Múnich en contra de la opinión del chileno. El tiempo le dio la razón a este último, pues los dos jugadores holandeses fueron de los más destacados en el curso 2009/2010.

También hay que señalar que el Madrid el verano de la llegada de Pellegrini hizo hasta ocho fichajes, todos de un altísimo nivel eso es cierto, y, por muy Real Madrid que seas, todos requerían de un periodo de adaptación. Además, hay que señalar que, al poco de comenzar la temporada, Cristiano Ronaldo se lesionó durante un mes y los blancos supieron sobrevivir bien sin el luso, algo que ahora se antoja complicado.

El Real Madrid finalizó segundo La Liga, solo superado por el brillante Barcelona de Pep Guardiola que se encontraba haciendo historia en esos momentos, tras firmar 96 puntos, el mejor registro hasta entonces en el club de Chamartín. En Champions el club madrileño cayó en octavos de final a manos del Olympique de Lyon. Si bien es cierto que todos esperaban más del Madrid en la competición, es cierto que el Real Madrid, contando la temporada del chileno, llevaba seis años seguidos cayendo en octavos de final de la máxima competición europea. La prueba de que no es tan sencillo llegar lejos en Europa en un gran club es que José Mourinho, por poner un ejemplo, también cayó en octavos de final de la Champions en su primera campaña en el Inter.

El mayor lunar de Pellegrini en el Real Madrid fue la derrota por 4-0 contra el Alcorcón, entonces en Segunda B, en la Copa del Rey que acabó dejando a los blancos fuera del torneo del KO a las primeras de cambio tras un ridículo histórico. Ridículo que hicieron otros también en sus primeras campañas, como el 5-0 que encajó un técnico luso contra su máximo rival, por poner otro ejemplo, pero que no recibieron tantas críticas como las que tuvo que encajar Pellegrini.

La prensa estuvo todo el año pidiendo su cabeza, haciendo un infierno de su paso por Chamartín, con titulares del tipo: “Líderes a pesar de Pellegrini”, “Estas despedido, Manolo” o “Los candidatos (a relevar a Pellegrini) tienen algo en común: son técnicos ganadores”. 

Aquí os dejo un resumen de la dureza con la que la prensa trató a Pellegrini en su año en el Santiago Bernabéu:

MARCA PELLEGRINI

MARCA PELLEGRINI2

MARCA PELLEGRINI3

MARCA PELLEGRINI4

MARCA PELLEGRINI5

MARCA PELLEGRINI6

MARCA PELLEGRINI7

MARCA PELLEGRINI 8

¿Se motivará Pellegrini con estas portadas para este martes? Desde luego que nadie podrá reprochárselo

El sueño del Norwich del 93

abril 18, 2016 Deja un comentario

Norwich-City_2193923aCada semana que pasa deja la sensación de que que el Leicester está más cerca de conseguir la machada de ganar la Premier League. Un logro que podría considerarse como histórico, ya que la Premier League ha sido dominada en los últimas décadas por los considerados como equipos top (United, Chelsea, City, Arsenal…) y parecía imposible para cualquiera entrar en esa amalgama de equipos. El caso más parecido que se recuerda en el torneo inglés al que están protagonizando los ‘zorros’ de Claudio Ranieri fue el del Norwich de 1993, que rozó el título.

Seguro que muchos de los que están leyendo estas líneas consideran que me estoy olvidando del Blackburn Rovers de 1995, que, si bien es verdad que el título que conquistó en 1995 fue tan histórico como sorprendente, fue un conjunto diseñado para ganar la Premier a base de muchos millones. Esto último es lo que les diferencia del Leicester actual o el Norwich del 93, equipos que, en un principio estaban hechos para pelear por evitar el descenso.

Al igual que pasó con el Leicester, el verano de aquel Norwich también fue bastante movidito. La afición de los ‘canarios’ estaba bastante molesta con el equipo después de que este último en la anterior campaña salvara la categoría por los pelos, acabó tres puntos por encima del descenso tras haber ganado únicamente ocho partidos.

Para colmo de ellos, en ese verano Robert Fleck, la estrella y máximo goleador del equipo, fue vendido al Chelsea y el club nombró como entrenador a Mike Walker, que casi no contaba con experiencia como entrenador y que venía de dirigir al filial del Norwich. Todo hacía presagiar que si ya habían sufrido el año anterior en la actual campaña, la 92/93, temporada en la que se disputó la primera edición de la Premier League, lo iban a pasar peor que nunca.

Sin embargo, el equipo desde el primer partido de liga dio un golpetazo sobre la mesa y disipó todas las dudas tras imponerse al Arsenal por 2-4 en Highbury tras levantar un 2-0 adverso al Arsenal. El equipo se lo creyó y llegó a liderar la tabla con ocho puntos de ventaja antes de las navidades. Sin embargo, el equipo comenzó a acusar la presión de estar en lo más alto de la tabla  y perdió el liderato en favor del Manchester United.

Norwich vs United 93Las pocas opciones de levantar la Premier pasaron entonces por volver a engancharse a la lucha por el título ganando a los ‘Diablos Rojos’ en casa. Sin embargo, el Norwich perdió 1-3 a manos del United de Eric Cantona y en abril de 1993 el sueño de levantar el título llegó a su fin. El equipo acusó el golpe, pues hizo un final de campaña un tanto irregular y finalmente acabó la temporada en tercera posición, que entonces pudo sonar un tanto decepcionante debido al gran número de jornadas en las que lideraron la tabla pero que es hasta la fecha la mejor clasificación que ha obtenido el Norwich en la Premier.

No todos los cuentos tienen final feliz, aunque aquel tercer puesto le valió al Norwich para jugar la Copa de la UEFA la temporada siguiente y protagonizar otra enormes machada, la de eliminar al todopoderoso Bayern de Múnich.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores