Inicio > Fútbol, Uncategorized > Opinión: Adiós Mourinho

Opinión: Adiós Mourinho

Florentino Pérez hizo oficial este lunes lo que ya de por sí era un secreto a voces: José Mourinho no seguirá entrenado al Real Madrid la próxima temporada. Toca hacer por tanto un balance de los tres años del luso en el Santiago Bernabéu.

Queda la sensación de que a Mourinho le ha venido grande el club madridista, sobre todo porque no ha logrado entender que en un equipo como el de Chamartín todo el protagonismo no puede recaer en la figura del entrenador. Mou venía de haber triunfado en Chelsea e Inter, donde fue y es considerado un mito.

Su principal error ha sido el de comparar a estas dos escuadras con el Real Madrid. El Chelsea al que llegó era un nuevo rico, un equipo que sólo había levantado trofeos en ocasiones puntuales en su centenaria historia. Por ello, cuando Mourinho logró ganar, talón en blanco de Abramovich mediante, la primera liga del club londinense desde 1955, lógicamente sus hinchas le subieron a los altares rápidamente. Poco importa que los ‘Blues’ hayan conquistado más tarde títulos europeos, en Stamford Bridge sólo le idolatran a él porque podría decirse que fue su primer amor, éste nunca se olvida y el paso del tiempo hace más grande su leyenda.

En el Inter sucedió algo parecido. Llegó a un club grande que vivía más de su glorioso pasado que de su presente por culpa de una merecida fama de ‘pupas’ que se había ganado tras múltiples fracasos. Además, Mourinho llegó a una Serie A en la que Milan y Juventus, los rivales históricos de los neroazzurri, estaban de capa caída porque aún acusaban las consecuencias del Moggigate. Por ello, poco le costó meterse a la afición en su bolsillo. Aunque es verdad que recuperó la gloria europea del Inter, algo que hay que reconocer que tampoco era sencillo.

Ésto fue lo que propició que Florentino Pérez, tan buen gestor económico como nefasto en lo deportivo, le abriera las puertas de un Bernabéu que en 2010 disfrutó más con la eliminación del Barça de Guardiola en Champions frente al Inter que de su propio equipo. Eso también ha marcado el camino de Mou. El Madrid no apostó por una filosofía de juego o un plan deportivo, sino por traer a España la que parecía ser la criptonita culé.

Es más, da la sensación de que sí aquella temporada el Barça hubiera sido eliminado por el Bayern de Múnich, el subcampeón de la Champions en 2010, los madridistas habrían hecho lo posible por contratar a Louis Van Gaal, entonces técnico de los bávaros, desesperados por encontrar la fórmula con la que aniquilar a los catalanes.

Tanto Mourinho como Pérez se han escudado últimamente en que con el luso al mando el Real Madrid ha vuelto a ser un equipo competitivo. Creo que ése es el mínimo exigible para un técnico que ha gastado 162 millones de euros en fichajes. Escudarse en que otros lo hicieron peor es la técnica del mediocre, que una persona suspenda un examen con un 2 no significa que uno que saca un cuatro esté aprobado. Es mejor nota, sí, pero sigue siendo un suspenso al fin y al cabo.

Durante su etapa ha conseguido tres títulos: una Liga, una Copa y una Supercopa. Títulos que han conquistado el 80% de los técnicos que han pasado por el club y ninguno tuvo un sueldo de 12 millones de € ni un presupuesto en fichajes de 162. Además, sólo en una de las tres ligas que ha disputado la compitió realmente. Fue la segunda, ya que en la tercera prácticamente dijo adiós al título en septiembre y en su primer año el Barça salió del Santiago Bernabéu en la jornada 32 con la Liga virtualmente sentenciada al dejar a su máximo rival a ocho puntos.

En el haber de Mourinho queda la Liga de los récords y el haber devuelto la importancia en el club a un trofeo como la Copa del Rey. Cosas un tanto insuficientes, toda vez que a él se le fichó para acabar con un ciclo de títulos del Barça que ha seguido y por la obsesión, que comienza a ser enfermiza, al estilo de lo que fue la séptima,  de no haber levantado la décima.

Además, Mourinho tampoco ha ayudado a que hubiera el mejor ambiente para lograr estos resultados. Deja al madridismo más dividido que nunca después de que él, hábilmente, se hiciera con el favor de los hinchas más simples repitiendo en rueda de prensa lo que más de uno hemos escuchado en boca de un aficionado blanco en un bar tras una derrota del Madrid: los árbitros nos roban, al Barça no hacen más que ayudarle…

Tampoco ayudó la guerra absurda que inició contra Toril, técnico de un filial del que Mou sólo se acordó para que las jóvenes promesas jugaran los minutos de la basura de algún partido intranscendente mientras futbolistas como Mendes, familiar del representante de Mourinho y sin minutos en el Castilla, llegaban a debutar con el primer equipo en Champions. El entrenador luso al principio se agarró a que el filial estaba en Segunda ‘B’ y en que el salto era demasiado grande, pero cuando los hombres de Toril ascendieron a Segunda la situación poco cambió.

Su trato del tema Casillas también le ha acabado condenando al demostrarse que había más de personal en las suplencias del portero que de algo puramente deportivo. Una cosa es optar porque otro meta sea el titular en el Real Madrid, algo totalmente lícito, nadie debe tener el puesto asegurado, pero otra es humillar a tú capitán públicamente.

Mención aparte requiere que durante su etapa en el Real Madrid, Mourinho nunca ha sido capaz de hacer autocrítica. La culpa de los fracasos blancos nunca fue suya, él nunca se equivocó en sus planteamientos. Siempre había algún culpable: árbitros, horarios, calendario, mala actuación de algún jugador, mano negra del Barça, prensa, Casillas, la tristeza de Ronaldo, UNICEF…

Por ello, tanto Real Madrid como Mourinho hacen bien en separar sus caminos. Tres temporadas son demasiado margen para que un proyecto hecho a golpe de talonario le de tiempo a arrancar.  El Bernabéu devora a quién no hace los deberes bien y ser ‘Special’ no te exime de ello. Por ello, adiós Mou…

 

 

PD: No he puesto nada de la prensa porque como ni la prensa ayudó a que Ronaldo marcara al Barça en la final de Copa, ni marcó ninguno de los goles de la Liga de los récords tampoco creo que tenga la culpa de que Pepe no cubriera bien a un tal Lewandowski o Albiol a un tal Falcao, por poner unos ejemplos..

  1. mayo 30, 2013 a las 23:24

    hypertrophic scar removal nhs

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: