Inicio > Fútbol, Uncategorized > Javier Zanetti, el mito que llegó de puntillas

Javier Zanetti, el mito que llegó de puntillas

El Inter de Milán es uno de aquellos clubes a los que todos echan un ojo cada verano. Momento en el que Massimo Moratti, presidente del club neroazzurro, suele echar mano a la chequera para intentar traer a San Siro a los mejores, normalmente como consecuencia de que el equipo lombardo, fiel a su histórica condición de pupas, ha fracasado en la temporada anterior. Así han llegado innumerables cracks al Inter. Sin embargo, uno de los más recordados y queridos por la afición fue uno que llegó prácticamente de puntillas, sin hacer mucho ruido: Javier Zanetti.

Y es que la vida del polivalente jugador argentino siempre ha estado marcada por la modestia y la profesionalidad. De hecho, su incursión en el mundo del fútbol fue bastante curiosa, ya que tuvo su origen un día que Zanetti ayudaba a su padre a levantar una pared, tal y como relató en una entrevista a La Gazzetta: “Siempre ayudaba a mi padre en su trabajo, la albañilería. Y un día, cuando les dije a mis amigos que no podía ir a jugar porque tenía que darle una mano a papá, él me dijo que si tanto me gustaba el fútbol, debía intentar con una prueba en algún club. Apenas había pasado los 10 años”.

Lo que no podía imaginar Javier es lo lejos que ha llegado su carrera, ya que cuando comenzó apenas soñaba con jugar en la primera división argentina. Cosa que logró el 12 de septiembre de 1993 con Banfield, equipo al que había llegado procedente de Talleres, en un encuentro que acabó con empate a cero contra River Plate. Aunque el partido que le iba a lanzar a la fama no fue ése, sino otro que jugó contra el otro gran equipo del país, Boca Juniors, el cuatro de septiembre de 1994. Aquel día Zanetti fue la estrella de un Banfield que dio la gran sorpresa al ganar en la Bombonera por 1-2. A raíz de ese encuentro grandes equipos europeos comenzaron a seguirle la pista: “Para mí es un partido inolvidable. Podría decir que me proyectó de manera sorprendente. Al equipo y a mí nos salieron todas. Y demuestra lo importante que son Boca y River. Si jugás bien contra ellos te ve todo el mundo y tu vida puede cambiar por ese partido”.

Tanto que al verano siguiente el Inter de Milán desembolsó casi seis millones de euros para hacerse con sus servicios. En San Siro aterrizó prácticamente como un desconocido junto a otro prometedor lateral brasileño: Roberto Carlos, autor del gol de la victoria en el primer partido que jugó Javier en el Serie A: un Inter-Vicenza (1-0) disputado el 27 de agosto de 1995. Sin embargo, el futuro de Roberto Carlos y el del albiceleste no iban a estar muy ligados. Mientras que al brasileño le rechazaron por considerarle “demasiado ofensivo”, Zanetti pronto se hizo un hueco en el once titular. Tarea que no resultó nada fácil, pues en aquellos años el lateral derecho lo ocupaba Giuseppe Bergomi, un histórico del club.

Aunque la titularidad no fue lo único que le “robó” Zanetti a Bergomi, pues el pasado 20 de septiembre logró convertirse en el jugador que más veces ha jugado con el Inter, mérito que logró añadir al de extranjero con más partidos en la Serie A. Por ello, ahora en Milán cuando alguien pregunta por Javier Zanetti nadie tiene dudas en afirmar que es la bandera del Inter, algo que dista mucho de cuando llegó a la ciudad en el verano de 1995 como un auténtico desconocido. Un desconocido que a base de trabajo y esfuerzo ha conseguido grabar su nombre en la historia del club

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: