Inicio > Fútbol, Uncategorized > Salvatore Sirigu, el jugador al que el asma llevó a triunfar de portero

Salvatore Sirigu, el jugador al que el asma llevó a triunfar de portero

A la hora de hablar de las estrellas del París Saint-Germain (PSG) pocos suelen nombrar a Salvatore Sirigu, pese a que es internacional con Italia y a que llegó al club galo sin los focos y expectación de los Ibrahimovic, Thiago Silva, Beckham, Lucas Moura y compañía.

El fichaje del guardameta fue una apuesta de Leonardo, director deportivo del club, que, debido al buen conocimiento que tenía del fútbol transalpino, no dudó en abonar al Palermo 3,5 millones de euros en el verano de 2011. La operación sorprendió, ya que el equipo francés había fichado a Nicolas Douchez, procedente del Rennes a coste cero, en esa misma época para ser, en principio, el titular.

No fueron así las cosas y Sirigu pronto se convirtió en indiscutible en la meta del PSG con sus paradas. De hecho, a comienzos de 2013 batió el récord de imbatibilidad de 697 minutos de un mito del club como Bernard Lama dejándolo en 949. Y es que la trayectoria de Sirigu, desde joven, siempre ha sido una carrera de fondo marcada por la superación de objetivos, alejado de los focos y halagos que se suelen llevar otro tipo de futbolistas.

Es más, cuando comenzó a jugar ni se le habría pasado por la cabeza que acabaría jugando de portero. Y es que el comenzó de delantero en el colegio Nuestra Señora de Fátima, en su Nuoro natal. Era un ariete bastante prometedor con una gran predilección por tirar las faltas. Sin embargo, su carrera iba a dar un vuelco en un torneo juvenil en el que sufrió un bloqueo respiratorio debido a que padecía asma.

Entonces se dio cuenta que nunca podría mantener el ritmo de sus compañeros. Pese a ello, sus ganas de seguir jugando al fútbol le impedían tirar la toalla. Por este motivo decidió aceptar el consejo que le dio uno de sus entrenadores, que le recomendó que como tenía una gran estatura y unas manos grandes podría retroceder su posición hasta la de portero.

Sirigu le hizo caso y pronto vio como bajo los tres palos también destacaba. Tanto que, tras pasar por varios clubes modestos de Cerdeña, fichó por el Venecia. Equipo este último en el que llegó a dar positivo con 17 años en un control antidóping por un alto nivel de testosterona. Aunque, afortunadamente para él, no llegó a ser sancionado.

Por eso pudo proseguir su carrera y fichar por el Palermo, equipo en el que se le apodó como ‘Walterino’ debido a que muchos vieron en él a un nuevo Walter Zenga, uno de los porteros italianos más importantes de todos los tiempos. Tras completar unas cesiones en el Cremonese y el Ancona, Sirigu se asentó en el primer equipo del Palermo, donde sus grandes actuaciones ayudaron al equipo para clasificarse para Europa y para fichar posteriormente por el PSG, donde sigue brillando con luz propia pese a no tener los focos de otros compañeros suyos y no saber qué hubiera sido de su carrera en el fútbol de no haber sufrido asma.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: