Inicio > Fútbol, Uncategorized > Benítez, ¿Víctima o culpable?

Benítez, ¿Víctima o culpable?

En el fútbol, como en la vida, lo difícil no es llegar, sino mantenerse. El Inter de Milán puede dar buena fe de ello. El pasado mes de mayo se encontraba en la cima más alta que haya alcanzado en toda su historia. Campeón de todo, se permitió hasta pintarle la cara al mismísimo Barça de Pep Guardiola. Sin embargo, han pasado los meses y los neroazzurri ya no meten miedo porque parecen haber perdido el aura que les hizo temibles en todo el viejo continente. Por ello, ahora Benítez está en el punto de mira de todos y la pregunta es ¿culpable o víctima?

El técnico que llevó al Inter a las cotas que sólo antes había alcanzado con Helenio Herrera en el banquillo no fue otro que José Mourinho. El luso decidió marcharse rumbo al Real Madrid porque, según él, le gustan los retos y con el Inter ya no le quedaba casi ninguno. Quizás le faltaba el más de duro, pero el menos considerado: mantener a los italianos como campeonísimos de todo un año más. Sin embargo, no quiso aceptarlo ¿Casualidad o Mou ya veía lo que se avecinaba?

Más bien parece lo segundo. The Special One exprimió tanto física como psíquicamente a la plantilla transalpina, que quedó exhausta al finalizar la temporada 09/10. A este hecho tenemos que añadir que en verano hubo Mundial, algo que acabó por agotar a los internacionales del campeón de Europa. En esas, se produjo el relevo en el banquillo del conjunto de la ciudad lombarda y Rafa Benítez llegó a Milán.

Una de las primeras cosas que hizo el madrileño fue pedirle a Moratti el fichaje de un lateral izquierdo y un segundo punta. Así los dirigentes del club trataron de abordar, sin éxito porque tampoco pusieron mucha fe en ello, las contrataciones de Kolarov y Kuijt. Moratti se justificó indicando que con una plantilla tricampeona tampoco había que volverse loco fichando. La realidad, en cambio, era diferente. El Inter presenta una situación económica muy precaria y por ello se le denegó a Benítez lo que hace menos de un año se le había dado a Mou sin queja alguna: todos y cada uno de los jugadores que pidió.

Así el Inter comenzó la temporada con las únicas incorporaciones de jugadores a coste cero, como la del meta Castellazi, o las de jóvenes que habían estado cedidos años atrás pero que aún estaban algo verdes como para llevar sobre sus hombros la responsabilidad de todo un tricampeón. Benítez, de inicio, optó por mantener el bloque de Mourinho y así se hizo con la Supper Coppa de Italia. Sin embargo, la fatiga comenzó a llegar y el ex entrenador del Liverpool se vio casi obligado a retocar su once.

Sus esfuerzos fueron en vano, pues el Inter fue arrollado en Mónaco por el Atlético y en la Serie A los resultados tampoco eran los mejores. La cosa se fue agravando día a día puesto que la enfermería nerazzurra por momentos llegó a estar hasta los topes, y no de gente cualquiera .Es decir, que de golpe y porrazo Benítez perdió a uno de los mejores porteros del mundo (Julio César), al recorrido de Maicon en la banda, a los dos pulmones de Mourinho (Cambiasso y Motta), al cerebro del campeón (Sneijder) o al pichichi del equipo (Milito). Futbolistas todos ellos cuyos sustitutos en el terreno de juego podrían contar con los dedos de la mano los pocos partidos grandes que han jugado en su vida: Biabiany, Mariga, Obi, etc.

En esta situación el único as que ha podido sacarse Benítez es la recuperación goleadora de Eto’o, que el año pasado no fue el ariete que deslumbró en el Barça. Pero esto no ha sido suficiente para lograr buenos resultados y, por consiguiente, evitar que la sombra de Mourinho se alargue. El actual Inter no juega muy diferente al del año pasado, que tampoco es que fuera una máquina de hacer fútbol. Quizás es menos físico, pero ello no es más que culpa del agotamiento que arrastra la plantilla desde la etapa de Mou. Ahora todas las críticas apuntan a Benítez, cuando el lo único que hizo fue acceder a conducir un coche que por fuera parecía todo lujo pero que por dentro tiene el motor averiado. En Valencia le pasó algo similar y fue capaz de hacer al equipo campeón. Sin embargo, la paciencia de Moratti parece haberse acabado. Una lástima, con un par de retoques y con un tiempo de recuperación Benítez seguro que habría logrado volver a afinar su orquesta.

Síguenos en Twitter @medilunablog  http://twitter.com/#!/medialunablog

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: