Inicio > Fútbol, Uncategorized > Belfast Celtic, el equipo al que dejaron morir por ser católico

Belfast Celtic, el equipo al que dejaron morir por ser católico

El pasado viernes el Celtic de Glasgow empezó con buen pie su andadura por la actual Liga de Campeones tras imponerse por 0-2 al Linfield norilardés. Un triunfo que sirvió a los escoceses para poner pie y medio en la siguiente ronda y para honrar a un equipo del que ya no muchos se acuerdan: el Belfast Celtic.

Irlanda del Norte vive desde hace unos años un periodo de paz en el que la tiranía del IRA que gobernaba las calles con mano de hierro parece, al menos sobre el papel, haber quedado en el pasado. Un pasado que también arrastra un cadáver deportivo: el Belfast Celtic.

El club norilandés fue fundado en 1891 y lucía una camiseta verde con rayas horizontales, al igual que sus homónimos del Celtic de Glasgow. Una de las señas de identidad de este equipo es que representaba a los católicos nacionalista, algo que en un país de mayoría protestante unionista no sentó nada bien.

De hecho, en gran parte de la sociedad norilandesa no sentó nada bien que el Belfast Celtic se convirtiera pronto en un símbolo del país. Es más, fue el primer equipo de Irlanda del Norte en jugar un partido internacional fuera de su propio país al hacer a principios del siglo XX una gira por la ya extinta Checoslovaquia.

La popularidad del Belfast Celtic llegó a ser tal que en muchos partidos llegó a congregar hasta a 40.000 personas, una cifra inalcanzable hoy en día en cualquier partido de la liga local. Sin embargo, tal y como comentaba antes, en una sociedad formada en su mayoría por protestantes y unionistas no sentaban nada bien sus triunfos.

Es por ello, que los duelos con el Linfield, su eterno rival, se convertían en una batalla en todos los sentidos. Era una especie de Old Firm escocés pero aún más salvaje. Buena muestra de ello fue el histórico partido que protagonizaron ambos equipos en el Boxing Day de 1948 en Windsor Park.

El Belfast Celtic iba ganando el partido hasta que en el último minuto el Linfield logró llevar las tablas al marcador. La locura se desató entre la hinchada del equipo que acaba de lograr la igualada que saltó al terreno de juego a celebrar el empate y a pegar a los jugadores del Celtic.

Sí, has leído bien, a pegar. El defensa Robin Lawler y el portero Kevin McAlinden recibieron heridas graves, pero la peor parte se la llevó el delantero Jimmy Jones, al que pegaron hasta dejaron inconsciente y al que rompieron una pierna. Fuera del estadio también hubo una auténtica cacería contra los hinchas del Celtic y lo peor de todo es que los hechos sucedieron ante la permisiva mirada de la policía local.

Después del partido, todavía con el miedo en el cuerpo, el Belfast Celtic decidió irse a Estados Unidos a realizar una gira. Su etapa por Norteamérica fue la última en la que compitieron como equipo, ya que a su vuelta a Irlanda del Norte la directiva optó porque el equipo dejara de jugar los torneos locales por miedo a que tanto algún jugador como aficionado volviera a sufrir acciones como en las del Boxing Day de 1948.

Con su desaparición dijo adiós un club que ganó 14 ligas y 8 copas. Por ello, el triunfo del Celtic de Glasgow del pasado viernes contra el Linfield no fue una victoria más, fue un homenaje al Belfast Celtic al que aquella sociedad norilandesa no respetó y dejó morir.

Anuncios
Categorías:Fútbol, Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: