Inicio > Fútbol, Uncategorized > Riordan, un “capitalista” jugando en la URSS

Riordan, un “capitalista” jugando en la URSS

El nombre de James Riordan sugerirá poco o nada a los futboleros. No protagonizó ninguna epopeya que tenga que ser recordada y es más, su carrera futbolística fue bastante breve. Sin embargo, el británico logró algo único: jugó en la Unión Soviética cuando el comunismo desterraba todo aquello que destilara capitalismo.

La historia de James Riordan la podría firmar cualquier guionista de Hollywood. Riordan era un agente que trabajaba para el servicio británico y fue enviado a Berlín. Allí estableció amistad con varios soviéticos, que le empaparon de la cultura comunista. Jim, como también era conocido, acabó tan fascinado con esta ideología  que decidió viajar a Moscú para aprender más sobre el comunismo. Una vez allí, y totalmente ganado para la causa, hizo buenas migas con los llamados “Espías de Cambridge”, británicos que actuaron como agentes dobles al servicio dela Unión Soviética y que, tras ser descubiertos, tuvieron que escapar al otro lado del telón de acero.

Como buen inglés, Riordan de tanto en cuanto organizaba partidos amistosos de fútbol y disfrutaba del deporte rey. Uno de los que jugaba con Riordan cada cierto tiempo era Gennady Logofet, futbolista del Spartak de Moscú que convenció a su entrenador, Nikita Simonyan, que fuera un día a ver jugar a James porque tenía buenas cualidades. Simonyan le hizo caso y le gustó como jugaba el inglés. Tanto que le invitó a visitar el campo de entrenamiento del Spartak y a entrenar un día con ellos.

Días más tarde el conjunto soviético sufrió una plaga de bajas y Nikita decidió llamar a Riordan. “¿Estás libre hoy?”, le dijo el técnico al inglés. James pensó que le quería invitar a ver el partido que aquel día tenía que jugar el Spartak y contestó de manera afirmativa. Sin embargo, para su sorpresa el entrenador al escuchar su “sí” le respondió: “Pues ven y tráete las botas”.

De esta manera, y para su asombro, Riordan jugó de titular, concretamente de central, el partido que enfrentó al Spartak de Moscú con el Pakhtakor de Tashkent, que acabó con empate a dos. A Simonyan le gustó su actuación, pues a la semana siguiente, como seguía teniendo importantes bajas, volvió a confiar en el británico para jugar contra el Kairat Almaty, partido que como el anterior también acabó en tablas: 1-1.

Sin embargo, durante la disputa de aquellos encuentros pocos, por no decir sólo la plantilla del Spartak, supieron que había un inglés jugando en la liga soviética, ya que el club le presentó en las alineaciones bajo el nombre de Yakov Iordanov. Y es que hubiera sido todo un riesgo que jugara con su nombre, ya que todo lo que destilaba cierto aroma a capitalismo era severamente sancionado enla URSS. De ello, precisamente, podía dar buena fe el Spartak, ya que su fundador, Nikolai Starostin, fue desterrado y hecho prisionero años antes porque el gobierno le acusó de querer introducir en el deporte “símbolos burgueses”, algo que nunca pudo ser confirmado.

Aun así, la carrera de James Riodan no dio para más y no volvió a jugar ningún partido con la camiseta del Spartak de Moscú. Pese a ello, nadie le puede quitar la gloria de haber sido el “primer capitalista” en jugar en un sitio sólo reservado para comunistas. La carrera de Yakov Iordanov fue tan breve como simbólica es ya su figura.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: