Inicio > Fútbol, Uncategorized > El origen de las quinielas

El origen de las quinielas

En los tiempos que corren, el hacer una apuesta sobre un partido de fútbol o cualquier deporte nos parece lo más normal del mundo. Sin embargo, hubo un tiempo en el que las cosas no eran así. Hasta que la enfermedad del dinero, aquella que el hombre suele sufrir o disfrutar –según sea el caso- tras pasar una etapa de inocencia, hizo que las apuestas llegaran al fútbol por medio de un boleto llamado quiniela.

Oficialmente, la LAE (Loterías y Apuestas del Estado) asegura que la quiniela nació el 22 de septiembre de 1942 y que se legalizaron el 12 de abril de 1946 gracias al Patronato de Apuestas Mutuas y Benéficas.  Sin embargo, aquí hay una cosa que chirría: la raíz del término quiniela procede del latín quintus, que quiere decir quinto. Resulta un tanto extraño que la quiniela aluda al cinco cuando en realidad los partidos por los que se podía apostar en aquellos primeros boletos eran siete.

Por ello, la historia dice que no hay que hacer caso al cauce legal, ya que el origen de este tipo de apuesta tan tradicional en España data de muchos años antes y de un lugar en concreto: un bar de Santander llamado La Callealtera en el que se comenzaron a hacer apuestas deportivas en 1929. En aquella época, el campeonato era muy reducido y sólo se jugaban cinco partidos ligueros cada semana, de ahí lo de quiniela.

El inventor del juego fue Francisco Peral, un contable que decidió crear lo que él llamó la “bolsa del fútbol”. Así se le ocurrió que mediante una apuesta de una peseta se podía jugar a vaticinar los resultados de la liga. El juego tuvo mucho éxito, ya que se pasó de los 30 apostantes de las primeras jornadas a los más de cien que se acercaban cada domingo a La Callealtera para jugar al término del campeonato de 1929.

Para evitar falsas apuestas, y para no verse abrumado ante la alta demanda de su juego, el propio Peral se vio obligado a hacer una serie de normas y reglas en la temporada siguiente, tal y como relató a un periódico de la época: “Al comenzar la liga del año siguiente (1930), tenía la solución y cree un pequeño reglamento escrito a máquina, el primer domingo viendo que todos los participantes vieron que no podría haber cualquier sospecha de falsedad jugaron 105 participantes, al domingo siguiente 352, al otro 549…”.

Aquel reglamento fue muy parecido al que dio a conocer el Patronato de Apuestas Mutuas y Benéficas en 1946. Por ello, más de uno piensa que el término quiniela surgió de aquellos primeros apostantes que se acercaban cada domingo a La Callealtera a jugar a la bolsa de fútbol sin saber su juego se iba a convertir en una tradición que aún hoy existe y que mueve cantidades infinitamente superiores a la peseta que se apostaban en cada boleto de aquellos tiempos.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: