Inicio > Fútbol, Uncategorized > Las tornas han cambiado

Las tornas han cambiado

Hoy no voy a comentar ninguna historia como las que son habituales en “La Medialuna”. Este post va dedicado a hablar del reciente Argentina-España jugado en el Monumental de Buenos Aires. Pero no lo voy a hacer del aspecto táctico o del juego,  sobre lo que se podría comentar mucho, sino sobre las sensaciones que ha dejado este amistoso.

Históricamente, Argentina es un país, por lo menos en cuanto a lo que el fútbol se refiere, para el que no existen amistosos. Siempre que hay una camiseta albiceleste en un campo es sinónimo de garra, de lucha, de no dar un balón por perdido. El conformismo no existe en su diccionario, ya que el empate no les vale, siempre salen a ganar. Esta filosofía les ha llevado a inscribir su nombre dos veces como campeones del mundo.

España, en tanto, siempre se ha caracterizado por pensar en lo que pudo ser y no fue. Un equipo que siempre tenía calidad pero que siempre acababa las grandes citas con una sensación de frustración. O, en el mejor de los casos, como vencedor moral de un duelo que había perdido. A la hora de la verdad el nerviosismo, y también la fatalidad, se convertía en el compañero inseparable de viaje de la “Roja”. En los grandes momentos la Furia no aparecía y sí las lágrimas y lamentos.

Estos hechos provocaban que cuando España ganaba un amistoso a uno de esos países con los que solía  perder a la hora de la verdad se envalentonara más de lo que debiera. Nos creíamos los reyes del mambo para luego al final volver a caer en la misma piedra cuando estaban en juego los títulos.

En los últimos años España, al fin, se ha quitado todos sus miedos y se ha hecho socia del prestigioso club de los países campeones del mundo. En los cuartos de final ya no tiemblan las piernas y los grandes jugadores aparecen en los momentos más decisivos. Argentina, en cambio, vive del pasado, continúa pensando en los goles de Maradona y sigue debatiéndose entre Menotti y Bilardo. Ello le ha llevado a que jugadores como Messi no aparezcan en los grandes momentos y a la propia Argentina a colgarse la medalla que nadie quiere colgarse: la de campeón moral.

En esas se enfrentaron Argentina y España el pasado miércoles. La prensa sudamericana vendió el partido como la final que no fue del Mundial, en un nuevo guiño de poner una venda al enésimo fracaso argentino. Antiguamente, España era infalible en estos partidos y tanto prensa como jugadores aprovechaban estas victorias para sacar pecho. En esta ocasión ganó la albiceleste por un engañoso 4-1. Al día siguiente los periódicos argentinos titularon cosas como “Devolvé la copa España” o “¿Dónde estaba el campeón?. Muy del estilo de titulares “Vamos a jubilar a Zidane”, al que antes estábamos acostumbrados los españoles. Así las cosas España una de las cosas buenas que puede sacar de este partido es que las tornas han cambiado: ahora ellos celebran los amistosos y nosotros ganamos las copas.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: