Inicio > Fútbol, Uncategorized > Lutz Eigendorf, la pesadilla de tener una vida mejor

Lutz Eigendorf, la pesadilla de tener una vida mejor

Escapar. Tener una vida mejor. Ése era el sueño de miles de germanos que durante la guerra fría vivieron en la Alemania del Este. Uno de ellos fue Lutz Eigendorf, un futbolista también conocido como el Beckenbauer de la Alemania del este, que vio como su sueño se convirtió en una pesadilla.

Para hablar de esta historia hay que saber primero qué era la STASI. Ésta representaba a la Policía Secreta del régimen y se convirtió en un expeditivo órgano de represión, encargado de mantener el orden civil y de erradicar cualquier conato de capitalismo. Intentar sobrepasar las paredes del muro era considerado como una traición que se pagaba cara, muy cara. Muchos lo sabían, pero aun así decidían arriesgarlo todo con tal de tener un futuro mejor.

Uno de ellos fue Lutz Eigendorf. Lutz era un futbolista con un toque exquisito de balón  y, por ello, había sido reclutado para jugar en el equipo del régimen: el Dinamo de Berlín. El 20 de marzo de 1979 el Dinamo sobrepasó el muro para jugar un amistoso contra el  Kaiserlautern, que perdió 4-1. De vuelta a casa, el autobús del equipo paró en la ciudad de Geissen para que quien quisiera se llevara algún souvenir al otro lado del muro. Ahí fue cuando Lutz vio su oportunidad para cambiar su destino. El bus se encontraba sin vigilancia alguna y al otro lado se encontraba un taxi. Era ahora o nunca. Por ello, Lutz salió disparado y cogió el taxi rumbo a una nueva vida. Posteriormente, pese a tener una suspensión de un año, fichó por el Kaiserlautern.

La huída de Eigendorf cayó muy mal en la Stasi, sobre todo porque significaba que el régimen tenía puntos débiles. Erich Mielke, líder de la Stasi, se lo tomó como un tema personal y comenzó un acoso y derribo contra la familia de Lutz, a la que no permitió salir hacia la zona federal. Es más a Gabriele, su esposa, le obligaron a divorciarse de su marido el fugitivo y le arreglaron un nuevo matrimonio.

Esto, como se podía suponer, no gustó nada a Eigendorf, que aprovechó todas las oportunidades que tuvo para criticar en entrevistas a la Stasi y al Dynamo de Berlín. Algo que otros que pasaron por lo mismo, como Norbert Nachtweih o Jürgen Pahl, se lo desaconsejaron totalmente. Sin embargo, Lutz hizo caso omiso y a finales de febrero del 83, cuando ya tenía la vida hecha de nuevo y jugaba en el Eintracht Braunschweig, volvió a lanzar dardos contra la Alemania Democrática. Algo que no gustó nada al otro lado del muro.

Dos semanas después, el 5 de Marzo, Lutz sufrió un accidente de coche con el que perdió la vida. Oficialmente fue un accidente de tráfico y se alegó que el jugador conducía tras haber bebido unas cuantas cervezas. Sin embargo, cuando sucedieron los hechos en el club en el que militaba Eigendorf recibió la siguiente nota: “Stasi está detrás de todo, mirad los frenos, XYZ”. El caso, pese a las múltiples incógnitas que tenía, cayó en el olvido. Sin embargo, años más tarde se desclasificaron los archivos de la STASI y junto al nombre del Beckenbauer del este ponía lo siguiente: ‘Tod dem Verräter!’ (’Maten al traidor’). Lamentablemente, los hombres de Erich Mielke no fallaron en su objetivo.

SÍGUENOS TAMBIÉN EN TWITTER @medialunablog

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: