Buscar resultados

Keyword: ‘messi’

El primer Clásico de Messi

abril 24, 2017 Deja un comentario

Leo Messi lo ha vuelto a hacer este fin de semana. El argentino volvió a demostrar en el Santiago Bernabéu por qué es uno de los jugadores más grandes de todos los tiempos con un gol decisivo en el minuto 92 que dio el triunfo al Barcelona en Madrid contra su eterno rival. Por ello, en este post vamos a recordar el primer Clásico que disputó el albiceleste con la camiseta del Barça.

Fue el 19 de noviembre de 2005. El conjunto catalán había logrado, de la mano de Frank Rijkaard y Ronaldinho, salir de un agujero de negro sin títulos que había pasado desde el año 2000 hasta ese 2005. En cambio, el Real Madrid no pasaba por su mejor momento, ya que la época de los ‘galácticos tornaba a su fin.

Pese a ello, ambos equipos llegaron muy igualados al Clásico que se iba a disputar en el Bernabéu. El Barcelona lideraba la tabla con 22 puntos y el Madrid le seguía de cerca con uno menos. Rijkaard sorprendió a todos con la alineación, ya que decidió poner de titular a Leo Messi en lugar de a Ludovic Giuly, que era el solía jugar siempre de entrada.

Al técnico holandés no le tembló el pulso en poner a Leo, que contaba por aquel entonces con 18 años, y la apuesta le salió realmente bien, ya que a Messi no le pesó el jugar en el Bernabéu e hizo todo un partidazo. Pese a que no marcó, Iker Casillas le sacó por bajo una ocasión clarísima, dejó su impronta en el 0-3 con el que el Barça de Ronaldinho salió ovacionado del Bernabéu.

‘Desequilibrante. Debut para enmarcar. Originó el 0-1, le cosieron a faltas y falló un gol ante Iker que no empaña su partidazo’, señalaba Mundo Deportivo en su edición del día siguiente al entrar a calificar la actuación de Messi en su primer partido contra el Real Madrid.

Una valoración que no difería mucho de la que hizo Frank Rijkaard tras la conclusión del encuentro: “Es un gran jugador con una grandísima calidad que ha tenido un rendimiento extraordinario a pesar de haber jugado con su selección en Qatar”.

Messi, por su parte, reconoció que no esperaba jugar de titular el Clásico en el Bernabéu: “No me esperaba ser titular. Me sorprendió, pero, una vez Rijkaard me lo dijo en la charla táctica, salí a divertirme, a intentar hacer las cosas lo mejor que pude. Rijkaard me dijo que jugase y me divirtiese”.

Fue la primera de las muchas noches de gloria que ha pasado en el Bernabéu el argentino, la última este mismo fin de semana. Y a buen seguro que aún le queda alguna más…

Anuncios

El día en el que la Juventus conoció a Leo Messi

messi juventus 2005La final de la Liga de Campeones esta temporada nos va a deparar un Barcelona vs Juventus. Por ello, en las siguientes semanas vamos a dedicar los post del blog a historias especiales que han rodeado os duelos entre culés y bianconeri.

Comenzamos recordando un duelo que, aunque se tratara de un amistoso, sirvió para que tanto la Juventus como el mundo se dieran cuenta de que el Barça tenía un diamante entre sus filas: Leo Messi.

El partido se disputó el 24 de agosto de 2005, cuando los azulgranas decidieron invitar al conjunto italiano a disputar el trofeo Joan Gamper. Pese a la entidad del rival, Frank Rijkaard, el entrenador de los catalanes en aquella época, sorprendió alineando en aquel partido de titular a un joven de 18 años del filial: Leo Messi.

La apuesta le salió redonda al holandés, ya que el joven argentino volvió loca a la experimentada defensa de la ‘Vecchia Signora’. Tanto, que cuando Rijkaard decidió cambiar a Messi, el Camp Nou aplaudió a rabiar a ese joven semidesconocido, al que por entonces sólo se le conocía por haber marcado un gol al Albacete, que tan bien había jugado contra el campeón del  Serie A.

Los hinchas no fueron los únicos que quedaron alucinados con la ‘Pulga’. Fabio Capello, el entrenador de la Juve por aquel entonces, también quedó maravillado con el juego del delantero. “Lo había visto con la selección juvenil argentina y ya me pareció un gran jugador. Pero otra cosa es verlo en este estadio, con esta camiseta, ante tanta gente. Nunca había visto un jugador de tanta calidad”, señaló el italiano tras el encuentro.

La cosa no quedó ahí, ya que, años más tarde, en una entrevista en la Cadena SER, el propio Capello reconoció que esa misma noche pidió a Rijkaard que le cediera a Messi para la Juventus: “En un momento en el que el juego estaba parado me aproximé a Frank Rijkaard y le dije: ‘Vosotros no podéis ponerlo porque tenéis tres extranjeros, ¿por qué no me lo prestas para la Juventus durante un año y que luego vuelva con vosotros?’. Rijkaard me contestó: ‘Vamos a aclarar la situación en tres o cuatro meses y por eso no puedo hacerlo’. Por esa razón tardó Messi en debutar. Yo conocía el valor de mis laterales y cuando vi a Messi jugar entendí que era un ‘extra jugador’. Vi que Messi puede hacer cosas que a otros no se les ocurre”.

Por este motivo, abajo reproducimos de manera íntegra dicho partido. ¡A disfrutar!

Barcelona 2: Valdés (Jorquera, min.46), Gabri (Belletti, min.75), Puyol, Oleguer (Edmílson, min.46), Van Bronckhorst, Márquez, Van Bommel, Iniesta (Eto’o, min.68), Leo Messi (Giuly, min.90), Ronaldinho (Deco, min.46) y Larsson (Maxi López, min.86).

Juventus 2: Abbiati, Zebina (Balzaretti, min.46), Kovac, Cannavaro, Pessotto (Zalayeta, min.87), Camoranesi (Olivera, min.80), Vieira, Giannichedda, Chiellini (Blasi, min.46), Del Piero (Mutu, min.46) e Ibrahimovic (Trezeguet, min.46).

Goles: 0-1, min.11: Del Piero, de penalti. 1-1, min.67: Iniesta. 2-1, min.70: Van Bronckhorst. 2-2, min.79: Trezeguet, de penalti.

Valbuena, el portero ante el que se estrenaron Messi y Torres

marzo 17, 2014 Deja un comentario

Valbuena podría causar baja en el partido decisivo

¿Qué tienen en común Leo Messi y Fernando Torres? Además, de ser ambos dos de los delanteros más destacados de la última década también coinciden que su primer gol oficial fue ante el mismo rival y el mismo portero: Albacete y Raúl Valbuena. 

El primero en batir al portero madrileño fue el hoy delantero del Chelsea. Fue el tres de junio de 2001 en un Albacete – Atlético de Madrid correspondiente a la Segunda División. A los colchoneros sólo les valía un triunfo para seguir en la lucha por el ascenso, pero un gran partido de Valbuena estaba haciendo trizas el sueño rojiblanco de regresar a Primera. 

Así fue hasta que saltó al campo Fernando Torres, que apenas contaba con 17 años, sustituyendo a toda una leyenda del Atleti como Kiko. La entrada del de Fuenlabrada revolucionó el partido, tanto que el hoy jugador de la Premier League logró el 0-1 definitivo en el minuto 80 tras batir a Valbuena con un gran remate de cabeza. 

El siguiente crack que logró su primer gol oficial ante el portero madrileño fue Messi. El argentino inicio su cuenta goleadora con el Barça un uno de mayo de 2005 también en un partido contra el Albacete, sin embargo en este caso correspondiente a la Primera División. El Albacete llegó al partido casi sin nada en juego, ya que estaba prácticamente descendido, y el Barça todo lo contrario ya que con un triunfo contra los manchegos prácticamente sentenciaban el título de Liga. 

Un gran partido de Valbuena provocó que el partido se fuera sin goles al descanso y con un Barça, tanto equipo como afición, un poco nervioso porque les estaba pudiendo la ansiedad de acabar con una sequía de títulos que se prolongaba de 1999. Sin embargo, Samuel Eto’o disipó todos los fantasmas fatalistas con un gol en el minuto 66. Frank Rijkaard, entonces entrenador de los culés, precisamente cambió al camerunés en el minuto 88 para perder tiempo. Le sustituyó por Leo Messi, un joven de 17 años del que se hablaban maravillas en la cantera azulgrana. 

El argentino aprovechó los pocos minutos que estuvo en el campo para dejar su sello, ya que en el minuto 91 estableció el 2-0 definitivo con el que se cerró el encuentro tras batir con una vaselina a Valbuena aprovechando así una gran asistencia de Ronaldinho. 

Se da la curiosa circunstancia de que el balón de aquel partido se lo quedó el propio Valbuena, tal y como contó él mismo en una entrevista en MARCA: “Entonces no me imaginaba que iba a ser tan importante, pero como hice un buen partido y terminé con el balón en las manos, nadie me lo pidió y me lo llevé firmado por todos mis compañeros del Albacete, algo que me hizo bastante ilusión”. 

Aquella vez fue la última vez que Valbuena pisó el Camp Nou como portero titular. Sin embargo, se da la circunstancia de que portero madrileño también había estado presente en otros momentos importantes de otros jugadores azulgranas como son Xavi y Puyol en el inicio de sus grandes carreras con el Barça. 

De hecho, Valbuena fue el portero del Real Madrid Castilla que perdió la promoción de ascenso a Segunda División de 1998 ante el Barça B de los Xavi, Puyol, Luis García, entre otros….Además, la temporada siguiente, cuando Xavi y Puyol debutaron en la categoría de plata lo hicieron también ante Valbuena, que fichó aquel verano por el Mallorca B, primer rival de los catalanes en Segunda.

El día en el que Messi pudo fichar por el Cádiz

marzo 18, 2013 2 comentarios

El mundo del fútbol está repleto de fichajes que pudieron ser pero que al final no acabaron por concretarse. Contrataciones que podían haber cambiado para siempre a equipos y jugadores tal y como los conocemos hoy. Uno de ellos fue el de Leo Messi por el Cádiz.

Para hablar de esta historia hay que remontarse al verano de 2005. El Cádiz acababa de ascender a Primera División y tenía la necesidad imperiosa de reforzar su equipo. Al club se le ocurrió que una de esos fichajes podía ser Messi, un prometedor jugador argentino del que hablaban maravillas en Barcelona.

El conjunto azulgrana en aquellos momentos contaba en ataque con jugadores de la talla de Ronaldinho, Eto’o, Deco o Giuly. Por ello, parecía que para que ‘La Pulga’ tuviera minutos en Primera tendría que emigrar. Es ahí donde entró en juego el Cádiz que, consciente de la situación del futbolista y aprovechando que aquel año el Barça jugó el Ramón de Carranza, negoció para que éste llegara cedido al Submarino Amarillo.

Sin embargo, las negociaciones no llegaron a buen puerto por motivos económicos y deportivos. Por un lado, el Cádiz no podía hacer frente a la ficha que Messi tenía en el Barça y, por el otro, Frank Rijkaard se negó en rotundo a dejar salir al futbolista, puesto que estaba convencido de que a lo largo de la temporada iba a disponer de oportunidades para demostrar su valía.

Sin embargo, unos líos burocráticos provocaron que unas semanas más tarde Messi se volviera a poner a tiro del Cádiz. El Barça no se atrevía a alinear al futbolista porque tenía ya en su plantilla el máximo de jugadores extracomunitarios y la opción de que jugara como ‘asimilado’, una especie de pasaporte español que daba la Federación a los jugadores extranjeros formados en la cantera de manera temporal, podría provocar que varios clubes pudieran denunciar los partidos en los que hubiera jugado Messi por alineación indebida.

Por tanto, el jugador tenía que esperar a obtener la nacionalidad española para poder jugar en el Barcelona. Entonces volvió a aparecer el Cádiz, que disponía de una plaza libre de jugador extracomunitario. “Sabíamos que Messi tenía problemas para jugar por una normativa y con problemas de contrato y bueno, como argentino, me animé, hablé con él y me dijo que podía ser, pero él lo que quería es jugar, su padre Jorge también quería que el chico jugara y no quedarse parado”, señaló Luis Soler, entonces segundo entrenador del equipo gaditano, en una entrevista en la COPE.

Finalmente Messi logró la doble nacionalidad y, tal y como había prometido, Frank Rijkaard dio al argentino los minutos suficientes como para que dentro del club nadie dudara ni un momento en dejar escapar a la gran joya de su cantera.

Categorías:Fútbol, Uncategorized Etiquetas: , , ,

Skoblar, el goleador ‘devorado’ por Messi

mayo 7, 2012 1 comentario

La ‘guerra’ goleadora que están viviendo en la liga española Lionel Messi y Cristiano Ronaldo no tiene precedentes. Su ambición no tiene límites y ha provocado que cada partido que juega cada uno sea un auténtico espectáculo por ver quién acaba siendo el ‘pichichi’ y el ‘Bota de Oro’. Sin embargo, estas espectaculares actuaciones tienen daños colaterales: han borrado de las páginas de la historia a otros jugadores, cuyas legendarias gestas ya quedarán al fondo del baúl de los recuerdos. Josip Skoblar  es un ejemplo de ello.

Skoblar era un delantero que comenzó jugando en el Zadar, de ahí pasó al OFK de Belgrado, donde pese a no tener unas cifras goleadoras bastante elevadas, llamó la atención del Hannover 96, que decidió reclutarle a finales de la década de los 50 para la Bundesliga.

En Alemania, Skoblar se transformó. Se convirtió en uno de los mejores jugadores del campeonato alemán, ya que en la Bundesliga mejoró notablemente sus capacidades. Allí pasó a ser un delantero de los que no perdonan una ocasión, un ‘killer’ con todas las de ley. Así lo demostró también en la cesión que le llevó al Olympique de Marsella en la temporada 66/67. En Francia se ganó el corazón del club galo tras marcar 13 goles en los 15 partidos que disputó con ellos.

Tanto que cuando el Hannover tuvo que tomar la decisión de venderle, ya que no podían permitirse rechazar las elevadas ofertas de toda Europa que habían llegado a la entidad, el presidente del Marsella, Marcel Leclerc, hizo un viaje relámpago a Hannover para convencer a su homónimo alemán que la mejor salida era una venta a su club. Le convenció, sobre todo porque la otra opción era venderlo al Bayern de Múnich, algo a lo que se negaba, ya que no querían que su jugador estrella pasara a defender los colores de otro club del país.
 
La apuesta por Skoblar le salió a pedir de boca a Leclerc, ya que en el club galo continuó con las altas cifras goleadoras que le habían caracterizado en su primera etapa en la entidad. Tanto que logró marcar 100 goles en sus 100 primeros partidos con el Marsella. A ello contribuyó que fue el máximo goleador en Francia en 1971, 1972 y 1973. Precisamente, en 1971 no sólo consiguió ser ‘pichichi’ en el país galo, también logró con 44 tantos convertirse en el goleador más prolífico que había conocido Europa.
 
Su récord le valió para convertirse en el mejor Bota de Oro de todos los tiempos, hasta hoy, cuando las extraterrestres actuaciones de Messi y Ronaldo han provocado que su increíble cifra goleadora no sea más que una entra tantas y su historia caiga en el olvido.

La única remontada de Guardiola

abril 20, 2015 Deja un comentario

imageEl 3-1 que endosó el Oporto al Bayern de Múnich el pasado miércoles fue la gran sorpresa de la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. El resultado deja en una posición complicada al conjunto alemán, ya que se verá obligado a remontar en casa y ganar a los lusos, como mínimo, por dos goles de diferencia si quiere estar en semifinales. Sin embargo, a Guardiola no se le dan bien lo de las remontadas.

De hecho, desde que el de Santpedor es entrenador sólo ha remontado una eliminatoria de las cinco (Cuatro con el Barça -Sevilla (2), Inter y Chelsea- y una con el Bayern -Real Madrid-) en las que en el partido de ida logró un resultado adverso. Fue en la Supercopa de España de 2010, cuando el Barcelona de Pep logró dar la vuelta, precisamente, al resultado de 3-1 cosechado en el Sánchez Pizjuán.

El partido de ida se disputó el 14 de agosto de 2010. Un mes antes, España se había proclamado campeona del mundo en Sudáfrica y aquel equipo contaba con bastantes jugadores del Barça (Víctor Valdés, Gerard Piqué, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Sergio Busquets, Pedro y David Villa). Guardiola, consciente de aquel Mundial había sido el broche a una larga temporada, premió a sus futbolistas con un mes de vacaciones.

Eso conllevó que los internacionales españoles prácticamente acabaran de deshacer las maletas cuando llegó el partido de ida de la Supercopa. Como no tenían aún la forma física necesaria como para afrontar aún un partido oficial, Guardiola decidió dejarles fuera de la convocatoria y en el Sánchez Pizjuán jugó con un equipo de circunstancias. Que Rubén Miño fuera el portero titular o Zlatan Ibrahimovic el nueve del equipo, en un momento en que estaba más fuera que dentro del club, es claro reflejo de ello. Tuvo Guardiola tan pocos jugadores disponibles que hasta tuvo que colocar a Maxwell, lateral izquierdo y en partidos esporádicos interior zurdo, de extremo en la delantera.

Además, decidió dejar en el banquillo a Leo Messi, que también llevaba muy pocos entrenamientos. El Barcelona comenzó ganando el partido gracias a un tanto de Zlatan Ibrahimovic, el último que marcó con la camiseta azulgrana en partido oficial, pero en la última media hora de partido el Sevilla marcó tres goles y se llevó una ventaja muy golosa para el Camp Nou. Hay que señalar como otra anécdota curiosa de dicho encuentro, que Thiago, hoy futbolista del Bayern, fue uno de los jugadores que se aprovechó de las ausencias que tenían los culés para jugar aquel partido. El hispano-brasileño jugó la segunda parte.

Por aquel entonces, Guardiola no había remontado ninguna eliminatoria contra el Barça y el Sevilla ya sabía lo que era ganar una eliminatoria a los catalanes tras haberse impuesto en el partido de ida, como habían hecho en los octavos de final de la Copa de 2010 (2-3 y 0-1). Sin embargo, para ese partido los azulgranas ya sí que contaron con todas sus estrellas y acabaron conquistando la Supercopa al vencer 4-0. Los azulgranas llevaron el partido por la vía rápida y al descanso ya ganaban por 3-0 a un Sevilla que tiró la toalla muy pronto. ¿Será Guardiola capaz de repetir este martes esa noche?

La prórroga y el falso 9 de Guardiola vuelven a matar el sueño de Sabella

julio 14, 2014 Deja un comentario

SabellaEl fútbol a lo largo de toda sus historia tiene deudas con muchas personas. Una de ellas es Alejandro Sabella, que este domingo vio como se le escapaba en la prórroga la oportunidad de inscribir su nombre y el de Argentina como campeones en la historia de los mundiales. Algo bastante similar a lo que le pasó en 2009 en el Mundial de Clubes, cuando en el tiempo añadido también se esfumó su sueño de ser el mejor del mundo.

El destino parece que quiere ser cruel con el técnico argentino, que, tanto a nivel de clubes como de selecciones, ha rozado el Mundial. La manera en la que se le escapó a Estudiantes de la Plata el Mundialito de clubes fue muy similar a la que Alemania le ha quitado ahora a Argentina la copa de las copas.

Estudiantes, al igual que le pasó a la selección albiceleste en Maracaná, llegó a la final sin el cartel de gran favorito para ganar el título. Éste lo tenía el Barcelona de Pep Guardiola, que con un fútbol espectacular había logrado conquistar todos los trofeos que había disputado hasta la fecha. Tanto que muchos pensaron que el Barça no iba a tener muchos problemas en derrotar al conjunto de Sabella. Craso error.

El técnico argentino demostró tener muy estudiado a su rival y tejió una tela de araña en la que los culés se sintieron muy incómodos. Tanto que, antes del descanso, Boselli logró dar la gran campanada y adelantó a Estudiantes. En la segunda mitad, el Barcelona, fruto del gran planteamiento defensivo de Sabella, dominó pero generó pocas oportunidades de gol. Agonizaba el partido y parecía que la gesta de Estudiantes de tumbar al Barça era casi un hecho. Sólo casi, ya que los de Sabella acabaron ahogados en la orilla.

En el minuto 88, Pedro se disfrazó de Iniesta en Stamford Bridge y empató el partido. Ya en la prórroga, Leo Messi hizo añicos los sueños de Sabella de ser campeón del mundo a nivel de clubes con un nuevo tanto que dejó el definitivo 2-1 en el marcador. El Barça alzó su sexto título del año mientras el técnico aún sentía que había tenido el trofeo en sus manos.

La derrota en la final de Maracaná no ha sido tan cruel como la de Estudiantes, pero sí más dolorosa para Sabella. El entrenador sudamericano cogió la selección albiceleste en 2011. Se encontró a un equipo hundido, al que le había podido la presión de jugar en casa la Copa América. En el torneo, en el que desplegaron un mal juego, cayeron contra Uruguay en los penaltis en los cuartos de final. A eso había que añadir que los hinchas casi repudiaban a su equipo debido a que no aprovecharon el hecho de que jugaban como locales.

Sabella dio la mano al equipo y logró levantarle hasta clasificarle para el Mundial. Durante la Copa del Mundo, las críticas le llovieron al técnico llegándole a acusar hasta de no ser más que un interlocutor de Leo Messi. Sabella hizo casi omiso y logró fortalecer el que había sido el punto débil de Argentina en las eliminatorias: la defensa.

Además, demostró ser un técnico que sabe adaptarse a las necesidades del equipo y no hacer que éste se adapte a las suyas propias. Un ejemplo es que comenzó el torneo con un esquema de 5-3-2 y lo acabó con un 4-4-2. Sin dar un grito o una palabra de más, logró meter a Argentina en la final del Mundial 24 años después.

Al igual que sucedió en el Mundialito de Clubes con Estudiantes, no llegó como favorito a la final. Sin embargo, un buen estudio del rival unido a un gran planteamiento le hizo tener grandes opciones de ganar en los 90 minutos. Higuaín, Messi y compañía no aprovecharon las claras ocasiones de las que dispusieron y, nuevamente, su sueño se acabó en la prórroga. En esta ocasión Götze fue su verdugo.

Alemania aprovechó la versatilidad del jugador del Bayern para que diera la puntilla a Argentina jugando de falso nueve. La misma posición que le descubrió Guardiola esta temporada. El mismo puesto que Pep también descubrió para Messi, su verdugo en la prórroga del Mundialito de Clubes.

OPINIÓN- Sandro Rosell, cuando el revanchismo no lleva a nada

enero 24, 2014 Deja un comentario

Este pasado jueves Sandro Rosell ha puesto fin a su etapa como presidente del Barça, pero la realidad es que ésta prácticamente acabó cuando comenzó. Lo hizo porque el gran pecado de Rosell ha sido su obsesión de destrozar todo lo que oliera en el club a Joan Laporta con el fin de crear algo nuevo para que así el soci le viera como el nuevo salvador de la entidad.

Rosell nunca asimiló el salir de la junta de Laporta y no poder aparecer en la foto con la Champions de París de 2006 cuando él había sido parte importante de aquel equipo, puesto que fue clave en la llegada al Camp Nou de Deco o Ronaldinho.

Por ello, sólo así puede entenderse que nada más llegar a la presidencia desligitamara a Johan Cruyff, mito viviente azulgrana y a su vez el asesor deportivo preferido de Laporta, como presidente honorífico. No tuvo reparos en que Cruyff saliera, o al menos dejara de husmear en los temas importantes del Barça, y por eso siempre le perseguirá el fantasma de que quizá pudo hacer en su día algo más para que Pep Guardiola se quedara en el Camp Nou.

Cada éxito de Guardiola, alumno aventajado de Cruyff y la apuesta más personal y exitosa de Laporta, no se asociaba a Rosell. Se consideraba una herencia de la anterior junta, por lo que no extrañó que Guardiola en 2012 anunciara su marcha, después de que el propio Pep denunciara un año de excesivo desgaste porque no tuvo la defensa de las altas esferas que él esperaba.

De esta manera, el proyecto de Rosell pasaba a ser más personal con Tito Vilanova como su Pep particular. En ese momento le faltaba poner la guinda al pastel y ésta tenía nombre propio: Neymar. El brasileño era el gran objeto de deseo de Florentino Pérez y conseguirlo sería dar un golpe importante, a nivel mediático y deportivo, al Real Madrid.

Esa obsesión por ver quién la tiene más larga, por colgarse una medalla ante el Real Madrid y por lograr que el soci con la pareja Messi-Neymar olvidara definitivamente al Barça de Laporta de los seis títulos; ha acabado por condenar a Rosell. Sólo él sabe, de momento, la cantidad por la que vendió su alma al diablo, o al padre de Neymar, por lograr que el brasileño fuera al Camp Nou. Pero su mayor error no ha sido ése, ha sido el de considerar al resto del mundo, barcelonistas o no, tontos.

El comunicado de despedida de Rosell ha sido una vergüenza, una tomadura de pelo. La familia de Rosell es probable que recibiera amenazas de los cuatro tontos de turno desde el primer día que pisó el club. Si tan mal lo pasaba, ¿por qué había anunciado que se iba a presentar a la reelección de 2016? ¿Si el fichaje de Neymar es tan limpio por qué a las primeras de cambio abandona el barco? Alguien que tuviera la conciencia tranquila sobre lo que ha hecho nunca dimitiría, defendería lo suyo con uñas y dientes. Pero lo que aún no hemos visto debe ser bien gordo y sí encima te imputan el cagazo, y con perdón, que debe tener el ya expresidente debe ser grande. Tanto que los hinchas de un club que, se supone, pertenece a sus socios, se van a enterar antes por un juez que por sus propios dirigentes de cuánto costó Neymar. Algo lamentable.

El colmo de todo es que el sustituto de Rosell será Josep María Bartoméu, un hombre también implicado en el caso Neymar y que no es descartable que en un futuro sea imputado por la Justicia. ¿Qué hará entonces el Barça? Lamentablemente para los culés sólo hay una respuesta posible: el ridículo. Hay que recordar que Bartoméu fue aquel que dijo en su día aquello de “Abidal renovará en cuanto juegue un encuentro”. Todos sabemos que el galo no amplió su contrato y que se fue llorando del club azulgrana porque no le dieran la oportunidad de seguir después de todo lo que había luchado. ¿Éste es el hombre que se va a dedicar a mantener limpia la imagen del Barça?

No lo creo. Si tuvieran decencia convocarían elecciones para junio. El resto es pura tomadura de pelo. Y pensar que todo comenzó por una denuncia de un socio del Barça. Si es que los azulgranas son únicos en autodestruirse. Aunque quién sabe si la escena de hoy se hubiera dado de no haber salido nunca Rosell de la junta de Laporta.

PD. Y eso sin contar nada de UNICEF, Qatar Foundation o Pete Mickeal, por ejemplo

Cuando el Barça pasó de Nelson Mandela

diciembre 9, 2013 Deja un comentario

No cabe duda de que la muerte de Nelson Mandela ha marcado la actualidad de los últimos días. Por ello, muchas personalidades del mundo del fútbol han querido en las últimas horas mandar un mensaje de adiós al sudafricano.

Uno de ellos ha sido el Barça, que al referirse a Mandela ha recordado la visita que hizo el club al mítico dirigente en 2007. Sin embargo, lo que no han señalado desde la entidad barcelonista es el gran feo que le hicieron a Mandela en aquella visita.

El encuentro se produjo el 20 de junio de 2007 debido a que los culés tenían que jugar ese mismo día un amistoso en Pretoria contra el Mamelodi Sundowns, partido por el cual iban a recibir dos millones de euros.

A Sudáfrica se desplazó toda la plantilla del Barça salvo Saviola (que acababa contrato ese verano); Márquez y Messi (concentrados con sus respectivas selecciones para la Copa América); Sylvinho, Edmilson y Gudjohnsen (lesionados). El ambiente que reinaba en la expedición azulgrana no era el mejor: acababan de perder la Liga con el Real Madrid por el goalaverage con los blancos tras tirar por la borda una importante ventaja y, por si no fuera poco eso, el Getafe pocas semanas antes les había remontado con un 4-0 un 5-2 a favor de los catalanes en la ida de las semifinales de la Copa del Rey.

Así las cosas, cuando Mandela se enteró de que el Barça estaba en Sudáfrica le invitó a que visitara la fundación para niños que llevaba su propio nombre. Debido a que entre ésta y el lugar en el que estaban concentrados los barcelonistas había una distancia de 40 minutos en autobús, el Barça hizo su primer feo a Mandela diciendo a jugadores y técnicos que la visita era voluntaria.

Por ello, a la misma únicamente asistieron cinco futbolistas: Iniesta, Oleguer, Belletti, Thuram y Gio. Sorprendió la ausencia de pesos pesados como Valdés, Puyol, Xavi, Ronaldinho o Eto’o, por poner algunos ejemplos. Especialmente anecdótica fue la ausencia del camerunés, que en más de una ocasión se había quejado del racismo en los campos de fútbol. Por ello, sorprendió que no asistiera al acto con una de las personas que más hizo por la igualdad entre blancos y negros.

Por parte del cuerpo técnico asistieron Txiki Beguiristain (secretario técnico) y Eusebio Sacristan (segundo entrenador), además de Carles Naval (delegado del equipo). Frank Rijkaard, el técnico culé de la época, pasó de ir.

Las ausencias entre los miembros de la directiva también fueron notables. Para empezar, Joan Laporta, presidente azulgrana entonces, ni viajó a Sudáfrica, aunque pidió que se le excusara ante Mandela. Por parte de la directiva azulgrana sólo fue al acto Albert Perrín, que ni mucho menos era un dirigente destacado de los blaugranas. Completaron la expedición azulgrana en la visita a Mandela Jacint Borrás y Agustí Benedito en representación de la fundación social del Barcelona.

Esta mínima representación del Barça regaló a Mandela un libro y una camiseta de la entidad. Esta última llevaba el nombre del sudafricano. El club quiso que en la foto de rigor que inmortalizaba la visita se viera que la camiseta regalada era personalizada. “Dale la vuelta, lo importante no es mi nombre, sino el de Unicef que aparece delante de la camiseta”, respondió Mandela.

El pasado viernes, los jugadores del Barcelona lucieron brazaletes negros y guardaron un minuto de silencio antes de jugar contra el Cartagena. Buen gesto, pero, quizás, el mejor homenaje que podían haber hecho a Mandela era haber estado a la altura de las circunstancias cuando le visitaron.

P.D. El Barça ganó al Mamelodi Sundowns por 1-2 en aquel amistoso que propició su visita a Sudáfrica. Por si alguien se lo preguntaba…

Fichajes frustrados y curiosos

julio 23, 2013 Deja un comentario
Categorías: