Inicio > Fútbol, Uncategorized > El gol de Tuta

El gol de Tuta

Marcar. Hacer un gol. Ése es el objetivo con el que saltan al terreno de juego miles de delanteros cada fin de semana en todo el mundo. Perforar la portería rival supone lo máximo para todos ellos. Bueno para todos no. Seguramente que uno no está de acuerdo con lo anteriormente escrito. Su nombre es Tuta y en 1999 su equipo, y el rival ante el que se enfrentaba, se le echaron encima. Su pecado: lograr el gol de la victoria en el último minuto. 

24 de enero de 1999, Venezia y Bari se enfrentan enla SerieA.Ambos conjuntos llegaban al partido con una misma amenaza: el descenso. Por ello, todo lo que no fuera puntuar suponía un gran paso atrás y un gran golpe moral de cara a obtener la salvación. El encuentro comenzó con mucho ritmo, ya que a los ocho minutos Maniero adelantó al Venezia. Sin embargo, en el comienzo de la segunda mitad De Ascentis logró llevar las tablas al marcador. 

Conforme iban pasando los minutos, y según se estaban dando los resultados en la jornada, ambos conjuntos decidieron dar el empate por bueno, ya que estaban logrando sus objetivos: puntuar y alejarse de los puestos del descenso. De esta manera, ambos dejaron de atacar y cuando tenían el balón no arriesgaban ningún pase en lo que parecía una especie de pacto no escrito. 

Todo iba bien hasta que en el minuto 77 Walter Novellino, técnico del Venecia entonces, tomó una decisión que iba a cambiar el desenlace del partido: decidió meter en el campo a Tuta y sacó a Recoba, su mejor hombre. Tuta era un delantero que había aterrizado en Italia procedente dela Portuguesade Brasil, donde era conocido como “el fenómeno dela Laguna”, y esa temporada su mayor momento de gloria se reducía a un tanto que había marcado en Coppa contrala Juventus. 

Por ello, salió con muchas ganas de agradar. Sin embargo, que Tuta no diera un balón por perdido no gustó ni al Bari ni a sus propios compañeros, que viendo que el ariete era una seria amenaza para romper el empate, decidieron pasarle en pocas ocasiones el balón. Sin embargo, una de las pocas ocasiones en las que Tuta agarró el esférico fue en el último minuto, cuando logró el gol de la victoria. Tuta, en pleno éxtasis, corrió como un loco por la banda para festejar su tanto. Aunque al poco se dio cuenta de algo que para él era muy extraño: ningún compañero había ido a felicitarle. Es más, la mayoría, incapaces de fingir alegría, se llevaron las manos a la cabeza y los jugadores del Bari le querían matar.

De hecho, de camino a los vestuarios, después de que se confirmara la victoria del Venezia, varios jugadores del Bari intentaron agredir al brasileño por romper el pacto no escrito. Tuta no entendía nada, él había cumplido con su trabajo: marcar goles. El caso tuvo tal repercusión que una comisión investigó el posible amaño del partido. “Maniero me ha dicho que el partido era mejor que acabara 1-1”, declaraba un Tutta aún atónito. 

El presidente del club, Maurizio Zamparini, ante la amenaza de recibir una sanción por las palabras de Tuta en el juicio fue contundente: “El chico ha llegado hace poco a Italia, no entiende bien la lengua y se equivoca”. Finalmente, el juicio acabó en nada y ninguno de los dos clubes fue sancionado. Algo parecido pasó con la carrera de Tuta en Italia, acabó regresando en verano a Brasil por cumplir uno de los sueños que tenía cuando fichó por el Venezia: marcar el gol de la victoria de su equipo en el último minuto. Y es que el fútbol, en ocasiones, es muy cruel.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: