Inicio > Fútbol, Uncategorized > D´Agostino, ¿cuándo la realidad supera a la ficción?

D´Agostino, ¿cuándo la realidad supera a la ficción?

La realidad en muchos casos supera a la ficción. Parece una frase hecha pero lamentablemente no lo es. Y es que en  muchas situaciones de la vida escenas que sólo vemos en películas se convierten en hechos de lo más cotidiano. Un ejemplo lo tenemos en Italia. En ocasiones, a la hora de hablar del país con forma de bota se nos vienen a la cabeza filmes sobre la mafia y el entramado de la Cosa Nostra. Lo que muchos no saben es que las aventuras de los hombres que visten de Armani y no dudan en desenfundar su pistola no sólo se viven en la gran pantalla, sino que también en algunos campos de fútbol.

Un ejemplo de ello es el jugador de la Fiorentina Gaetano D’Agostino. Un buen jugador que, quizás, no ha podido dar el salto definitivo por llevar encima una losa que no se va a poder quitar nunca: ser hijo de mafioso. Y es que el centrocampista es hijo de Giuseppe D’Agostino, un ex capo de la mafia siciliana que, tras su detención, decidió colaborar con la fiscalía antimafia italiana. Y como les ocurre a los arrepentidos, o chivatos, según se mire, sobre él pesa una condena a muerte por traición que la Cosa Nostra extiende a toda la familia.

El padre del futbolista fue detenido en marzo del 2006 tras haber permanecido diez años en busca y captura y haber llegado a ser uno de los treinta criminales más buscados de Italia. La vida de Gaetano, y por ende su trayectoria profesional, no ha sido fácil por este motivo. D’Agostino se vio obligado a dejar Sicilia en 2006 por motivos de seguridad y por ello puso rumbo a Udine. En Friulli se convirtió en jugador importante, de los que hay que tener en cuenta.

De hecho, clubes como el Real Madrid o la Juventus tuvieron un tiempo su nombre subrayado en rojo en sus agendas. Sin embargo, la tara que lleva consigo Agostino de estar las 24 horas del día con vigilancia, como en una especie de burbuja, les hizo desechar su fichaje. Especialmente el conjunto turinés, quien tuvo un caso similar con Giuseppe Sculli, cuyo abuelo era el capo de la Mafia Giuseppe Morabito. Sculli coincidió durante un tiempo con Agostino en el Messina. De hecho, su Morabito fue detenido por los caravinieri cuando se encontraba en las grandas viendo un partido de su nieto.

Sculli dio el salto a la Juventus, pero nunca llegó a triunfar con los bianconeri. Siempre rodeado de seguridad, Sculli no podía mantener la concentración necesaria para jugar en un grande. Por lo que huyó del norte del país al sur en forma de cesión hasta que se le acabó el contrato con la Vechia Signora. Ahora, tras unos años malos, ha vuelto a tener dos primaveras, como dicen a los afortunados en su tierra. En el Genoa, su actual club, tiene el mismo problema que en Turín, pero en el sur Sculli puede ser Sculli.

Este verano la Fiorentina se ha arriesgado y ha fichado a D`Agostino. De él depende coger uno de los últimos trenes hacia el fútbol de altura. De momento marcó en la primera jornada. Es lo que tiene coger un tren: tienes que decidir rápidamente si te subes o te apeas, porque éste no va a volver a parar. La estación de D`Agostino está lejana pero no es imposible de alcanzar: demostrar a la mafia que no siempre la realidad supera a la ficción.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: