Resultados de la búsqueda

Keyword: ‘JUVENTUS’

Barcelona – Juventus, la revancha de Luis Enrique

Luis Enrique JuventusBarcelona y Juventus van a protagonizar el próximo seis de junio la final de la Liga de Campeones. El partido será especial para Luis Enrique, ya que lo afrontará con la ilusión de ganar su primera Champions como entrenador y las ganas de revancha que tiene al conjunto italiano desde el año 2003.

Se da la curiosa circunstancia de que el último encuentro de la máxima competición continental que disputó el asturiano como jugador fue un partido contra la ‘Vecchia Signora’ en 2003 y las sensaciones que le dejó dicho encuentro no fueron las mejores.

Fue el 22 de abril de 2003 en un partido que correspondió a la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones. Tras haber empatado a uno 15 días antes en Delle Alpi, los azulgranas afrontaban el partido de vuelta con el favoritismo que les daba el jugársela en casa tras haber logrado un resultado positivo en la ida.

Además, el Barça se jugaba casi toda su temporada en dicho partido. Eliminados de la Copa y en Liga con su peor clasificación en décadas, los azulgranas se agarraban a la Champions como vía de escape a una nefasta temporada y como oportunidad de acabar con una sequía de cuatro largos años sin títulos.

En aquel Barcelona Luis Enrique era una pieza importante. El asturiano, que ya enfilaba el final de su carrera, acababa de salir de una lesión y, precisamente, disputó sus primeros minutos tras su recuperación en Italia contra la Juve.

La recuperación de Lucho había dado un nuevo aire a un Barça que por aquel entonces andaba medio deprimido. El signo más claro de ello era la autoestima que habían recuperado los catalanes tras empatar a uno en el Santiago Bernabéu contra el Real Madrid de los ‘galácticos’ tras un gol del propio Luis Enrique.

Luis Enrique JuventusSe las prometían felices los azulgranas para el partido contra la Juventus, y eso que los italianos contaban con un auténtico equipazo: Buffon, Montero, Nedved, Del Piero, Thuram… El Camp Nou cumplió con su parte aquel día llenando el estadio y dejando de lado las penas de la Liga para animar a los suyos sin condiciones.

Sin embargo, al Barça, que hasta entonces en aquella temporada en Europa parecía tener cierto duende, se le vio desde un principio que le iba a costar mucho más de lo que se pensaba meterse en semis. En la primera parte, de hecho, Luis Enrique falló una de las ocasiones más claras del partido cuando, tras quedarse solo ante Buffon, tiró el balón fuera de manera incomprensible.

El que perdona lo paga y mucho más si tienes delante a un equipo italiano. La Juventus se adelantó en el partido al comienzo de la segunda mitad con un tanto de Nedved. Sin embargo, el Barça reaccionó pronto y en menos de diez minutos Xavi devolvió las tablas al marcador.

La expulsión de Davids en el minuto 79 pareció poner todo de cara para el Barcelona. Nada más lejos de la realidad, el Barça entonces, como había sucedido a lo largo de todo el partido, se estrelló una y otra vez contra una defensa muy bien plantada y, cuando lograba evitarla, era Buffon el que se erigía como ogro de los culés.

Así cuando el partido comenzada a tener aroma a penaltis, Zalayeta, con un remate certero en el área pequeña, dio la puntilla al Barça haciendo el definitivo 1-2. Fue el último partido de Champions de Luis Enrique como jugador, ya que, aunque jugó una temporada más en el Barça, la siguiente temporada los azulgranas disputaron la Copa de la UEFA.

“Sólo he visto un equipo en el campo, pero no pasa el que más lo merece sino el que más goles marca”, declaró Luis Enrique al final del partido. Además, el asturiano se lamentó de la ocasión que falló con 0-0 en el marcador: “Fue la más clara de todas. Cuando ya había hecho loo más difícil y casi estaba dentro, me confié y fallé”. Por ello, Luis Enrique tendrá el próximo seis de junio ganas de revancha, seguro que le habría tener una mejor despedida de la Champions como jugador que aquel encuentro de 2003 contra la Juventus.

El día en el que la Juventus conoció a Leo Messi

messi juventus 2005La final de la Liga de Campeones esta temporada nos va a deparar un Barcelona vs Juventus. Por ello, en las siguientes semanas vamos a dedicar los post del blog a historias especiales que han rodeado os duelos entre culés y bianconeri.

Comenzamos recordando un duelo que, aunque se tratara de un amistoso, sirvió para que tanto la Juventus como el mundo se dieran cuenta de que el Barça tenía un diamante entre sus filas: Leo Messi.

El partido se disputó el 24 de agosto de 2005, cuando los azulgranas decidieron invitar al conjunto italiano a disputar el trofeo Joan Gamper. Pese a la entidad del rival, Frank Rijkaard, el entrenador de los catalanes en aquella época, sorprendió alineando en aquel partido de titular a un joven de 18 años del filial: Leo Messi.

La apuesta le salió redonda al holandés, ya que el joven argentino volvió loca a la experimentada defensa de la ‘Vecchia Signora’. Tanto, que cuando Rijkaard decidió cambiar a Messi, el Camp Nou aplaudió a rabiar a ese joven semidesconocido, al que por entonces sólo se le conocía por haber marcado un gol al Albacete, que tan bien había jugado contra el campeón del  Serie A.

Los hinchas no fueron los únicos que quedaron alucinados con la ‘Pulga’. Fabio Capello, el entrenador de la Juve por aquel entonces, también quedó maravillado con el juego del delantero. “Lo había visto con la selección juvenil argentina y ya me pareció un gran jugador. Pero otra cosa es verlo en este estadio, con esta camiseta, ante tanta gente. Nunca había visto un jugador de tanta calidad”, señaló el italiano tras el encuentro.

La cosa no quedó ahí, ya que, años más tarde, en una entrevista en la Cadena SER, el propio Capello reconoció que esa misma noche pidió a Rijkaard que le cediera a Messi para la Juventus: “En un momento en el que el juego estaba parado me aproximé a Frank Rijkaard y le dije: ‘Vosotros no podéis ponerlo porque tenéis tres extranjeros, ¿por qué no me lo prestas para la Juventus durante un año y que luego vuelva con vosotros?’. Rijkaard me contestó: ‘Vamos a aclarar la situación en tres o cuatro meses y por eso no puedo hacerlo’. Por esa razón tardó Messi en debutar. Yo conocía el valor de mis laterales y cuando vi a Messi jugar entendí que era un ‘extra jugador’. Vi que Messi puede hacer cosas que a otros no se les ocurre”.

Por este motivo, abajo reproducimos de manera íntegra dicho partido. ¡A disfrutar!

Barcelona 2: Valdés (Jorquera, min.46), Gabri (Belletti, min.75), Puyol, Oleguer (Edmílson, min.46), Van Bronckhorst, Márquez, Van Bommel, Iniesta (Eto’o, min.68), Leo Messi (Giuly, min.90), Ronaldinho (Deco, min.46) y Larsson (Maxi López, min.86).

Juventus 2: Abbiati, Zebina (Balzaretti, min.46), Kovac, Cannavaro, Pessotto (Zalayeta, min.87), Camoranesi (Olivera, min.80), Vieira, Giannichedda, Chiellini (Blasi, min.46), Del Piero (Mutu, min.46) e Ibrahimovic (Trezeguet, min.46).

Goles: 0-1, min.11: Del Piero, de penalti. 1-1, min.67: Iniesta. 2-1, min.70: Van Bronckhorst. 2-2, min.79: Trezeguet, de penalti.

La Juventus reincidente: el penalty a Ronaldo y el Scudetto del 98

Durante la pasada semana no se ha habló de otra cosa en Italia: el balón que sacó desde dentro de su portería Buffon en el Milan-Juve pero que el árbitro no estimó, para asombro de todos, como gol. El tanto habría supuesto el momentáneo 2-0 y hubiera dejado al Milan en clara posición de ventaja para ganar el Scudetto. Sin embargo, el gol no subió al marcador,la Juve logró empatar en la segunda mitad y ahora son ellos los claros favoritos para ganar el título. Este capítulo resucitó otro ya antiguo, cuando en un Juventus-Inter de la temporada 97/98 un nuevo error clamoroso del árbitro puso la liga italiana en bandeja para la Vecchia Signora. 

Corría el 26 de abril de 1998, Juventus e Inter se iban a ver las caras en Delle Alpi cuando apenas restaban cuatro jornadas para el final del campeonato. Los bianconeri lideraban la tabla por un punto de ventaja con respecto a los neroazzurri tras una temporada en la que ambos estaban manteniendo un mano a mano espectacular. El partido era, por tanto, casi decisivo para el devenir del título. 

La Juve fue la que comenzó dominando el choque, tanto que una genialidad de Alex del Piero puso al equipo entrenado entonces por Marcello Lippi por delante en el marcador en el minuto 21. Sin embargo, el Inter supo sobreponerse al golpe y reaccionó como mejor sabía: buscando la portería contraria. Justo cuando más parecía que estaba el empate visitante, más o menos por el minuto 70, Ronaldo se internó dentro del área local dispuesto a batir a Peruzzi. No lo pudo hacer porque Iuliano le salió como una exhalación y le derribó en lo que era un claro penalty.

Sin embargo, para sorpresa de todos, el árbitro Piero Ceccarini no señaló la pena máxima y dejó que siguiera el juego. Tanto que mientras los jugadores del Inter prácticamente se tiraban de los pelos porque no entendían lo que acababan de ver,la Juventus montó un rápido contragolpe que acabó en penalty sobre Del Piero, que esta vez si que señaló Ceccarini.

Cuando sucedió esto los interistas fueron todos prácticamente a comerse al árbitro, quien decidió expulsar a Gigi Simoni, técnico de los neroazzurri, por saltar al campo a protestar. “¡Avergüéncese! ¡Avergüéncese por ser capaz de hacer algo así!”, le gritó Simoni mientras enfilaba el camino de los vestuarios. El partido prosiguió y Del Piero falló el penalty. Dio igual, el Inter estaba desquiciado pensando en el penalty de Ronaldo y deambuló los últimos minutos de cuerpo presente pero de mente ausente. Una muestra de ello fue Ze Elías, que dejó a los milaneses con 10 por pegar un codazo fruto de la desesperación. Así el partido acabó con 1-0.

“Claro que estoy contento, ¿por qué no habría de estarlo?”, dijo Ceccarini cuando abandonaba el estadio y era preguntado por los periodistas por la polémica jugada que había marcado el partido. La opinión de Ronaldo difería de la del árbitro: “Ha sido un auténtico robo. Me da igual si me sancionan pero es que ha sido una vergüenza.  Sólo el árbitro no ha visto el penalti que me han hecho. Me siento triste, muy triste, porque un partido así no lo tendría que haber decidido nunca el árbitro. El campeonato está adulterado”. Massimo Moratti, presidente del Inter, también habló en la misma línea: “Que no me tomen más el pelo. Ha sido un auténtico robo, a un nivel de ridículo total. Mejor que el campeonato acabe aquí porque no tenemos ganas de que se sigan riendo de nosotros. No creo que haya una mano directa dela Juventus, son los árbitros, que se empeñan en favorecer al cuadro juventino. Mejor no jugar más, así nos evitamos esfuerzo”.

A la Federación no le tembló el pulso y sancionó con tres partidos, todo lo que quedaba de campeonato, a Simoni y Zamorano y con dos a Ronaldo y Ze Elías. Ahí se acabó el Scudetto, pues el Inter acusó el golpe en lo psicológico y no se supo reponer del golpe sufrido en Delle Alpi.La Juventus conquistó el título en la última jornada, pero todos sabían que donde realmente había quedado sentenciado fue contra el Inter.

Tiempo más tarde, Ceccarini reconoció su error: “Sobre Ronaldo me equivoqué”. Demasiado tarde para el Inter, demasiado tarde para Simoni. “El penaty me privó de la oportunidad de estar diez años seguidos entrenando en una grande”, dijo el técnico en 2009 en una entrevista concedida al programa Fiebre Maldini.

El largo peregrinaje hacia el Juventus Stadium

septiembre 12, 2011 1 comentario

Después varios años de sin sabores, en los que incluso llegaron a ser relegados a la Serie B, la Juventus esta semana, al fin, tenía un motivo para sacar pecho delante de todo el mundo: su nuevo estadio. Y es que lo bianconeri celebraron por todo lo alto la inauguración de su nueva casa porque esperan que éste sea su campo definitivo tras una historia de cambios de estadio.

En los primeros años de su historia, cuando el fútbol no era más que un juego que se iba extendiendo como si de una fiebre se tratara por toda Europa, sobre todo el sur, la Vecchia Signora jugó sus primeros encuentros en dos parques:  en el de Valentino en 1897 y en el de la Citadella en 1898.

De ahí pasó a jugar al estadio de Piazza D’ Armi, uno de los primeros que se construyó en Italia y que pasó a la historia por acoger el primer partido de un equipo transalpino con uno extranjero: el Juventus- Montriond. Sin embargo, los éxitos y relevancia que comenzaban a tener los biaconeri provocaron que a partir de 1905 comenzaran a jugar en el velódromo del rey Umberto I, que había sido adquirido por el presidente del club: Alfred Dick. El mandamás de la entidad, además, levantó una tribuna para que se pudieran sentar los espectadores, ya que hasta entonces todos veían el partido de pie.

Sin embargo, en 1906 los directivos del club se enfrentaron a Dick y le echaron de la Juventus con la consecuencia que ello traía: tenían que dejar de jugar en el velódromo. Por ello, regresaron a Piazza d’armi, donde estuvieron hasta 1908. Después de esa fecha se mudaron al Corso Sebastopoli, que se puede considerar como el primer estadio realmente de fútbol en el que jugó la Juve. Podía albergar a 10.000 espectadores y estaba construido en madera. Esa fue su casa durante 14 años, hasta que se trasladaron a Corso Marsiglia. El fútbol cada día causaba más expectación y, por esta razón, se construyó este estadio que tenía una capacidad para 15.000 espectadores. Este campo además destacó por otras dos razones: fue el primer campo italiano que se hizo con cemento y tenía postes de iluminación para poder jugar por las noches.

La causa por la que se instalaron los focos es bastante curiosa. Mosca, un jugador el conjunto turinés, cursaba medicina en la universidad y sus horas en la facultad con los libros sólo le permitían jugar por las noches. Por ello, llegó a un acuerdo con el presidente, Edoardo Agnelli, para que pusiera luz al campo. En 1933, la Juventus se marchó a jugar al Stadio Comunale, construido para albergar partidos del Mundial de 1934. Sin embargo, el dar el paso del cambio al Comunale le costó darlo a la Vecchia Signora. La razón era que el Comunale era un campo de hierba y la Juve hasta entonces había jugado en campos de tierra y los técnicos entendían que un cambio tan brusco podría afectar en su juego. Por ello, primero lo utilizaban sólo para entrenarse y el 29 de junio de 1993 jugaron su primer partido oficial allí: un Juve-Ujpest correspondiente a la Copa de Europa y que presenciaron cerca de 22000 espectadores.

Los bianconeri cambiaron de estadio en 1990, cuando pasaron a jugar en Delle Alpi, un campo enorme construido con motivo del Mundial de aquel año. El campo fue propiedad del ayuntamiento hasta el 2003, cuando los entes municipales se lo cedieron a la Juve por 99 años. La Vecchia Signora, sin embargo, no acababa de estar cómoda en este campo. La pista de atletismo lo hacía demasiado frío y normalmente solía estar medio vació. Ante esta situación en 2006 los dirigentes del club tomaron una decisión drástica: demolerlo y levantar un nuevo estadio sobre él. Mientras se construía la Juve regresó al Comunale, remodelado con motivo de los Juego Olímpicos de invierno de 2006, así hasta hoy en el que presumen del nuevo Juventus Stadium.

La maldición del Celta en cuartos de final

abril 17, 2017 Deja un comentario

El próximo jueves el Celta de Vigo tendrá la oportunidad de meterse por primera vez en su historia en las semifinales de un gran torneo europeo, ya que en su día alcanzó esta fase en un torneo menor como la Intertoto, si hace valer el 3-2 que logró en la ida contra el Genk. Una ronda que, hasta la fecha, parece maldita para los gallegos.

Y es que el conjunto vigués ha jugado en hasta tres ocasiones los cuartos de final de la segunda competición continental y en todas ellas resultó eliminado. La primera de ellas fue en 1999. El Celta alcanzó los cuartos de final de la Copa de la UEFA tras una sobresaliente competición en la que había dejado en la cuneta a rivales de entidad como Aston Villa o Liverpool.

El rival al que se enfrentaron en su camino a las semifinales fue el Olympique de Marsella, que contaba en sus filas con varios campeones del mundo como Laurent Blanc y Robert Pires. El Celta cayó por la mínima en la ida. Sin embargo, el 2-1 cosechado en el Velodrome hizo ser optimista a los hombres entrenados en aquel momento por Víctor Fernández, que sabían que con una victoria en casa por 1-0 darían la puntilla a su rival.

Los celestes los intentaron por todos los caminos en Balaídos. Sin embargo, el Olympique se mostró intratable en defensa y resistió de manera estoica todos los ataques de su rival para acabar firmando un 0-0 que acabó con el sueño vigués de seguir haciendo historia en Europa.

Pese a ello, aquel Celta era un equipo que no se rendía fácilmente y lo volvió a intentar la campaña siguiente. Los gallegos, tras sendas exhibiciones contra Juventus y Benfica, se plantaron de nuevo en los cuartos de final de la Copa de la UEFA dejando claro que volvían a tener hambre de título.

Su rival en cuartos nuevamente volvió a ser francés, en esta ocasión se trató del Lens. La ida en Balaídos acabó 0-0 después de que el Celta se viera incapaz de superar el cerrojo que puso su adversario. En el partido de vuelta todo parecía de cara cuando Revivo adelantó a los celestes a los 55 minutos de juego con un gran lanzamiento de falta. Sin embargo, cuando lo tenían todo de cara, los gallegos, de manera inesperada, se hicieron un harakiri y se dejaron remontar en 10 minutos (2-1) para volver a dejar en la cuneta todas sus opciones europeas.

La última vez que el Celta jugó los cuartos de final de la Copa de la UEFA fue en la temporada 2000-2001. En esta ocasión su rival no fue francés, sino español, en concreto el Barcelona. En la ida el Barcelona llegó a ponerse 2-0, pero el 2-1 final provocó que el Celta afrontara la vuelta confiado en que podía dar la vuelta a la eliminatoria en Balaídos.

Sin embargo, tal y como pasó en 1999, los vigueses se vieron incapaces de acceder a semifinales tras jugar el partido de vuelta de cuartos de final en casa. Esto fue en gran parte al enorme partidazo que se marcó Rivaldo, que con dos auténticos golazos hizo estéril el 3-2 con el que acabaron imponiéndose los gallegos. ¿Seguirá el mal fario este jueves?

AC Pisa, una defensa de primera y una delantera de tercera

marzo 27, 2017 Deja un comentario

Se suele decir que todos los grandes equipos se empiezan a construir desde atrás, ya que un equipo que se suele mostrar sólido en defensa no suele dejar escapar muchos puntos. La excepción que confirma la regla es el AC Pisa, uno de los equipos que menos goles encaja en toda Europa pero que menos rentabiliza su solidez defensiva.

Y es que contabilizando la primera y segunda categoría de las mejores competiciones europeas (España, Inglaterra, Alemania, Italia, Francia y Portugal), únicamente Juventus, Bayern de Múnich, Oporto y Benfica muestran unos números defensivos mejores a los que promedia el AC Pisa.

El conjunto transalpino ha encajado 22 goles en los 32 partidos que ha disputado hasta la fecha, por lo que promedia una media de 0,67 tantos en contra por partido. Sus números son especialmente espectaculares en casa, ya que en 15 encuentros únicamente ha tenido que sacar en seis ocasiones el balón del fondo de sus redes.

Sus números como visitante, en cambio, son más terrenales, pues ha recibido 16 goles en 17 choques. Con esos números cualquiera pensaría que el AC Pisa debería estar luchando en la zona noble de la tabla. Sin embargo, los Torri actualmente están en el penúltimo lugar de la clasificación debido a que todo lo que ganan con su sólida defensa lo pierden con un ataque al que le cuesta horrores hacer gol.

De hecho, el AC Pisa únicamente ha marcado 19 goles en toda la temporada, que se reparten en los ocho que ha hecho en casa y los once que ha materializado fuera. De esta manera, los Torri no han podido escalar muchas posiciones en la tabla debido a que han sumado hasta la fecha 17 empates, seis victorias y nueve derrotas.

El técnico del Pisa es Genaro Gattusso, que como jugador nunca destacó precisamente por ser un prodigio en ataque, más bien todo lo contrario. Pese a ello, los Torri tienen únicamente a tres puntos los puestos que otorgan la permanencia, gran objetivo del club para este curso. Tendrán que afinar puntería en ataque, ya que están perdiendo con un ataque de tercera todo lo que ganan con una defensa de primera.

Categorías:Fútbol, Uncategorized Etiquetas: , ,

El Sevilla, equipo maldito para Claudio Ranieri

febrero 20, 2017 Deja un comentario

RanieriEsta semana se completan los duelos de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. Uno de los partidos que más incógnitas levanta es el Sevilla – Leicester, ya que los ingleses arrastran una nefasta racha en Inglaterra y está por ver si esta último se traslada a Europa o, por si el contrario, la Champions le sirve de desconexión. Eso sí, Claudio Ranieri nunca ha ganado al conjunto al hispalense y las temporadas en las que se enfrentó a ellos acabó siendo despedido.

El técnico italiano estuvo entrenado en España en dos etapas: de 1997 a 2000 (Valencia y Atlético) y de 2004 a 2005 (de nuevo Valencia). Pese a todos los años que estuvo en La Liga, únicamente se enfrentó al Sevilla en dos ocasiones. Esto fue debido a que los andaluces estuvieron en Segunda de 1997 a 1999 y, cuando ascendieron a Primera, siempre que se enfrentaron al transalpino este último fue despedido de su puesto de trabajo en la segunda vuelta.

Así sucedió en la temporada 99/00 y en la 04/05. En la primera de ellas, el actual técnico del Leicester dirigía al Atlético de Madrid. El italiano visitó con los rojiblancos el Sánchez Pizjuán en la jornada 18 y, pese a que los sevillanos no pasaban por su mejor época, se marchó de vacío de la capital andaluza. El Atleti cayó derrotado por 2-1.

Aquella temporada fue una de las más convulsas en toda la historia del conjunto colchonero, marcada por temas extradeportivos que provocaron que los rojiblancos bajaran a Segunda y que Ranieri dejara su puesto en el banquillo al inicio de la segunda vuelta. Es por ello que únicamente pudiera enfrentarse una vez a los sevillistas.

Le sucedió algo muy parecido al técnico italiano en la temporada 03/04. Entonces el transalpino había iniciado su segunda etapa en el Valencia y se vio las caras con el Sevilla en Mestalla en la séptima jornada. Los valencianistas se adelantaron en el marcador gracias a un tanto de Aitor Ocio en propia puerta. Sin embargo, los sevillanos le dieron la vuelta al partido con los goles Baptista y Aranda (1-2). Tal y como le pasó en el Atleti, no pudo estar en el partido de la segunda vuelta, ya que cuando se celebró ya había sido despedido.

Estos precedentes no son los mejores para que el técnico del Leicester afronte el partido del Sánchez Pizjuán de Champions, pero también puede agarrarse a otros datos más positivos. En 1999 obtuvo el que ha sido su único título en España, la Copa del Rey, en Sevilla. El Valencia se impuso por 3-0 al Atlético en el estadio de La Cartuja. Además, tiene otro dato al que agarrarse y no ver todo negro: el Sevilla nunca ha ganado el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, ronda que nunca superó.

Categorías:Fútbol, Uncategorized Etiquetas: ,

El primer título de la era Berlusconi

diciembre 26, 2016 Deja un comentario

Capello_Mundialito_ Milan_1987El pasado viernes el Milan puso a una sequía de cinco años sin títulos tras imponerse en los penaltis a la Juventus en la final de la Supercoppa jugada en Doha y en diciembre, cosas del fútbol moderno. Además de por acabar un lustro sin trofeos, el conquistar este entorchado fue especial para los rossoneri porque, con toda probabilidad, se supone que es el último conquistado bajo el mando de Silvio Berlusconi. Por ello, en este post vamos a repasar el primer título que ganó Silvio en el club lombardo.

Berlusconi se hizo con los mandos de la entidad en 1986 y levantó su primer trofeo un año más tarde. El Mundialito de Clubes fue el primer título que logró bajó su mandato un campeonato que, curiosamente, no tenía validez oficial alguna.

El torneo fue una idea de Canale 5, propiedad de Mediaset, que tenía como objetivo reunir a los clubes que al menos habían ganado una vez la Copa Intercontinental y se disputó en Milán, sede de dicha cadena de televisión.

Pese a que a la primera edición, celebrada en 1981, no fueron todos los equipos que habían ganado una Intercontinental, Atlético y Real Madrid declinaron la invitación, por poner un par de ejemplos, el torneo tuvo mucho éxito y se celebraron dos ediciones más: una 1983 y otra en 1987. Sin embargo, en estas dos últimas ediciones los participantes no estaban compuestos por clubes que habían ganado la Intercontinental, ya que renunciaron tantos equipos a participar que tuvieron que buscar alternativas entre los clubes europeos más destacados del momento.

milan_oporto_mundialito_1987Así el cartel en 1987 estuvo completado por los siguientes equipos: Inter, Milan, , Dinamo de Kiev, Juventus y Olympique de Marsella. Sin embargo, estos tres últimos renunciaron a participar y su puesto fue ocupado por Barcelona, Oporto y París Saint-Germain.

El formato de la competición fue el de una liguilla a una vuelta de todos contra todos. El ganador de la misma fue el Milan de Berlusconi que, tras las cuatro jornadas del torneo, lideró la tabla con siete puntos tras ganar 3 partidos y empatar uno. Hay que recordar que por aquel entonces las victorias únicamente sumaban dos unidades.

El Oporto fue segundo, el Inter tercero, el Barça cuarto y el PSG colista en el primero de los muchos títulos que ganó el Milan con Silvio Berlusconi al frente.

Resumen del último partido del torneo que dio el triunfo al Milan

Cuando Cocu rechazó fichar por el Atlético de Madrid

noviembre 21, 2016 Deja un comentario

cocuEl Atlético de Madrid se va a ver las caras este miércoles con el PSV Eindhoven en un partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga de Campeones. Una de las estrellas del conjunto holandés es su técnico, Philip Cocu, que volverá al que su día puso ser su estadio: el Vicente Calderón.

Cocu fue uno de los centrocampistas holandeses más destacados del finales del siglo XX y de principios del XXI. Una de las virtudes por las que destacó el ya ex jugador tulipán fue por tener bastante llegada desde segunda línea. De hecho, en la temporada 97/98 llegó a firmar hasta 17 goles en el total de todas las competiciones con el PSV Eindhoven.

Esos buenos números y que al final de esa campaña terminara su contrato con el conjunto de la Phillips provocó que media Europa se pegara por él en el 98. El Atlético de Madrid fue uno de los equipos que llamó a la puerta de Cocu ofreciéndole una oferta para incorporarse al conjunto rojiblanco.

El Atleti le ofreció un proyecto en el que, con Arrigo Sacchi a la cabeza, buscaba volver a mandar en España como lo había hecho en la temporada 96/97 después de firmar un año un tanto irregular, aunque, lamentablemente para los colchoneros, lo peor estaba aún por llegar en los años venideros.

La propuesta rojiblanca no sedujo al hoy entrenador del PSV, que prefirió fichar por el Barcelona. La principal razón de que firmara por los azulgranas fue que el holandés sentía desde pequeño una gran devoción por el conjunto catalán y a ello se unía que en aquella época los culés tenían una importante colonia holandesa en su equipo liderada por Louis Van Gaal, su técnico.

El Real Madrid, la Juventus, la Lazio y el Inter fueron los otros equipos que trataron de fichar a Cocu y que recibieron un no por respuesta del ex internacional holandés. Los neroazzurri intentaron persuadirle mediante Aron Winter, con el que había coincidido en la selección holandesa, y Ronaldo, con el que compartió vestuario en el PSV, pero no pudieron quitarle de la cabeza la idea de recalar en el Camp Nou.

La prensa española señala que tanto en el año 2003 como en el 2004 el Atlético volvió a tantear al jugador, que aquellos momentos finalizaba contrato con el Barça. Sin embargo, en 2003 el holandés decidió renovar a la baja con los azulgranas y en 2004 prefirió regresar al PSV quedándose así sin poder jugar como local en el Vicente Calderón.

Cuando el Oporto rechazó a André Gomes

agosto 22, 2016 Deja un comentario

andre gomesAndré Gomes ha sido uno de los hombres de este verano. El luso ganó la Eurocopa con su país y media Europa se lo rifó. Finalmente el centrocampista se decantó por el Barça rechazando así ofertas de Real Madrid, Chelsea o Juventus, entre otros. Una circunstancia difícil de prever ocho años antes.

Y es que André Gomes comenzó su carrera en el Oporto, equipo del que era seguidor, a los nueve años. El medio entró en el club blanquiazul en infantiles y fue poco a poco progresando en las categorías inferiores. De hecho, llegó a ser capitán de los Dragoes. Sin embargo, a los 15 años recibió un golpe muy duro a sus aspiraciones de triunfar en el club de sus amores: el Oporto le descartó y tuvo que buscarse equipo.

Por ello, se tuvo que marchar al modesto Pasteleira en 2008. Allí mostró un gran fútbol y provocó que el Boavista, el otro gran club de la ciudad de Oporto, le fichara para sus categorías inferiores. Allí permaneció dos años, hasta que en 2011 fichó por el Benfica, un club de una categoría muy superior al Boavista.

En el conjunto encarnado combino actuaciones en el primer equipo con participaciones en el filial hasta que llegó el momento de tomarse la revancha con su ‘querido’ Oporto. Fue el 16 de abril de 2014, cuando el Benfica eliminó al Oporto en las semifinales de Copa gracias a un gol de André Gomes.

Un jugador que, quizás, de haber seguido de blanquiazul podría haber llegado a ser un estandarte del club. Lo único que podría haber cambiado de su trayectoria actual es que, probablemente, conociendo a Pinto da Costa, el traspaso millonario se habría dado cuando se marchó de Portugal y no en España.