Inicio > Fútbol, Uncategorized > Gabón salda su deuda con Zambia

Gabón salda su deuda con Zambia

La vida, en ocasiones, suele ser caprichosa. Capaz de convertir un sueño en pesadilla y viceversa. Zambia puede dar buena fe de ello. Hasta este fin de semana hablar de Gabón suponía para cualquier zambiano recordar uno de los peores capítulos de su historia, puesto que fue allí donde en 1993 casi la totalidad de la plantilla zambiana murió debido a un accidente aéreo.La Copa de África de 2012 hahecho que las lágrimas de entonces se sustituyan por alegrías y un hueco en la historia. Y es que Gabón tenía una deuda pendiente con Zambia.

Cuando sucedió la tragedia del 93 los zambianos, en cuanto a términos futbolísticos se refiere, eran unos auténticos desconocidos. Y es que, Copa de África aparte, Zambia sólo se había hecho notar en la gran escena internacional en los Juegos Olímpicos de Seúl 88. Allí se convirtieron en la revelación del torneo tras alcanzar los cuartos de final y haber humillado a Italia con un contundente, a la par de sonrojante, 4-0.

Por ello, su gran objetivo era clasificarse para el Mundial de 1994. Tras una buena ronda clasificatoria, Zambia se jugaba parte de sus opciones contra Senegal. Los africanos cogieron un avión rumbo a Dakar el 27 de abril de 1993. Lo hicieron desde Isla Mauricio, donde habían ganado el anterior domingo al equipo local por 0-3 en un encuentro correspondiente a la fase de clasificación dela Copade África, donde lideraban el Grupo 5, igualados a puntos con Zimbabwe.

Sin embargo, el vuelo no transcurrió con normalidad, ya que el avión en el que viajaba la expedición de Zambia se precipitó al Océano Atlántico poco después de despegar del aeropuerto de Libreville, capital de Gabón, donde había hecho una escala técnica para repostar. Ninguno de los 30 integrantes del aeroplano, 18 de ellos jugadores de Zambia, logró sobrevivir. Los únicos capaces de esquivar a la muerte fueron los tres jugadores de Zambia que jugaban en Europa, que supieron aliarse con la suerte.

Charles Musonda, que militaba en el Anderlecht, no había sido convocado a causa de una grave lesión de la que aún no se había recuperado. Johnson Bwalya, futbolista del FC Bulle, no era un fijo en las convocatorias y entraba y salía de ellas de manera constante. Esta vez el seleccionador Godfrey Chitalu había decidido no contar con él. El último caso, y quizás el más afortunado, fue el del hermano de Johnson, Kalusha, que militaba en el PSV. El jugador si que había sido convocado para el partido en Senagal, pero tenía previsto reunirse con sus compañeros directamente en Dakar puesto que había jugado el domingo anterior en el homenaje a Mario Kempes.

En 2003 un informe de Gabón indicó que el accidente se debió a un fallo en la luz de advertencia y a la fatiga del piloto. Nueve años después Gabón saldó, al menos una parte, de la deuda que tenía con Zambia. Y es que Gabón seguirá siendo parte importante de la historia de Zambia, pero ya no sólo de la negra sino también de la más importante. Aquella que le hubiera gustado escribir al malogrado equipo del 93 y que un terrible accidente truncó.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: