Inicio > Fútbol, Uncategorized > Atlanta 96, el único lunar de Simeone en finales internacionales

Atlanta 96, el único lunar de Simeone en finales internacionales

Argentina Atlanta 96Nadie tiene ninguna duda de que Diego Pablo Simeone es un ganador. Una prueba de ello, y de confianza para la afición del Atlético de Madrid de cara a Lisboa, es que el argentino sólo ha perdido una final internacional de las que ha disputado tanto como entrenador y como jugador. Y es que la final de los. Juegos Olímpicos de Atlanta 96 es su pequeño lunar.

Simeone como jugador ganó las finales de la Copa América (91 y 93), Copa Confederaciones (92), la Artemio Franchi (93) -estas cuatro con la selección de Argentina-, Copa de la UEFA (98) -con el Inter- y Supercopa de Europa (99) -Con la Lazio-.

Como entrenador esta espectacular racha se amplió a los triunfos de la Europa League (2012) y de la Supercopa de Europa (2012). Finales ambas que logró conquistar casi por aplastamiento, ya que las ganó por 3-0 y 4-1, respectivamente.

Por ello, la final de los Juegos Olímpicos de Atlanta 96 es casi el único borrón que tiene el ‘Cholo’ en lo que a finales internacionales se refiere. Para ese torneo, Argentina optó por llevar a Simeone gracias a la regla que permite convocar a tres jugadores mayores de 23 años para el torneo.

La selección albiceleste partía en el torneo junto a Brasil como la máxima favorita para conquistar la medalla de oro. Los argentinos demostraron que el favoritismo no les venía grande eliminando a Estados Unidos – anfitriona del torneo- en la primera fase, goleando a la España de Raúl por 4-0 en los cuartos de final y ganando en las semifinales a la Portugal de Nuno Gomes por 2-0.

En la final el oponente de la Argentina de Simeone fue Nigeria, que llegó contra todo pronóstico al último partido del torneo tras derrotar a Brasil. Esto hizo que todo el mundo pensara que Argentina iba a ganar la final del campeonato casi de calle, ya que se achacaba a Nigeria que el triunfo en semifinales había sido más un golpe de suerte que otra cosa.

Simeone en aquella final fue suplente. Entró en el campo en el minuto 58, cuando el partido marchaba 2-1 a favor de Argentina con el objetivo de dar una mayor solidez al centro del campo y no sufrir mucho ante los ataques nigerianos. No lo logró ya que Amokachi marcó el empate en el 74 y con el tiempo cumplido Amunike hizo el definitivo 3-2 en una lección de como se tira mal un fuera de juego.

Este ha sido hasta la fecha el único borrón de Simeone en una final internacional y espera que el próximo 24 de mayo en la final de la Champions esto siga siendo así.

Categorías:Fútbol, Uncategorized Etiquetas: , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: