Inicio > Fútbol, Uncategorized > Duckadam, el héroe de Sevilla y el villano de Ceauşescu

Duckadam, el héroe de Sevilla y el villano de Ceauşescu

Cuenta la leyenda que, aún hoy con un equipo que está rescribiendo la historia, si en el Camp Nou o en cualquier rincón de Barcelona hablas de Helmut Duckadam a los culés se les borra la sonrisa y les entra el mayor de los escalofríos. Y es que éste es el nombre del portero rumano que, con una prolífica actuación en la tanda de penalties, evitó que el Barça ganara en 1986 su primera Copa de Europa. Sin embargo, Duckadam no sabía que, paradójicamente, su mejor momento deportivo iba a conllevarle uno de los peores tragos de su vida. 

La historia comienza el siete de mayo de 1986. En esta fecha Barcelona y Steaua de Bucarest disputaban la final dela Copade Europa. Los azulgranas por aquel entonces aún no habían levantado ninguna vez el máximo trofeo continental y estaban obsesionados con su conquista, pues era el único lunar que tenían en su palmarés y el Real Madrid, su eterno rival, era el “rey” de la competición al sumar ya seis entorchados. 

Sin embargo, parecía que aquel día la suerte de los catalanes iba a cambiar. La final se disputaba en Sevilla, en el Sánchez Pizjuán, por lo que las gradas estaban pobladas de seguidores blaugranas y daba la sensación de que se jugaba en casa. Además, el rival de la final, el Steaua de Bucarest, era todo un desconocido en Europa y cuya presencia en el decisivo partido se debía a que la competición entonces no era como ahora. Desde el principio se jugaban eliminatorias y no había ningún condicionante en el sorteo, por lo que, por poner un ejemplo, podía darse, si así lo quería la suerte, un Barça-Milan en la primera ronda.

Comenzó el partido y el Barça no logró plasmar su supuesta superioridad sobre el terreno de juego. Tanto que el Steaua jugó bien sus cartas y consiguió el objetivo que se había planteado desde un principio: que el título se decidiera en la tanda de penalties. Pese a lo arriesgado de la muerte súbita de los lanzamientos desde los once metros, los catalanes estaban confiados en sus posibilidades. No en vano, ya habían eliminado en las semifinales al Goteborg de esa manera. Sin embargo, en ese momento emergió la figura de Duckadam para enterrar todas las opciones azulgranas tras detener los cuatro disparos que le realizaron, algo que no había logrado nadie en ninguna final. 

El guardameta fue considerado entonces como un héroe en Rumanía…y en Madrid, donde más de uno vitoreó las paradas del arquero. De hecho, cuentan las malas lenguas que Ramón Mendoza, por entonces presidente del Real Madrid, estaba tan contento con Duckadam que decidió regalarle un Mercedes como muestra de agradecimiento y que el portero, por cierto, recibió de muy buena gana.

Sin embargo, a Nicolae Ceauşescu, el dictador que regía con mano de hierro Rumanía, no le hizo mucha gracia el regalo. Consideraba que nadie podía ostentar semejante lujo, que claramente representaba al vil mundo capitalista, en su país socialista. Bueno, no matizó que si el propietario de aquel Mercedes hubiera sido él tampoco le habría puesto muchas pegas. La cosa es que Ceauşescu pidió al portero que devolviera el automóvil y éste se negó.

Días después, curiosamente, Duckadam, que contaba con 26 años y estaba en el mejor momento de su carrera, anunció que se retiraba porque sufría trombosis. Sin embargo, pocos creyeron aquello. De hecho, en Rumania se dice de manera extraoficial, ya que el portero nunca lo ha confirmado, que después de que el meta se negara a devolver el Mercedes el Gobierno pensó que su actitud era una ofensa y una osadía, por lo quela Policíabuscó a Duckadam, lo arrestó y le rompió, uno a uno, los dedos que le habían servido para convertirse en un héroe. Y es que la vida del portero nunca más volvió a ser la misma tras aquello. De hecho, tuvo que vender los guantes de la mítica final para conseguir dinero y creó, sin éxito, una escuela de fútbol. Y es que aquella final de Sevilla le cambió la vida en todos sus sentidos.

Categorías:Fútbol, Uncategorized
  1. Carlos
    enero 11, 2012 a las 0:14

    Excelentes estas historias humanas. Enhorabuena. Te invito a participar en los “Premios De paradinha 2012” http://deparadinha.blogspot.com.
    Un saludo.

  2. Coquin
    diciembre 21, 2015 a las 17:54

    Todo esto provocó que este gran portero no jugara la final intercontinental ante el club argentino llamado Riber Plate y con eso, esa humilde escuadra de la divisional B consiga su ÚNICO logro mundial.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: