Buscar resultados

Keyword: ‘BAYERN’

Cuando Wenger rechazó al Bayern de Múnich

abril 23, 2018 Deja un comentario

No hay ninguna duda de que la noticia más llamativa que nos ha dejado la última semana ha sido el anuncio por parte del Arsenal de que Arsene Wenger ya no entrenará al conjunto londinense la próxima temporada tras haber estado 28 al frente de lo ‘Gunners’. Sin embargo, la historia de amor del alsaciano con el club inglés podría haber sido bien distinta de haber aceptado alguno de los ofrecimientos que recibió por parte del Bayern de Múnich antes de acabar en el Reino Unido.

El primero de ellos se produjo en el verano de 1994. Franz Beckebauer, ya por aquel entonces máximo mandatario del conjunto bávaro, estaba convencido de que Wenger era el técnico ideal para dirigir al Bayern. El galo tenía muy buen cartel en Europa por el buen trabajo que estaba llevando a cabo en el Mónaco desde 1987. Es más, en la temporada 1993/1994 había llevado a los monegascos a alcanzar unas históricas semifinales de la Liga de Campeones.

A Wenger le gustó el proyecto que le presentó el Bayern. Por ello, estaba dispuesto a aceptar la oferta alemana. Sin embargo, había un problema: al entrenador galo todavía le restaba una temporada de contrato con el Mónaco. Wenger habló entonces con el presidente del club del Principado para que le dejara salir rumbo a la Bundesliga. Pese a ello, la respuesta por parte de la entidad fue clara: no podía salir, tenía que respetar su contrato.

Wenger, hombre leal al Mónaco por la confianza que le había dado este último desde 1987, prefirió no entrar en disputas con el club y aceptó resignado el tener que cumplir la temporada que le restaba de contrato, ya que antes de que apareciera el Bayern en escena tenía claro que esa campaña iba a ser la última que iba a estar al frente de los rojiblancos.

El técnico francés admitió esto último, tal y como recoge el libro ‘Arsene Wenger: The Inside Story of Arsenal Under Wenger’: “La primera vez que dije no al Bayern fue cuando estaba en el Mónaco. Me restaba un año de contrato en el Mónaco y no quería ampliarlo, por lo que fui a preguntar al presidente. Ellos me dijeron que no me iban a dejar ir, por lo que respeté mi contrato y dije no”.

Casualidades de la vida, el inicio de aquella temporada por parte del Mónaco no fue el mejor y, cuando los monegascos marchaban en noveno lugar, antes de las navidades, Wenger fue despedido. Sin embargo, esa mala experiencia en la campaña 94/95 no provocó que el Bayern de Múnich se olvidara de él. Más bien todo lo contrario, ya que los alemanes volvieron a ofrecerle ser su entrenador para la campaña 95/96.

“Antes de que se marchara a Japón, Franz Beckenbauer y yo fuimos a Niza a hablar con él (Wenger) y todo parecía muy claro. Pero al final del día él decidió ir mejor a Japón. Nos quedamos muy sorprendidos. De Japón se fue al Arsenal, pero siempre que buscamos un nuevo entrenador para el Bayern siempre teníamos a Wenger presente. Él es una persona seria, muy fuerte y tienen muy buena idea sobre el juego.

A lo largo de los años hemos vuelto a considerarle en algunas ocasiones. Él se ha mantenido muy leal al Arsenal, lo que demuestra un carácter fantástico. Pero sí, es verdad que nosotros le hemos querido para el Bayern en un par de ocasiones”, ha llegado a reconocer Uli Hoeness.

Quién sabe si Wenger hubiera dicho sí entonces al Bayern si el club que hubiera cambiado para siempre habría sido el alemán y no el Arsenal. Nunca lo sabremos.

Anuncios

El día que España jugó contra el Bayern de Múnich

enero 22, 2018 Deja un comentario

No suele ser muy común que las selecciones nacionales jueguen partidos contra clubes. De hecho, este tipo de encuentros son cada vez menos habituales y cuando se celebran tienen un carácter más de puro entrenamiento que de otra cosa. La selección española ha disputado varios de estos partidos. Unos de los más destacados fue el que disputó contra el Bayern de Múnich en el Metropolitano el 17 de mayo de 1962.

España estaba en plena preparación del Mundial de dicho año, que se celebró en Chile, y eligió como último rival antes de viajar a Sudamérica al Bayern de Múnich. El conjunto alemán no era ni mucho menos el potente equipo que conocemos hoy en día, ya que en su palmarés apenas sumaba un entorchado liguero y otro de Copa. Un  botín bastante escaso si vemos la sala de trofeos del conjunto alemán en la actualidad.

Pese a que el Bayern no era muy conocido en la capital, el Metropolitano se llenó para ver el encuentro. “Quizá no había tenido un lleno como el de ayer el estadio Metropolitano en toda la presente temporada. Como en los días de grandes finales, el abrupto aparcamiento que linda con la parte inferior del estadio se atestó hasta el último agujero. No cabía una persona más en las gradas y si no había tres mil espectadores de pie en todos los huecos de las localidades es que somos peor cubicando (¿?) personal que haciendo quinielas, cosa sumamente difícil”, comentaba el diario ABC al día siguiente sobre el ambiente que hubo en las gradas.

El partido tuvo poca historia, ya que España no dio casi opción a su rival, al que arrolló con un contundente 5-1. La primera parte estuvo mucho más igualada que la segunda, ya que la Roja se marchó al descanso con una ventaja mínima (1-0). Sin embargo, en la segunda mitad los españoles fueron un vendaval que únicamente permitieron marcar a su rival a los 81 minutos cuando el partido ya iba 5-0.

Pese a lo abultado del resultado, el Bayern no dejó una mala impresión, tal y como remarcó Mundo Deportivo en su momento: “Digamos rápidamente que el Bayern cumplió en el cometido que se le encargó. Hizo el juego que convenía en un entrenamiento, y sin dar facilidades al contrario, tampoco puede decirse que estuvo muy decidido en impedirlo, pues en todo momento actúo con nobleza, observando sin duda órdenes dadas. Con un gran portero, decidido, valiente y con vista, figuran una defensa buena y un par de medios excelentes. En el ataque se ha podido advertir carencia de remate, lo que no es nuevo en el fútbol centroeuropeo. En resumen, un buen sparring”.

¿Se volverá a repetir algún día el EspañaBayern de Múnich?

La vuelta de Heynckes, sinónimo de año en blanco para el Bayern

octubre 9, 2017 Deja un comentario

Una de las noticias más significativas que nos ha dejado el parón actual de fútbol de clubes ha sido la vuelta de Jupp Heynckes al Bayern de Múnich en sustitución de Carlo Ancelotti, despedido. Los aficionados del conjunto bávaro se relamen pensando en el triplete que logró el técnico alemán con el Bayern en 2013. Sin embargo, la historia señala que siempre que el entrenador germano acudió al club muniqués en una situación similar, la entidad terminó el año en blanco.

La primera vez que Heynckes fichó por el Bayern como apagafuegos, es decir, con la temporada ya iniciada, fue en la temporada 2008-2009. Jürgen Klinsmann fue destituido de su cargo como primer entrenador y la directiva firmó por un contrato temporal hasta al 30 de junio a Jupp con el objetivo de enderezar a un equipo que iba mal en la Bundesliga y que ya había sido eliminado tanto de Champions como de Copa.

Las cuatro victorias logradas en los cinco partidos que dirigió de la Bundesliga fueron insuficientes para evitar el título sorprendente del Wolfsburgo, que acabó líder la temporada con dos puntos por delante del poderoso Bayern que, al menos, logró el objetivo mínimo de sellar su pase para la siguiente Champions de manera directa.

El tercer regreso de Heynckes al banquillo del Bayern fue en la temporada 2011/2012. Louis Van Gaal fue despedido pocos meses antes de que finalizara la campaña 2010/2011 y el conjunto muniqués andaba a la deriva tras un año sin títulos y en el que había dejado muy malas sensaciones.

Sin embargo, la llegada de Jupp al banquillo del Allianz Arena no fue sinónimo de títulos, tal y como también le sucedió cuando dirigió al equipo bávaro desde el inicio en la temporada 1987/1988. El Bayern quedó segundo en la Bundesliga y perdió las finales de Champions y Copa. Heynckes se resarció levantando el triplete la siguiente temporada, pero ya hemos visto que siempre que coge al equipo en una mala situación logra levantarlo pero no lo suficiente como para ganar un título.

El día que el Bayern metió nueve goles al Real Madrid

abril 10, 2017 Deja un comentario

Esta semana vuelve la Liga de Campeones con la ida de los cuartos de final. Uno de los duelos estrella de esta ronda es sin duda el Bayern de Múnich – Real Madrid, por ello en este post vamos a recordar la derrota más sonrojante de los blancos contra los bávaros.

Fue el cinco de agosto de 1980. Aquel día ambos equipos se vieron las caras en un amistoso en Alemania y el Bayern le sacó los colores a su rival endosándole un humillante 9-1. Los germanos fueron una auténtica apisonadora durante todo el choque, especialmente durante la primera parte, ya que se fueron al descanso con un 7-0.

El Bayern dejó de pisar el acelerador en la segunda parte y los merengues maquillaron el marcador con un gol de Cunningham (7-1). Sin embargo, los bávaros no habían dicho su última palabra en el encuentro y le pusieron la guinda a una humillación histórica con dos goles más: uno de Rummenige y otro de Rautianen.

“El resultado es un desastre. No se puede encontrar una explicación. Ni yo mismo, ni ninguno de mis jugadores, pueden aún explicarse cómo nos pudieron meter siete goles en cuarenta y cinco minutos. Era como en una película: cada vez que atacaban nos metían un gol. Y eso que Mariano García Remón salvó dos o tres goles cantados. Lo único que puedo decir son dos cosas. Una, que salimos con cierta precaución a no jugar excesivamente al ataque, pero, por otro lado, los jugadores estaban en el campo demasiado cómodos, muy confiados, casi como si el rival no contase”, señaló Vujadin Boskov, técnico del Madrid en esos momentos.

El entrenador de los blancos también dejó una frase para el recuerdo: “Prefiero perder un partido por nueve goles a nueve por un gol”. En el partido se notó mucho que el Bayern llevaba desde primeros de julio de pretemporada mientras que el Real Madrid había iniciado su preparación a finales de mes.

De hecho, la pretemporada de los germanos fue espectacular, ya que jugaron doce partidos, que ganaron todos, firmando unos números de 91 goles a favor y 12 en contra, lo que supone una media, aproximada, de 7-0 por partido disputado.

El Bayern acabó la temporada ganando la Bundesliga. En tanto, el Real Madrid no ganó ningún título pero llegó, y perdió, la final de la Copa de Europa esa temporada (1-0 vs Liverpool). De todos modos, parece muy difícil que este miércoles se repita el 9-1 del amistoso de 1980.

Barcelona, ciudad maldita para el Bayern

abril 29, 2013 2 comentarios

El pasado martes el Bayern de Múnich dejó muy tocado al Barça. Y es que el 4-0 que endosaron los alemanes a los ‘culés’ dejó a los hombres de Jupp Heynckes más cerca de la ansiada final de la Liga de Campeones. Sin embargo, los azulgranas no deben de tirar la toalla aún.

Primero porque si hay un equipo capaz de lograr una gesta como la de dar la vuelta a una eliminatoria que se da casi imposible son ellos, y segundo porque el Bayern ha sufrido grandes reveses las tres últimas veces que han visitado la capital catalana.

La maldición del conjunto bávaro con Barcelona comenzó en 1999. En aquel año, el conjunto de Múnich alcanzó la final de la Liga de Campeones, que se celebró en el Camp Nou. El rival de los alemanes para levantar la ‘orejona’ fue el Manchester United.

Con el partido ya en el minuto 90, los hinchas del Bayern ya celebraban el triunfo de su equipo, que se imponía por 1-0 y hasta ya hacía los típicos cambios para perder tiempo. Sin embargo, en un tiempo añadido de locura el United logró darle la vuelta al marcador y dejar al Bayern sin ‘Champions’.

Las imágenes de Pierluigi Collina, árbitro del encuentro, tratando de levantar a los jugadores germanos es aún una de las mayores pesadillas que reviven los muniqueses cuando pisan el Camp Nou.

La siguiente vez que el Bayern visitó el coliseo azulgrana fue en 2006, lo hizo para enfrentarse al Barcelona con motivo del torneo Joan Gamper, en el que cada año el Barça se presenta ante su afición. En aquel año los hinchas azulgranas llegaron al delirio al ver como el equipo dirigido por Frank Rijkaard ganaba por 4-0 a los alemanes, resultado que, de repetirse este miércoles, llevaría la eliminatoria a la prórroga.

La última vez que el Bayern visitó el Camp Nou fue en 2009, para enfrentarse al Barça en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. Los ‘culés’ nunca habían ganado a los germanos en la máxima competición continental y acabaron con esta racha a lo grande, puesto que derrotaron al Bayern por 4-0.

Además, Tito Vilanova haría bien en repasar aquel partido, ya que los cuatro tantos azulgranas llegaron en la primera mitad, por lo que la gesta no es ni mucho menos imposible.  Puede que haya quien piense que ésto no son más que puros datos y que es imposible que se de la vuelta a la eliminatoria, pero el Bayern no pernoctará en el Hotel Juan Carlos I, donde lo hizo las tres anteriores ocasiones, por miedo a que la maldición siga viva.

Curiosamente, el Real Madrid enseñó el año pasado el camino de la remontada a los ‘culés’, y es que en la vuelta de las semifinales de la ‘Champions’ de la temporada pasada los blancos marcaron dos goles en 16 minutos. Una media goleadora con la que soñar con la que remontada. Y es que remontar el 4-0 es difícil pero imposible.

“La única batalla que se pierde es la que se abandona”

Cork City, el club que recuperó el romanticismo para ser campeón

octubre 30, 2017 Deja un comentario

Estaremos de acuerdo en que el fútbol moderno cada vez es menos romántico porque cada vez tienen menos peso los aficionados y más el marketing. Por ello, en estas circunstancias cabe destacar lo logrado por el Cork City, un club al que resucitaron sus hinchas para devolverle a lo más alto.

El Cork City fue fundado en 1984 fruto de una fusión en los clubes más importantes de la ciudad. El objetivo era honrar a su localidad notal con un equipo que compitiera por cosas importantes demostrando que la unión hace la fuerza.

Con mucho trabajo y esfuerzo, consiguieron su objetivo y los títulos llegaron a Cork. Los más importantes los campeonatos ligueros logrados en 1993 y 2005. Mención también especial a la eliminatoria que disputaron en la Copa de la UEFA contra el Bayern de Múnich en 1991 en la que plantaron cara al gigante alemán.

Sin embargo, tras levantar la liga en 2005, al Cork City le entraron delirios de grandeza y lo acabó pagando muy caro. El grupo inversor Arkaga quería dar un paso más y empezó a pagar unos sueldos y primas inasumibles para un conjunto irlandés.

De este modo, la deuda del club comenzó a subir como la espuma y la Federación Irlandesa de Fútbol (FAI), después de haber dado varios avisos a la entidad, le retiró la licencia para poder jugar en sus competiciones y el club desapareció en febrero de 2010.

Varios hinchas del club se veían venir un desenlace así de fatídico. Por ello, tiempo antes de la muerte del Cork City, crearon una plataforma denominada como FORAS (Friends Of the Rebel Army Society). Estos últimos se pusieron manos a la obra para recaudar dinero con el objetivo de recuperar los derechos del Cork City y fundaron una cooperativa.

Tras lograr el milagro de recuperar todos los derechos del City, FORAS se puso con otro milagro: revivir al club en competición oficial. A falta de nueve días para iniciarse la segunda división, consiguieron que la FAI les diera la licencia para poder participar en la categoría de plata.

Parecía imposible que la cooperativa lograra hacer una plantilla en ese tiempo, pero lo lograron y el equipo firmó un brillante sexto puesto en su primer año bajo mandato exclusivo de la cooperativa formada por hinchas del club. La cosa no quedó ahí, pues en 2011 obtuvieron el ascenso a la Premier League de Irlanda.

Con la idea de llevar un consumo responsable y no gastar el dinero que no se tiene, el Cork City nuevamente obró otro milagro y peleó por los primeros puestos del torneo.  De hecho, en 2014 tuvo en su mano ganar su tercer entorchado liguero, pero lo perdió en la última jornada a favor del Dundalk.

Esto último dejó algo tocado al Cork, pero si hay algo que ha demostrado el club irlandés en estos últimos años es que nunca se rinde y volvió a levantarse. En 2016 conquistó la Copa y en 2017, basándose especialmente en un espectacular inicio liguero, han conseguido levantar la Premier League. Todo un orgullo para sus hinchas, que gracias a su gestión han logrado revivir un club que estaba muerto.

“Somos realistas y sabemos que nuestro éxito ha sido posible porque el fútbol irlandés no mueve las cantidades de dinero que se manejan en otros países; seguramente en otro tipo de estructuras hubiera sido mucho más complicado. Dicho esto, estamos convencidos que hay aspectos de nuestra forma de trabajar que pueden inspirar a otra gente y hacerles ver que darle voz y voto a los socios no está reñido con tener alegrías en el campo”, relataba Niamh O’Mahony, aficionada del Cork City FC y miembro del SD Europe (plataforma que proporciona herramientas a todos los clubes europeos gestionados por sus socios) en una entrevista concedida recientemente a la web de Marcador Internacional.

El próximo sábado jugarán contra el Dundalk la final de Copa. ¿Pondrán la guinda a una maravillosa temporada?

La crisis del fútbol holandés

septiembre 25, 2017 Deja un comentario

Holanda desde que revolucionara el fútbol el pasado siglo con el fútbol de la Naranja Mecánica o el Ajax de Johan Cruyff, por poner un par de ejemplos, ha sido un referente en cuanto a estilo de juego y calidad. Por ello, sorprende la alarmante crisis que pasa tanto a nivel de clubes como de selección.

El conjunto nacional desde que acabara tercero en el Mundial de Brasil, en el que dejó para el recuerdo importantes triunfos contra equipos como España o la propia anfitriona, no ha levantado cabeza debido a que no ha sabido encontrar reemplazo a la generación de los Arjen Robben, Wesley Sneijder y compañía.

De hecho, ya se quedaron fuera de la última Eurocopa pese a que el torneo amplió el número de equipos participantes pasando de 24 a 32 plazas. Un hecho que provocó que selecciones como las de Hungría, Gales, Irlanda del Norte o Islandia, que llevaban mucho o no se habían asomado nunca a una fase final, lograran el billete para Francia 2016.

Sin embargo, Holanda no pudo aprovechar esta circunstancia tras quedar cuarta de su grupo. Una cuesta abajo que está evidenciando de nuevo en la clasificación para el Mundial de Rusia. Los tulipanes son actualmente terceros en su grupo y si bien no tienen muy lejos la primer y segunda plaza, cuatro y tres puntos respectivamente, da la sensación de que los tulipanes han llegado vivos a estas dos últimas jornadas es más por deméritos de sus rivales que por méritos propios.

Antes era habitual ver a los mejores jugadores holandeses en clubes punteros europeos, algo que ha dejado de suceder en los últimos años. Del último once que sacaron en partido oficial solo cuatro de ellos puede decirse que jueguen clubes top europeos y, aun así, podría decirse que es un dato algo engañoso.

Jasper Cillessen es suplente en el Barcelona, Arjen Robben, pese a seguir disfrutando de minutos en el Bayern, está en la recta final de su carrera y ni Daley Blind (Manchester United) ni Georginio Wijnaldum (Liverpool) son considerados como futbolistas top.

La cantera holandesa sigue sacando jugadores pero mucha prensa especializada considera que la razón por la que ya no salen generaciones tan brillantes de futbolistas puede ser debido a que los clubes neerlandeses cuando juegan Europa lo hacen de manera diferente a cuando lo hacen a nivel local y eso les hace perder competitividad.

Lo peor de todo es que esa traición al estilo en las competiciones continentales tampoco se ha convertido en buenos resultados. El subcampeonato del Ajax en la última Europa League no ha sido más que un mero espejismo. De hecho, para la temporada que acaba de empezar únicamente tienen dos representantes en las fases de grupos: Feyenoord (Liga de Campeones) y Vitesse (Europa League).

Ambos accedieron a la liguilla de manera directa salvándose de unas fases previas que este verano han sido especialmente crueles con los equipos de la Eredivisie. El Ajax fue eliminado primero en la penúltima ronda de la previa de la Champions por el Niza, que le hizo jugar una previa de la Europa League contra un Rosenborg que le hizo morder el polvo.

El PSV, el equipo holandés más regular en lo que se refiere a participaciones europeas en los últimos años, dijo adiós a las competiciones continentales por esta temporada un 3 de agosto tras haber sido incapaz de superar al Rijeka en ninguno de los dos partidos que les enfrentaron (1-0 y 0-1). El equipo de Eindhoven no se quedaba sin disputar una fase grupos de un torneo europeo, o una ronda ya en el mes de septiembre, desde la temporada 73/74.

El Utrecht, por su parte, vio se ahogó cuando ya atisbaba la orilla en su clasificación para la Europa League después de caer en la prórroga contra el Zenit de San Petersburgo de Roberto Mancini después de haber superado antes, no sin su debido sufrimiento, dos rondas previas.

Unos resultados que ponen en evidencia una crisis que, lo peor de todo, de la que no se vislumbra su fin a corto plazo.

AC Pisa, una defensa de primera y una delantera de tercera

marzo 27, 2017 Deja un comentario

Se suele decir que todos los grandes equipos se empiezan a construir desde atrás, ya que un equipo que se suele mostrar sólido en defensa no suele dejar escapar muchos puntos. La excepción que confirma la regla es el AC Pisa, uno de los equipos que menos goles encaja en toda Europa pero que menos rentabiliza su solidez defensiva.

Y es que contabilizando la primera y segunda categoría de las mejores competiciones europeas (España, Inglaterra, Alemania, Italia, Francia y Portugal), únicamente Juventus, Bayern de Múnich, Oporto y Benfica muestran unos números defensivos mejores a los que promedia el AC Pisa.

El conjunto transalpino ha encajado 22 goles en los 32 partidos que ha disputado hasta la fecha, por lo que promedia una media de 0,67 tantos en contra por partido. Sus números son especialmente espectaculares en casa, ya que en 15 encuentros únicamente ha tenido que sacar en seis ocasiones el balón del fondo de sus redes.

Sus números como visitante, en cambio, son más terrenales, pues ha recibido 16 goles en 17 choques. Con esos números cualquiera pensaría que el AC Pisa debería estar luchando en la zona noble de la tabla. Sin embargo, los Torri actualmente están en el penúltimo lugar de la clasificación debido a que todo lo que ganan con su sólida defensa lo pierden con un ataque al que le cuesta horrores hacer gol.

De hecho, el AC Pisa únicamente ha marcado 19 goles en toda la temporada, que se reparten en los ocho que ha hecho en casa y los once que ha materializado fuera. De esta manera, los Torri no han podido escalar muchas posiciones en la tabla debido a que han sumado hasta la fecha 17 empates, seis victorias y nueve derrotas.

El técnico del Pisa es Genaro Gattusso, que como jugador nunca destacó precisamente por ser un prodigio en ataque, más bien todo lo contrario. Pese a ello, los Torri tienen únicamente a tres puntos los puestos que otorgan la permanencia, gran objetivo del club para este curso. Tendrán que afinar puntería en ataque, ya que están perdiendo con un ataque de tercera todo lo que ganan con una defensa de primera.

Categorías:Fútbol, Uncategorized Etiquetas: , ,

Los insultos y amenazas del último Real Madrid – Napoli

febrero 13, 2017 Deja un comentario

napoles_maradonaEsta semana regresa, al fin, la Liga de Campeones con los duelos de ida de octavos de final. Entre ellos destaca el que disputarán el próximo miércoles en el Santiago Bernabéu Real Madrid y Napoli. Un duelo que estuvo repleto de tensión, insultos y amenazas la última vez que se vieron las caras ambos equipos en la máxima competición continental.

Fue en la temporada 87/88. Por aquel entonces, la Copa de Europa, aún no había sido bautizada como Liga de Campeones, únicamente la disputaban los campeones de liga y el formato de competición era de eliminatoria directa con un sorteo sin condicionantes. Vamos, igualito que ahora.

Esto provocó que en la diosa fortuna deparara en la primera eliminatoria un Real Madrid – Napoli o lo que era lo mismo: el campeón de España contra el de Italia y el que perdiera decía adiós a Europa en septiembre. La ida se disputó en el Santiago Bernabéu el 16 de septiembre de 1987 en un partido que aún se recuerda entre los blancos debido a que se tuvo que disputar sin público, a puerta cerrada, debido a que la UEFA había sancionado al Madrid por los incidentes sucedidos en la temporada anterior contra el Bayern de Múnich con el ‘loco del Bernabéu’ como protagonista.

En la previa del partido, Diego Armando Maradona se mostró muy molesto cuando la prensa le preguntó si el Napoli tenía miedo a jugar en Chamartín, que iba a cumplir su partido número 100 en competición continental:  “Ni Maradona ni el Nápoles tienen miedo a nadie. Parece ser que alguien le está faltando el respeto al Nápoles, y nosotros no somos ni el Sporting ni el Zaragoza. El Nápoles es el actual campeón de la Liga y la Copa de Italia”.

El partido, tal y como relataron los periodistas que cubrieron el partido, resultó muy tenso y duro. De ahí que, debido a que no había ruido ambiental, se pudiera escuchar los comentarios que se hicieron los jugadores unos a otros en el terreno de juego. “A ése habría que partirle la cabeza” o “en Nápoles nos veremos”  fueron algunas de las perlas más suaves que se dijeron los futbolistas. Es más, las crónicas posteriores al partido desvelan que los futbolistas llegaron a cruzarse salivazos en pleno túnel de vestuarios.

De hecho, Salvatore Bagni, se quejó después del encuentro que Leo Beenhakker, técnico de los blancos, le insultó a él y al resto de jugadores del conjunto italiano: “Beenhakker me ha llamado mafioso, a mí y a todos mis compañeros”.

Todo esto provocó que para el partido de vuelta hasta Maradona tuviera que pedir calma a sus propios aficionados debido al ambiente de tensión que se había originado y que provocó que el Real Madrid tuviera en Italia casi la misma seguridad que un jefe de estado. Pero esa es otra historia que, quizás, sea mejor recordar más adelante y ahora nos toque disfrutar del partido de este miércoles.

Schweinsteiger, el esquiador que se dedicó al fútbol

agosto 29, 2016 Deja un comentario

SchweinsteigerEl verano de 2016 no ha sido el mejor para Bastian Schweinsteiger. Repudiado por Jose Mourinho en el Manchester United, también dejó la selección alemana, con la que no pudo ganar la Eurocopa de Francia. Es por ello que, quizás, en los últimos meses haya pensado que podía estar mejor de esquiador que de futbolista.

No hay que olvidar que, años atrás, la carrera de Bastian parecía más encaminada a ser esquiador que futbolista. De hecho, el futbolista germano nació en un ambiente propicio para ello.

Creció en Oberaudorf, un pueblo en las laderas de los Alpes en las que lo más redondo que había eran las bolas de nieve. Por ello, los esquíes se convirtieron pronto en su mejor amigo. De hecho, se hinchó a ganar carreras y campeonatos.

En algunas de ellas tuvo como rival a Felix Neureuther, un esquiador alemán que ha llegado a ser profesional y competir en los Juegos Olímpicos de invierno pero que nunca pudo derrotar a Schweinsteiger en una competición.

La vida de Bastian iba pues encaminada a ser esquiador hasta que unos millonarios se instalaron en Oberaudorf y decidieron crear un campo de fútbol en el pueblo. Ahí fue donde le inocularon el ‘veneno’ del balón.

Schweinsteiger comenzó a jugar, y destacar, en el Rosenheim. Algo que compaginó con los esquíes hasta que de preadolescente el Bayern se cruzó en su camino. El equipo muniqués le hizo una oferta para incorporarse a sus equipos inferiores, pero había una condición: tenía que dejar esquíes.

Tras mucho pensarlo, decidió apostar por el fútbol. No hay duda que no se equivocó, aunque también es verdad que tras un verano como el actual quizás en algún momento haya pensado que, quizás, habría llevado una vida más tranquila de esquiador.