Inicio > Fútbol, Uncategorized > Conny Torstensson, las dos caras de la moneda

Conny Torstensson, las dos caras de la moneda

Dicen las malas lenguas que si no puedes con tu enemigo lo mejor que puedes hacer es unirte a él. En ocasiones la única manera de poder disfrutar de la gloria, es caer en gracia a tú verdugo y aprovechar tú oportunidad. De ello puede dar buena fe el sueco Conny Torstensson, el único futbolista que ha sido capaz de vivir en una misma temporada en la Copa de Europa las dos caras de la moneda: la decepción por la eliminación y la alegría por el triunfo final.

Para hablar de esta historia nos tenemos que trasladar a 1973. En el verano de aquel año Europa estaba un poco en estado shock porque Johan Cruyff, el jugador más desequilibrante de la época, había decidido dejar el Ajax para fichar por el Barcelona de Rinus Michels. La decisión sorprendió mucho, pues el Barça no era ni de lejos lo que es ahora  y el Ajax era el equipo más potente del viejo continente. Tanto que había ganado las tres últimas copas de Europa y hay quien pensaba que estaba capacitado para igualar el récord de cinco del Real Madrid de Di Stéfano. 

Sin embargo, la escuadra de Amsterdam no asimiló bien la marcha de su gran estrella y, sorprendentemente, hincó la rodilla en la primera ronda de la Copa de Europa tras caer con el CSKA de Sofía búlgaro. Entonces se abrió el abanico de candidatos para optar a ser el nuevo rey del continente. Uno de ellos era el Bayern de Munich. Aunque los alemanes estuvieron también a un paso de decir adiós a la máxima competición continental a las primeras de cambio por culpa del Åtvidabergs sueco. 

El conjunto escandinavo cayó contra los muniqueses en la ida por 3-1, pero en la vuelta, gracias en parte a dos goles de Conny Torstensson, que ya había marcado en Alemania, rozaron la heroica: igualaron el 3-1 y llevaron la eliminatoria a los penalties. Sin embargo, ahí se acabó su suerte, pues desde los once metros a quien sonrió la fortuna fue a los alemanes. Los jugadores suecos, especialmente Torstensson, estaban desolados. Sabían que pocas veces iban a tener una oportunidad como ésa para pasear su nombre por la Copa de Europa. 

Sin embargo, los goles de Conny no pasaron desapercibidos para el Bayern, que anduvo rápido en hacer una astronómica  oferta de 290.000 euros  al Åtvidabergs por el nueve que les había hecho tres goles. Las negociaciones llegaron a buen puerto y al poco tiempo Torstensson ya era la pareja de baile de Muller en el conjunto teutón. Tanto que a los pocos meses el sueco fue titular en la final de la Copa de Europa que el Bayern jugó contra el Atlético de Madrid. Finalmente, el día el que los colchoneros comenzaron a escribir su leyenda como ‘pupas’ Torstensson se agarró fuerte a la orejona. Meses atrás había llorado por caer eliminado de la competición y ahora saboreaba la gloria con el que había sido su verdugo. En un año había vivido las dos caras de la moneda, algo que según las reglas actuales ya nadie va a poder repetir jamás.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: