Inicio > Fútbol, Uncategorized > Deeney, el goleador que pasó por la cárcel

Deeney, el goleador que pasó por la cárcel

Troy-DeeneyEl Watford de Quique Sánchez Flores es, junto al Leicester City, una de las grandes revelaciones de la Premier League. Uno de los jugadores que mejor representan los valores de superación de este recién ascendido es Troy Deeney, el futbolista que disfruta de la máxima categoría tras haber pasado varios meses en la cárcel.

Deeney es lo que se puede considerar como un auténtico currito del fútbol sin que nadie le haya regalado fácil. No tuvo una infancia fácil y de joven no llegó a ser consciente del rigor que requería ser futbolista profesional. De hecho, de adolescente rechazó hacer unas pruebas con el Aston Villa porque prefirió “estar con unas chicas”.

Sin embargo, pronto se dio cuenta de que la vida fuera del fútbol para alguien sin estudios no es sencilla y luchó por un sueño: regresar al mundo del fútbol. “Cuando iba al trabajo a las 6 de la mañana y llegaba a las 8 de la tarde me dije que si tenía la oportunidad de volver al fútbol profesional cambiarían las cosas. Lo conseguí, y ahora trabajaba de 9 a 2. Hablando con los compañeros me decían que estaban muy cansados de entrenar, yo les decía que ganaban más dinero por menos trabajo que nadie, se de lo que hablo”, declaró recientemente al Daily Mail.

article-2389583-1B3C9865000005DC-85_634x435Por ello, tras pasar por las catacumbas del fútbol inglés, en 2010 el Watford apostó por él y pagó 250.000 euros al Walsall por hacerse con sus servicios. Todo parecía sobre ruedas: se había enganchado al tren del profesionalismo, tenia un buen sueldo, hacía lo que le gustaba. Sin embargo, tal y como le pasó cuando era adolescente, se le fue la cabeza.

En 2012, tras pegar una brutal paliza a un estudiante en Birmingham, fue condenado a diez meses de cárcel. Sus muestras de arrepentimiento provocaron que el delantero únicamente pasara tres meses entre rejas. Un periodo que le hizo abrir los ojos y del que sacó una conclusión: la vida le iba a dar una última oportunidad de triunfar en el mundo del fútbol y, si no la aprovechaba, no iban a pasar más trenes.

“Ir a prisión fue lo mejor que me pudo pasar”, declaró el inglés. Y es que el tocar fondo le hizo ver cuáles habían sido sus fallos: “Los últimos dos años (antes de ser arrestado) creía que era un hombre porque salía a beber e invitada a todo el mundo. Ahora soy más feliz, satisfecho con mi estilo de vida.”

De hecho, asegura que desde entonces únicamente bebe agua y, lo más importante, desde aquel fatídico 2012 su carrera, al igual que la del Watford, que nunca le abandonó y hasta estando en prisión le dio todo su apoyo para recuperarle tanto como jugador como persona, ha ido hacia arriba. Ahora es una de las estrellas de uno de los equipos revelación de la Premier con un claro lema: se puede tocar fondo, pero haciendo autocrítica de tus errores puedes ir hacia arriba de manera imparable.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: