Oporto, una máquina de hacer dinero con los delanteros

junio 29, 2015 Deja un comentario

El Atlético de Madrid está un paso de dar uno de los golpes del mercado de fichajes cerrando la contratación de Jackson Martínez. El agente del colombano ya ha dicho que va a recalar en el Vicente Calderón y sólo hace falta que los clubes hagan oficial el acuerdo, aunque se especula con un traspaso de 35 millones de euros. Una cifra que confirma al club luso como una máquina de hacer dinero con sus delanteros: compra barato y vende carísimo.

Jackson Martínez es un buen ejemplo de ello. Como toda estrella que vende el Oporto, el delantero llegó a Portugal siendo casi un auténtico desconocido. El colombiano llegó al conjunto del dragón en 2012 procedente del Jaguares mexicano, equipo en el que había hecho 36 goles en 68 partidos y que le traspasó por 8,8 millones de euros.

Jackson, curiosamente, llegó al club blanquiazul para sustituir a Radamel Falcao, colombiano que, como él, que había dejado Portugal para fichar por el Atlético. Los rojiblancos pagaron por el ‘Tigre’ 40 millones después de que el Oporto hubiera fichado a Radamel del River Plate por 5,5 millones.

Otro delantero del que el Oporto sacó mucha rentabilidad económica tras haberle sacado mucho provecho deportivo, fue Lisandro López. El argentino llegó a Do Dragao en 2005 después de que se hubieran desembolsado por él 2,3 millones. Cuatro años después fue vendido al Olimpique de Lyon por 22.

Otro buen ejemplo de compra a un desconocido y vende a una estrella fue Hulk. El Oporto rescató al brasileño del Tokyo Verdy japonés en 2008 por 22 millones de euros y lo vendió cuatro años más tarde por 60. Cuatro delanteros por los que el Oporto pagó 38,6 millones y por los que ha recaudado 157. Es decir, ha obtenido un beneficio de casi 120 millones de euros. Lo dicho, brillante ejemplo de gestión y una máquina de hacer dinero.

Los últimos cachorros de plata

junio 22, 2015 Deja un comentario

Escudo AthleticEl Athletic de Bilbao B está muy cerca de regresar a la Segunda División tras 19 años de ausencia en la categoría de plata después de haber derrotado este fin de semana al Cádiz por 2-0 en la ida de la última eliminatoria de ascenso a Segunda. Por ello, este post va a recordar a los últimos ‘cachorros’ del conjunto vasco que jugaron en la categoría de plata.

La última vez que el Bilbao Athletic, como también se conoce al filial bilbaíno, jugó en Segunda División fue en la temporada 95/96. Aquella temporada los rojiblancos estaban dirigidos por Manu Sarabia, toda una leyenda del club que ya había dirigido, y salvado, al Athletic B en Segunda la anterior campaña.

Sin embargo, aquella campaña comenzó torcida para el final desde el principio, puesto que no logró ganar su partido hasta la jornada 13. Para aquel entonces, los pequeños cachorros habían sumado ocho derrotas, siete de ellas de manera consecutiva en las primeras jornadas, y cuatro empate.

Pese a ello, el equipo demostró carácter y logró acabar la primera vuelta fuera de los puestos de descenso. Finalizó 14º con 20 puntos, por aquel entonces las victorias sólo se contaban por 2 tantos, a uno del descenso.

Todo parecía bien encarrilado para el Bilbao Athletic, pero a los pequeños cachorros se les atragantó el final de temporada, ya que sólo sumaron una victoria en los últimos nueve partidos y firmaron su descenso al finalizar la campaña 18º con 40 puntos a cuatro de la salvación. El Athletic B bajó después de estar en la categoría de plata desde 1988.

Pese al dramático final, varios jugadores de aquel equipo tuvieron posteriormente protagonismo en el primer equipo: Imanol Etxeverría, Felipe, César Caneda o Edu Alonso. Otros, sin cumplir su sueño de triunfar en San Mamés, sí que desarrollaron una carrera en Primera División: Jon Pérez Bolo, Sergio Corino, Ibón Begoña o José Félix Guerrero, el hermanísimo de Julen. Por otro lado, hubo algunos que, sin jugar Primera, fueron importantes en Segunda: Iban Espadas, Katxorro o Mikel Kortina.

Otro de los jugadores importantes de aquel equipo fue Gaizka Garitano, el entrenador del Eibar las últimas temporadas y que como jugador también participó en Primera División, aunque en su caso fue precisamente en el máximo rival del Athletic: la Real Sociedad.

1988

Cuando Ferguson prefirió a un Scholes retirado antes que a Pogba

junio 15, 2015 Deja un comentario

Paul+Pogba+Manchester+UnitedNadie tiene ninguna duda de que Paul Pogba va a ser uno de lo grandes objetos de deseo del actual mercado de fichajes tras la gran temporada que ha protagonzado en la Juventus. Uno de los equipos que le pretenden es el Manchester United, que podía ahora mismo disfrutar de su juego si en su día Sir Alex Ferguson hubiera confiado algo más en el jugador galo.

Pogba llegó a Old Trafford en 2009, cuando contaba con 16 años. Los ojeadores de los Diablos Rojos habían visto en el joven francés un auténtico diamante en bruto y no dudaron en hacer una desorbitada oferta al jugador para arrebatárselo al Le Havre. El conjunto galo, consciente de que le arrebataban a una potencial estrella, denunció el caso ante la FIFA por considerar como “ilegal” el contrato que había ofrecido al futbolista por tratarse de un menor de edad.

Como suele pasar en estos casos, la FIFA hizo la vista gorda, se lavó las manos y permitió que el jugador desembarcara en Inglaterra. Pogba firmó un contrato hasta el año 2012 y comenzó a jugar en los equipos inferiores del equipo británico. Allí comenzó a confirmar lo que ya apuntaban los ojeadores: se trataba de un jugador de un enorme potencial y con un expléndido futuro. Todo ello provocó que varios grandes clubes de Europa pusieran su radar sobre Pogba.

En enero de 2012, cuando faltaban doce meses para que acabara el contrato del galo con el United, una plaga de lesiones asoló al centro del campo de los Diablos Rojos. Sir Alex Ferguson decidió entonces que, en lugar de dar una oportunidad a Pogba, que rozaba ya los 19 años, lo mejor era recuperar a Paul Scholes. El mítico centrocampista inglés tenía 37 años recién cumplidos y se había retirado del fútbol profesional en junio de 2011. Sin embargo, Scholes aceptó la llamada de Ferguson y se volvió a calzar las botas.

Pogba entendió eso como una traición y como una falta de confianza en él por parte del club. La llegada de Scholes, unido a que Mino Raiola, agente del francés, andaba como loco por mover al jugador para llevarse una jugosa comisión, provocó que el galo tomara una decisión: no iba renovar por el United. Que Pogba jugara en aquella temporada siete partidos con el primer equipo y Scholes 21, es un claro reflejo de que el francés tampoco se equivocaba mucho.

Sir Alex Ferguson intentó como loco renovar a Pogba, pero ya era tarde y el futbolista acabó fichando por la Juventus de Turín. El jugador ha señalado que le quedó grabado un día en el que el United jugaba contra el Blacburn Rovers y que, asolado por las bajas en el medio, Fergunson prefirió poner una dupla formada por Rafael y Park ante que alinear al galo. ¿Dará el centrocampista, convertido ya en una estrella, una segunda oportunidad al equipo de Old Trafford y mostrará en ellos la confianza que no tuvieron en él en su día?

Evra y el gafe de la Champions

Evra JuventusEl último fin de semana ha coronado al Barcelona como nuevo campeón de Europa tras haber derrotado los azulgranas por 1-3 a la Juventus de Turín en el Olímpico de Berlín. Un resultado que confirma, además de la supremacía continental azulgrana, que si quieres ganar una final de la Champions lo mejor es tener lo más lejos posible de tu plantilla a Patrice Evra.

Y es que el jugador galo, titular el pasado sábado con la Juve, volvió a poner en evidencia que la suerte casi siempre le es esquiva cuando se trata de una final de la Liga de Campeones. Esto queda en evidencia al comprobar que el lateral izquierdo ha jugado cinco finales de la máxima competición continental con hasta tres equipos diferentes (Mónaco, Manchester United y Juventus) de las cuales sólo ha sido de ganar una.

Evra MonacoAdemás, en esta particular racha el Barcelona se ha convertido en la peculiar bestia negra del francés, ya que los culés han ganado a Evra en una final de la Champions en hasta tres ocasiones: 2009, 2011 y 2015. La mala racha de Evra con la Liga de Campeones llegó en 2004, cuando el Mónaco, tras una espectacular temporada, no pudo poner el broche de oro a su campaña tras caer de manera contundente (3-0) en la final contra el Oporto de Jose Mourinho.

El defensor pareció hacer las paces en la competición en 2008, cuando logró ganar la competición con el Manchester United después de que los hombres dirigidos entonces por Sir Alex Ferguson se impusieran en una fatídica tanda de penaltis, resbalón de Terry mendiante, al Chelsea en Moscú.

Evra ManchesterSin embargo, la suerte de Evra en la Champions pareció quedarse en Rusia, ya que con los Diablos Rojos disputó hasta dos finales más y en ninguna de ellas logró proclamarse campeón. El Barcelona de Pep Guardiola convirtió primero en Roma (2009) y después en Londres (2011) el sueño de jugar final en una pesadilla después de que los azulgranas ganaran en ambas finales a los británicos.

El cambio de equipo este curso de Evra, cuando cambió Manchester por Turín, tampoco ha logrado acabar con el gafe del lateral zurdo con la máxima competición continental. Rakitic, Luis Suárez y Neymar volvieron a dejar con la miel en los labios el pasado sábado al galo. De este modo, Evra ha jugado cinco finales de Champions, todas de titular, perdiendo cuatro. Curiosamente, la Juventus, el equipo actual del francés, es el conjunto que más finales del Champions ha perdido en toda la historia: seis. ¿Casualidad que el equipo más gafe y el jugador con peor suerte en finales estén juntos? No lo creo…

Allegri, invicto contra Luis Enrique

Luis Enrique AllegriBarcelona y Juventus se verán las caras este fin de semana en la gran final de la Liga de Campeones en un duelo que enfrentará a Luis Enrique contra Massimo Allegri. Sin embargo, el del día seis no será el primer partido en el que ambos se verán las caras, puesto que ya lo hicieron anteriormente en la Serie A, donde el italiano ganó todos los pulsos al español.

Fue en la temporada 2011/2012, cuando el entrenador asturiano decidió emprender su primera aventura como entrenador fuera del Barça, ya que hasta entonces sólo había dirigido en las categorías inferiores del club catalán, y decidió asumir el reto de entrenar a la Roma en aquella temporada.

Sin embargo, la aventura de Luis Enrique en la Serie A no fue todo lo exitosa que este último hubiera podido imaginar y se redujo a una temporada en la que vivió, entre otros, partidos contra Massimo Allegri, que por aquel entonces dirigía al Milan, el flamante campeón de la temporada anterior.

La primera vez que ambos técnicos se vieron las caras fue el 29 de octubre de 2011 en un Roma – Milan en el que se impusieron los de Allegri por una manera mucho más clara de la que indicó el 2-3 final. “Nunca vi la posibilidad de derrotar al Milan esta noche. Tuvimos muchas ocasiones de gol, más que ellos, pero sin la velocidad que demandaba el partido”, declaró Luis Enrique al final del partido.

La siguiente vez que se vieron las caras fue el 24 de marzo de 2012, en el Milan – Roma correspondiente a la segunda vuelta de la Serie A. La previa del partido estuvo marcada por las buenas palabras que dedicó Allegri al ahora técnico del Barça: “Luis Enrique, para mí, es un técnico muy valiente porque ha traído una nueva idea de juego a Italia. La Roma es un equipo que juega bien al fútbol y Luis Enrique está muy despierto porque sabe que pueden defender todavía mucho mejor”.

Sin embargo, para desgracia del asturiano, el Milan volvió a ganar tras imponerse por 2-1 gracias a una genialidad de Zlatan Ibrahimovic a los 83 minutos en un encuentro que estuvo mucho más competido y disputado que el de la ida. “No tenemos nada que reprocharnos. Nosotros hemos buscado jugar lo mejor posible. En el segundo tiempo la diferencia la ha marcado Ibra. Nosotros debemos de mejorar todavía”, declaró Luis Enrique cuando concluyó el partido. El asturiano espera poder tomarse la revancha este sábado.

Barcelona – Juventus, la revancha de Luis Enrique

Luis Enrique JuventusBarcelona y Juventus van a protagonizar el próximo seis de junio la final de la Liga de Campeones. El partido será especial para Luis Enrique, ya que lo afrontará con la ilusión de ganar su primera Champions como entrenador y las ganas de revancha que tiene al conjunto italiano desde el año 2003.

Se da la curiosa circunstancia de que el último encuentro de la máxima competición continental que disputó el asturiano como jugador fue un partido contra la ‘Vecchia Signora’ en 2003 y las sensaciones que le dejó dicho encuentro no fueron las mejores.

Fue el 22 de abril de 2003 en un partido que correspondió a la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones. Tras haber empatado a uno 15 días antes en Delle Alpi, los azulgranas afrontaban el partido de vuelta con el favoritismo que les daba el jugársela en casa tras haber logrado un resultado positivo en la ida.

Además, el Barça se jugaba casi toda su temporada en dicho partido. Eliminados de la Copa y en Liga con su peor clasificación en décadas, los azulgranas se agarraban a la Champions como vía de escape a una nefasta temporada y como oportunidad de acabar con una sequía de cuatro largos años sin títulos.

En aquel Barcelona Luis Enrique era una pieza importante. El asturiano, que ya enfilaba el final de su carrera, acababa de salir de una lesión y, precisamente, disputó sus primeros minutos tras su recuperación en Italia contra la Juve.

La recuperación de Lucho había dado un nuevo aire a un Barça que por aquel entonces andaba medio deprimido. El signo más claro de ello era la autoestima que habían recuperado los catalanes tras empatar a uno en el Santiago Bernabéu contra el Real Madrid de los ‘galácticos’ tras un gol del propio Luis Enrique.

Luis Enrique JuventusSe las prometían felices los azulgranas para el partido contra la Juventus, y eso que los italianos contaban con un auténtico equipazo: Buffon, Montero, Nedved, Del Piero, Thuram… El Camp Nou cumplió con su parte aquel día llenando el estadio y dejando de lado las penas de la Liga para animar a los suyos sin condiciones.

Sin embargo, al Barça, que hasta entonces en aquella temporada en Europa parecía tener cierto duende, se le vio desde un principio que le iba a costar mucho más de lo que se pensaba meterse en semis. En la primera parte, de hecho, Luis Enrique falló una de las ocasiones más claras del partido cuando, tras quedarse solo ante Buffon, tiró el balón fuera de manera incomprensible.

El que perdona lo paga y mucho más si tienes delante a un equipo italiano. La Juventus se adelantó en el partido al comienzo de la segunda mitad con un tanto de Nedved. Sin embargo, el Barça reaccionó pronto y en menos de diez minutos Xavi devolvió las tablas al marcador.

La expulsión de Davids en el minuto 79 pareció poner todo de cara para el Barcelona. Nada más lejos de la realidad, el Barça entonces, como había sucedido a lo largo de todo el partido, se estrelló una y otra vez contra una defensa muy bien plantada y, cuando lograba evitarla, era Buffon el que se erigía como ogro de los culés.

Así cuando el partido comenzada a tener aroma a penaltis, Zalayeta, con un remate certero en el área pequeña, dio la puntilla al Barça haciendo el definitivo 1-2. Fue el último partido de Champions de Luis Enrique como jugador, ya que, aunque jugó una temporada más en el Barça, la siguiente temporada los azulgranas disputaron la Copa de la UEFA.

“Sólo he visto un equipo en el campo, pero no pasa el que más lo merece sino el que más goles marca”, declaró Luis Enrique al final del partido. Además, el asturiano se lamentó de la ocasión que falló con 0-0 en el marcador: “Fue la más clara de todas. Cuando ya había hecho loo más difícil y casi estaba dentro, me confié y fallé”. Por ello, Luis Enrique tendrá el próximo seis de junio ganas de revancha, seguro que le habría tener una mejor despedida de la Champions como jugador que aquel encuentro de 2003 contra la Juventus.

El día en el que la Juventus conoció a Leo Messi

messi juventus 2005La final de la Liga de Campeones esta temporada nos va a deparar un Barcelona vs Juventus. Por ello, en las siguientes semanas vamos a dedicar los post del blog a historias especiales que han rodeado os duelos entre culés y bianconeri.

Comenzamos recordando un duelo que, aunque se tratara de un amistoso, sirvió para que tanto la Juventus como el mundo se dieran cuenta de que el Barça tenía un diamante entre sus filas: Leo Messi.

El partido se disputó el 24 de agosto de 2005, cuando los azulgranas decidieron invitar al conjunto italiano a disputar el trofeo Joan Gamper. Pese a la entidad del rival, Frank Rijkaard, el entrenador de los catalanes en aquella época, sorprendió alineando en aquel partido de titular a un joven de 18 años del filial: Leo Messi.

La apuesta le salió redonda al holandés, ya que el joven argentino volvió loca a la experimentada defensa de la ‘Vecchia Signora’. Tanto, que cuando Rijkaard decidió cambiar a Messi, el Camp Nou aplaudió a rabiar a ese joven semidesconocido, al que por entonces sólo se le conocía por haber marcado un gol al Albacete, que tan bien había jugado contra el campeón del  Serie A.

Los hinchas no fueron los únicos que quedaron alucinados con la ‘Pulga’. Fabio Capello, el entrenador de la Juve por aquel entonces, también quedó maravillado con el juego del delantero. “Lo había visto con la selección juvenil argentina y ya me pareció un gran jugador. Pero otra cosa es verlo en este estadio, con esta camiseta, ante tanta gente. Nunca había visto un jugador de tanta calidad”, señaló el italiano tras el encuentro.

La cosa no quedó ahí, ya que, años más tarde, en una entrevista en la Cadena SER, el propio Capello reconoció que esa misma noche pidió a Rijkaard que le cediera a Messi para la Juventus: “En un momento en el que el juego estaba parado me aproximé a Frank Rijkaard y le dije: ‘Vosotros no podéis ponerlo porque tenéis tres extranjeros, ¿por qué no me lo prestas para la Juventus durante un año y que luego vuelva con vosotros?’. Rijkaard me contestó: ‘Vamos a aclarar la situación en tres o cuatro meses y por eso no puedo hacerlo’. Por esa razón tardó Messi en debutar. Yo conocía el valor de mis laterales y cuando vi a Messi jugar entendí que era un ‘extra jugador’. Vi que Messi puede hacer cosas que a otros no se les ocurre”.

Por este motivo, abajo reproducimos de manera íntegra dicho partido. ¡A disfrutar!

Barcelona 2: Valdés (Jorquera, min.46), Gabri (Belletti, min.75), Puyol, Oleguer (Edmílson, min.46), Van Bronckhorst, Márquez, Van Bommel, Iniesta (Eto’o, min.68), Leo Messi (Giuly, min.90), Ronaldinho (Deco, min.46) y Larsson (Maxi López, min.86).

Juventus 2: Abbiati, Zebina (Balzaretti, min.46), Kovac, Cannavaro, Pessotto (Zalayeta, min.87), Camoranesi (Olivera, min.80), Vieira, Giannichedda, Chiellini (Blasi, min.46), Del Piero (Mutu, min.46) e Ibrahimovic (Trezeguet, min.46).

Goles: 0-1, min.11: Del Piero, de penalti. 1-1, min.67: Iniesta. 2-1, min.70: Van Bronckhorst. 2-2, min.79: Trezeguet, de penalti.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores