Inicio > Fútbol, Uncategorized > Gareca, el campeón olvidado

Gareca, el campeón olvidado

La historia la suelen escribir héroes y villanos. Sin embargo, el pensamiento es frágil y aquellos que un día fueron ensalzados al poco tiempo fueron abandonados a su suerte en el laberinto del olvido. Un claro ejemplo de ello es Ricardo Gareca, un jugador que pasó de salvador de la patria en tiempos de crisis a un vago recuerdo en los tiempos de bonanza.

 Su historia está estrechamente ligada a la selección argentina que en 1986 se proclamó campeona del mundo de la mano de un genial Diego Armando Maradona. Hoy en día cuando se habla de aquel equipo todo son halagos y al hacerlo los albicelestes tienen un sentimiento que se mezcla en la melancolía y la nostalgia. Sin embargo, pocos recuerdan que aquel conjunto estuvo a un paso de no clasificarse para la cita mundialista en la que se coronaría campeón.

Corría el año 1985 y Argentina, que contaba en sus filas con jugadores como Jorge Valdano, Daniel Passarella, Jorge Burruchaga o el ya mencionado Maradona, llegó al último partido de clasificación sin el billete para México, sede del Mundial, aún sacado. Para lograrlo le bastaba con sacar un empate en casa contra Perú. Algo que, en un principio, parecía algo asequible.

Carlos Bilardo, técnico de Argentina, era entonces centro de innumerables críticas por los altibajos del equipo y por la elección de varios jugadores que no tenían crédito ni para la afición ni para la prensa. En el minuto 80 saltaba la sorpresa en el marcador: Perú plantaba cara y se imponía por 1-2 en el marcador para sorpresa de todos los presentes.

Entonces Pasarella se marchó bien de un zaguero peruano, regateó al portero Acasuzo y se sacó un disparo que por poco no entró. Aunque, de repente, antes de que le diera tiempo a la decepción de instalarse en todos y cada uno de los argentinos, apareció Ricardo Gareca para tocar el balón debajo de los palos y lograr el empate. El 2-2 ya no se movió del electrónico, Argentina certificó su pase y se evitó un gran sonrojo.

Sin embargo, casi un año más tarde, cuando ya casi nadie se acordaba de aquella agónica igualada, Bilardo dio la lista para el Mundial y de ella se quedó fuera Gareca. Curiosamente, unas semanas más tarde, Argentina levantó en el estadio Azteca la Copa del Mundo. Entonces todo fue alegría y felicidad, pero nadie se acordó entonces del  gran artífice de que el país pudiera disfrutar de ese momento: Ricardo Gareca, el campeón olvidado.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: