Inicio > Fútbol, Uncategorized > La maldición del cilindro

La maldición del cilindro

La suerte es algo indispensable en la vida. Puedes tener unas enormes capacidades y haber trabajado mucho para lograr un objetivo, pero si a todo ello no le añades una pizca de suerte los sueños se esfuman y la realidad se planta con su peor cara.  Esto es tan importante que algunos, incluso, se intentan aliar con la brujería para sonreír al destino…o para ver caer a su peor enemigo. Es el caso de las maldiciones y el fútbol no está exento de ellas. Una de las más importantes es la del cilindro, en Avellaneda, Argentina.

La década de los sesenta fue gloriosa para el Racing de Avellaneda. El conjunto albiceleste se convirtió en uno de los equipos más importantes de Argentina y Sudamérica. Por ello, varios hinchas de Independiente, el eterno rival de Racing, cansados de los éxitos de su vecino, decidieron poner fin a estos de una peculiar manera: echándoles una maldición.

Según cuenta la leyenda, ésta consistió en enterrar a siete gatos en la grada popular del campo del cilindro. Tras conocer los hechos, la historia, nunca confirmada, indica que los hinchas de la Academia, sobrenombre con el que se conoce a Racing, lograron enterrar a seis de los mininos. Muchos pensaron que esto no era más que un cuento más, un mito.

Sin embargo, casualmente, pasaron los años y la estrella de Racing comenzó a apagarse en gran medida por los fallos que los albicelestes tuvieron en aquella portería. Tanto que la Academia llegó a perder la categoría en el 83. Al final la esquizofrenia por la maldición de los gatos llegó a tal punto que Alfio Basile, cuando dirigía los designios de los del Cilindro, mandó desenterrar el césped de la portería para buscar al gato restante, aunque nunca se encontró nada.

En los noventa, volvieron a examinar el césped y entonces sí que se encontraron unos huesos de gato. Por ello, en 1998 se hizo una misa con el objetivo de desterrar la maldición para siempre. La cosa resultó…..pero a medias. Y es que Racing volvió a ser campeón, pero los fallos clamorosos se siguieron sucediendo en la portería maldita. Aún hoy sigue en pie el debate sobre la existencia de los hechizos y brujerías, aunque los hinchas de Racing, mal que les pese, no tienen dudas: la maldición del cilindro existe y sigue viva.

  1. Francisco Fiandino
    septiembre 21, 2010 a las 8:00

    LOS GATOS,LOS CUERNITOS,EL TALQUITO,ESTE ENTRENADOR QUE TIENE FAMA DE “OFENSIVO” E HIZO ACHICAR LAS MEDIDAS DE LA CANCHA DE SAN LORENZO,SI NO HUBIESE TENIDO A HORTACIO PAGANI DE “PADRINO” NO EXISTIRÍA,Y NO MIENTO NI UNA COMA.

  2. Francisco Fiandino
    septiembre 21, 2010 a las 8:01

    LOS GATOS,LOS CUERNITOS,EL TALQUITO,ESTE ENTRENADOR QUE TIENE FAMA DE “OFENSIVO” E HIZO ACHICAR LAS MEDIDAS DE LA CANCHA DE SAN LORENZO,SI NO HUBIESE TENIDO A HORACIO PAGANI DE “PADRINO” NO EXISTIRÍA,Y NO MIENTO NI UNA COMA.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: