Inicio > Fútbol, Uncategorized > Del Piero, la fidelidad de un caballero

Del Piero, la fidelidad de un caballero

En el fútbol de hoy en día es raro ver casos como el de Alessandro del Piero. El capitán de la Juventus es un rara avis en un mundo en el que los traspasos están a la orden del día y en el que, más que nunca, suele predominar el nada es para siempre. Sobre todo en los grandes clubes, que se han convertido en coleccionistas de estrellas que hoy compran a precio de oro pero a las que mañana enseñan la puerta de salida por haber perdido cierto brillo. Por ello, es digno de mención los 17 años que ha cumplido Alessandro en la “Vecchia Signora” (Vieja señora).

Lejano queda ya para Del Piero el 12 de septiembre de 1993, día en el que se enfundó por primera vez la camiseta bianconera. Fue contra el Foggia y, tras el encuentro, el delantero, que contaba con 18 años, mostró una madurez impropia de su edad: “Estoy contentísimo. No he hecho mucho, pero lo importante era romper el hielo”.  Del Piero había llegado a Turín aquel verano procedente del Padova después de Causio y Vycpalek hubieran aconsejado a Boniperti, el presidente de la Juve, su fichaje. Sin embargo, la contratación no fue fácil, pues el máximo mandatario del Padova hubiera preferido vender al jugador al Milan.

Aún así la historia de amor entre la Juventus y Alex estuvo a punto de romperse 12 meses después, en el verano de 1994. Entonces el Parma se presentó en Turín con un ofertón que triplicaba los dos millones y medio de euros que la familia Moggi había pagado por Del Piero al Padova. Finalmente, quien hizo las maletas fue Roberto Baggio y Alessandro heredó el número 10 y el hecho de ser el encargado en solitario de llevar la magia a Turín.

El tiempo dio la razón a los dirigentes bianconeri con su arriesgada apuesta, pues Del Piero pronto se convirtió en uno de los ídolos de la afición y, con el paso de los años, se convirtió en una leyenda. Goles como el que dieron a la Juventus la Intercontinental así lo demuestran. Sin embargo, la relación entre la Juve y Alessandro pasó en 2006 por otra prueba de fidelidad. El “Calciopoli” dio con los huesos de la Vecchia Signora en la Serie B, donde nunca jamás había jugado. Tras la desbandada de varias de las figuras más importantes del equipo, él también sufrió la tentación de abandonar el barco.

Milan, Arsenal yBarça llamaron a su puerta, pero Del Piero se mantuvo firme y decidió seguir en la Juve. Algo que tiene mucha más relevancia teniendo en cuenta que aquel verano Del Piero se había convertido en campeón del mundo. Han pasado ya varios años de ello y gracias a esa decisión Alessandro celebró su gol número 200 con la camiseta bianconera contra el modesto Mantova. Algo que para algunos hubiera sido una humillación pero para él ha sido un orgullo.

Y es que si no hubiera seguido en la Serie B no hubiera conseguido firmar 636 partidos y 276 goles con la Juventus. Del Piero ha demostrado durante estos años una gran fidelidad por unos colores porque “un caballero nunca abandona a una señora”.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: