Inicio > Fútbol, Uncategorized > El ‘Burrito’, un ‘loco’ del principio al final

El ‘Burrito’, un ‘loco’ del principio al final

Uno de los jugadores más destacados del fútbol argentino durante las dos últimas décadas ha sido Ariel Ortega, que durante toda su carrera heredó el apodo de ‘Burrito’ de su padre. En la última semana ha anunciado que deja el fútbol tras muchos años sin dejar indiferente a nadie.
Su trayectoria nunca tuvo un término medio, fue una auténtica montaña rusa. Estuvo marcada por la polémica desde el principio hasta el final. Un claro ejemplo de ellos fueron sus primeros pasos en el mundo del fútbol, en el modesto Atlético Ledesma.
Debido a su talento, con sólo 15 años le llamaron para jugar con el primer equipo. El partido en el que iba a debutar el ‘Burrito’ era un encuentro especial, pues era un derby. Además, se daba la peculiar circunstancia de que un empate valía a ambos conjuntos para sus respectivos objetivos. Por lo que decidieron antes de que se jugara el choque amañar unas tablas.

Sin embargo, este acuerdo no llegó a oídos de Ortega, que lo primero que hizo nada más saltar al campo fue ir en busca del gol…y lo encontró. Pese a ello, como se puede imaginar, sus compañeros cuando ocurrió esto más que abrazarle y felicitarle lo que querían era ‘matarle’.
De ahí pasó, a River Plate el equipo en el que estuvo en varias etapas y que podría considerarse como “el gran amor de su vida”. Con el conjunto millonario marcó su primer gol en 1993, aunque no se convirtió en uno de los grandes ídolos del club hasta el 30 de junio de 1994.
En aquella fecha, River visitaba La Bombonera, donde no ganaba desde hacía ocho años. Sin embargo, una sensacional actuación de Ortega, con gol incluído, acabó con el maleficio y tras esa extraordinaria actuación contra el eterno rival se convirtió en uno de los ídolos de la grada.
Ariel abandonó el conjunto platense en el invierno de 1996 para poner rumbo al Valencia, donde nunca logró brillar como lo había hecho en Argentina. Para el recuerdo quedarán sus pugnas con Farinós por tirar los penaltis en el equipo ‘ché’. Cuando se le acercó por primera vez el jugador español para pedirle tirar la pena máxima el ‘Burrito’ no se cortó:  “Salí de acá que te cago a trompadas”.
Después de España puso rumbo a Italia, donde jugó en la Sampdoria y el Parma y donde también dejó detalles de su clase a cuenta gotas. Tanto que un estudió le consideró como uno de los fichajes menos rentables realizados en el fútbol italiano en la década de los 90.
Ello fue en parte a su carácter disperso. Tanto que en una concentración de la selección Marcelo Bielsa reconoció haberse estado comiendo la cabeza para explicarle en cinco minutos algo que se tarda en hacer media hora porque sabía que sino no lo iba a entender.
Tras un breve regreso de nuevo a Argentina y a River, emprendió de nuevo la aventura europea de la mano del Fenerbahçe. Sin embargo, llegó un día en el que se cansó y decidió regresar a su país. La FIFA le sancionó durante un año.  Fue el principio de su final. Sus problemas con el alcohol hicieron el resto.
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: