Inicio > Fútbol, Uncategorized > Nigel Spink, el héroe inesperado

Nigel Spink, el héroe inesperado

La vida tiene muchas cosas que se le pueden achacar, pero, para bien o mal, entre ellas no está el ser previsible. Tiene el don de que algo que parecía seguro cambie en cuestión de segundos. Un tiempo que puede tirar por la borda algo en lo que se llevaba trabajando mucho o, al contrario, darnos una grata sorpresa que no nos esperábamos. Entre estas últimas está la aparición de Nigel Spink, que en cuestión de segundos pasó de ser un auténtico desconocido a convertirse en el héroe que llevó al Aston Villa a proclamarse campeón de Europa en 1982.

Hasta ese momento, la vida de Spink apenas había tenido luces y sombras y todo hacía indicar que se iba a quedar, como tantas otras, en el anonimato. Sin embargo, el guardameta había tenido un conato de éxito años antes, cuando con 17 años jugando en el Chelmsford City, trabajo que combinaba con el de aprendiz de albañil, varios ojeadores del Aston Villa se fijaron en él y decidieron abonar unas 40.000 libras para que se incorporara a los “villanos”.

Aun así, la gloria de su fichaje se esfumó tan rápido como un bocadillo en el descanso de un partido. Y es que en Birmingham Spink siempre estuvo a la sombra de Jimmy Rimmer, que lo jugaba todo. Por ello, siempre estaba en segundo plano y así vivió la liga que ganó el Aston Villa al Ipswich Town de Sir Bobby Robson en 1981. Un título que permitió al conjunto inglés jugar la Copa de Europa al año siguiente.

Nigel Spink

En el torneo continental el Aston Villa avanzó con mucho trabajo, pero sin hacer mucho ruido, hasta la final, donde se iba a enfrentar al Bayern de Munich. Los alemanes eran los grandes favoritos para levantar la “orejona”, sobre todo gracias a su espectacular poder ofensivo. Un hecho que se constataba viendo que los tres máximos goleadores de la competición (Hoeness, Rummenigge y Breitner) jugaban en la escuadra alemana. Sin embargo, en la final, que se jugaba en Rotterdam, pronto comenzaron los problemas para el Aston Villa. Y es que a los diez minutos Rimmer se resintió de una lesión que había tenido en su cuello y tuvo que irse al banquillo.

Saltaron las alarmas entonces entres los británicos, pues su sustituto en el terreno de juego era Spink. Un hombre que en los casi cinco años que llevaba en el club apenas había jugado un partido oficial con los villanos y, para más inri, de eso hacía ya dos años y medio. Pues no defendía la portería del Aston Villa desde que lo hiciera en las navidades de 1979 en un partido que se saldó con derrota por 2-1 contra el Nottingham Forrest. ¿Sería capaz de aguantar la presión? ¿Podría estar alguien tan inexperto a la altura de un envite tan grande? Fueron algunas de las preguntas que pasaron por la cabeza de miles de personas en aquellos momentos.

Sin embargo, Spink con una parada tras otra disipó una a una todas las dudas que había puestas en él y logró dejar su portería a cero aquella noche gracias a una actuación antológica. Algo que unido al gol que marcó Peter Withe dio el título al Aston Villa por primera vez en su historia. Y es que si  bien es cierto que la gloria del triunfo siempre suele recaer en los goleadores, nadie en Birmingham dudó en que si aquella noche los villanos se proclamaron como el mejor equipo del Viejo Continente fue gracias a las paradas de un joven portero que hora y media antes llevaba años siendo un perfecto desconocido que esperaba pluma en mano esperando su oportunidad para poder escribir una de las páginas más brillantes de la historia del club.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: