Inicio > Fútbol, Uncategorized > El lunar de la séptima

El lunar de la séptima

La campaña 97/98 es recordada por todos los aficionados al Real Madrid con fervor y admiración por ser en la que el “rey” de la clase volvió a coger su corona y dejó de vivir de los recuerdos del pasado. El gol de Pedja Mijatovic contra la Juventus dio la ansiada séptima Copa de Europa al madridismo en una de las noches más felices de la historia del club de Chamartín. Sin embargo, pocos se acuerdan que a aquel equipo que hizo historia le sacaron los colores en Móstoles.

Corría el 23 de septiembre de 1997 y, debido a la ausencia de encuentros oficiales por los partidos clasificatorios para Francia 98 de las selecciones nacionales, el Real Madrid decidió aceptar la propuesta del modesto Móstoles, de la Tercera División, para jugar un partido amistoso. Sin embargo, lo que parecía una simple pachanga se convirtió en una pesadilla.

Los blancos, sin sus futbolistas internacionales, lograron presentar un equipo de garantías conformado por nueve jugadores de la primera plantilla y dos canteranos. Algo que, a priori, parecía más que suficiente para doblegar al débil Móstoles. Pero el equipo del sur de Madrid, al igual que sucediera en 1808 contra los franceses, confiaba en una gesta, un milagro y los bueno de los sueños es que a veces se cumplen. 

Fue el árbitro pitar el inicio del encuentro y los jugadores de Tercera parecían de Primera y viceversa. Así los 10000 espectadores que seguían el partido desde las gradas El Soto se miraban asombrados al ver el marcador con el que se había llegado al descanso: ¡3-0 a favor del Móstoles!

 En la segunda mitad continuó la locura y el partido acabó con 4-0. El gran Real Madrid, el gigante blanco, el equipo que era el actual campeón de Liga y se había propuesto conquistar Europa esta campaña había sido humillado por un pequeño equipo, un conjunto que sería capaz se salvar el año económicamente con la ficha de un único jugador del plantel blanco.

Es verdad que los de Chamartín no habían contado con sus mejores futbolistas, pero no valían excusas. “Estábamos andando por el campo”, señaló Petkovic, uno de los jugadores que aquella noche se enfundó la camiseta blanca pero que no supo cómo defenderla ante las ganas e ilusión del Móstoles.

Finalmente, la temporada acabó para el Real Madrid con el gol de Mijatovic y la gloria de la Copa de Europa. Nadie entonces se acordó de aquella noche de Móstoles , pero sí los azulones. Pues su triunfo cobró más importancia aún, pues un amistoso se pasó a convertir el algo histórico. No El pequeño se convirtió en gigante y eso no debe quedar olvidado en el baúl de los recuerdos.

Ficha del partido:

Móstoles: Santi, Sanz, Pizarro, Totó, Dani, Ramírez (Castro 46’), Somoza (Carretero 46’), Manolo (Patri 65’), Miguel ángel, Morris (Recio 68’) e Iñaki.

Real Madrid: Illgner, Secretario, Rojas (Mista 46’), Vaqueriza (Pareja 46’), Fernando Sanz, Redondo, Jaime, Canabal, Dani, Petkovic (Tinaia 70’) y Álvaro. ANOS_SEPTIMA_mayo_1998_Real

  1. octubre 24, 2009 a las 4:13

    Gran historia. Estas victorias son poco recordadas, como el año pasado con el Real Unión de Irún en el Bernabéu, aunque son cosas distintas, son cosas épicas.

    Saludos!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: