Inicio > Fútbol, Uncategorized > Almendralejo y los sueños rotos

Almendralejo y los sueños rotos

El fútbol, a lo largo de toda su historia, siempre nos ha mostrado su magia con equipos que pasaban de la noche a la mañana de jugar en categorías inferiores a codearse con los más grandes. Uno de estos ejemplos lo representa el CF Extremadura de Almendralejo, equipo modesto que probó hace una década las mieles de la Primera División y que ahora, endeudadísimo, lucha por mantenerse en regional preferente. 

El Extremadura fue fundado en 1924, aunque estuvo naufragando por las categorías más bajas del fútbol nacional hasta 1952, cuando subió a Tercera División. Su primer gran éxito llegó tres años más tarde, tras lograr ascender a Segunda. Sin embargo, el conjunto de Almendralejo descendió en el 61. Entonces se vivió una época de vacas flacas en la entidad, pues se pasó cerca de 30 años merodeando entre Tercera y Regional Prefente. 

Sin embargo, el equipo azulgrana volvió a asomar la cabeza en la categoría de plata en el 90. Su paso por la categoría de plata fue breve, pero en esta ocasión no se trató porque volviera a descender, sino porque el destino quiso hacer un guiño al Extremadura. Después de haber estado a un paso de perder la categoría en la campaña 94/95, Pedro Nieto, presidente del equipo, siguió confiando en Josu Ortuondo, técnico del Extremadura, para la temporada 95/96.

La apuesta no le pudo salir mejor. Y es que pese a contar con un presupuesto de 200 millones, el segundo más bajo de la división de plata, la escuadra extremeña realizó la machada de ascender a Primera tras derrotar en la promoción de ascenso al Albacete (1-0 y 0-1). La prensa se trasladó entonces a la pequeña localidad extremeña de Almendralejo, pues todos querían saber de aquel equipo milagro que había logrado poner en el mapa a una localidad de apenas 28000 habitantes. 

Sin embargo, el sueño de estar entre los más grandes únicamente duró un año, ya que el Extremadura pagó la novatada con una nefasta primera vuelta que le condenó para el resto del campeonato. Pese a este revés, nadie en el equipo bajó los brazos y, de la mano de Rafa Benítez, actual técnico del Liverpool, Almendralejo volvió a recuperar su lugar entre los grandes.

Pero el sueño nuevamente volvió a tornarse en pesadilla, ya que el descenso volvió a golpear a la sufrida afición del Francisco de la Era. Un empate en Riazor en la penúltima jornada de Liga posibilitó que los azulgranas dependieran de sí mismos para eludir los puestos promoción en la última jornada. Sin embargo, lo que parecía indicado a ser un día de fiesta se convirtió en un drama, pues el Extremadura se condenó al empatar a dos con el Villarreal de Palop y Albelda entre otros. 

Este resultado, unido a la polémica victoria del Alavés por 2-1 contra la Real Sociedad, en la que De Pedro llegó a pedir perdón cuando marcó para el conjunto Txuri-urdín, mandó a los de Benítez a la promoción. Allí se enfrentaron al Rayo Vallecano de Juande Ramos, que se impuso en los dos partidos (0-2 y 2-0). Ahí comenzó el principio del fin del club.

En la temporada 99/00, el Extremadura comenzó con paso firme en su objetivo de regresar a Primera, pero el destino fue cruel con él. A falta de cinco jornadas para el final, los del Francisco de la Era necesitaban dos victorias para certificar su regreso a la élite. Sin embargo, sólo fueron capaces de sumar un punto, y en la última jornada, y se quedaron sin ascenso pese a haber estado durante 28 jornadas ocupando las posiciones de privilegio. Dos años más tarde el Extremadura descendió a Segunda B.

En esta categoría no fue el coco que todos se esperaban y conforme pasaron los años fue cambiando sus objetivos: pasó de luchar por ascender a intentar evitar el descenso. Así hasta que el Pájara Playas de Jandía les mandó nuevamente a Tercera tras superarles en una eliminatoria por la permanencia en Segunda B en 2007. Pero ese no fue el único problema de la entidad ese verano, ya que Pedro Nieto, otrora héroe del equipo milagro, no pagó los 600000 euros que le debía el club a la AFE y sumó al descenso administrativo otro a regional preferente. 

Y ahí es donde se encuentra el CF Extremadura hoy, luchando día a día por no desparecer mientras su gran historia poco a poco está siendo enterrada en el olvido de la memoria. El club tiene una deuda de unos seis millones de euros y está en la cola de la regional preferente, vagando por el bulevar de los sueños rotos en el que cualquier tiempo pasado fue mejor.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: