Archivo

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

La maldición de la Copa Confederaciones

octubre 19, 2017 Deja un comentario

Jugar la Copa Confederaciones es sinónimo de éxito, ya que disputarla, salvo que seas el anfitrión, significa que has sido el campeón de tu continente o del mundo. Por ello, se supone que los equipos que la disputan deberían estar en el Mundial. Sin embargo, las últimas rondas clasificatorias han vuelto a demostrar que no siempre jugar la Confederaciones es sinónimo de estar en la Copa del Mundo al año siguiente.

2001 fue el primer año en el que se empezó a disputar el torneo un año antes del Mundial y ahí fue precisamente cuando comenzó la maldición, ya que ni Australia ni Canadá fueron capaces de repetir presencia en Corea y Japón 2002.

El Mundial de 2006 estuvo cerca de terminar con la recién comenzada maldición de la Confederaciones. Sin embargo, Grecia, campeona de Europa en 2004 y participante en la Confederaciones que disputó en 2005 no se pudo clasificar para Alemania 2006, algo que sí consiguieron los otros 7 participantes de la Confederaciones de 2005.

El gafe continuó en el Mundial de 2010, pues ni Irak ni Egipto lograron repetir la presencia en Sudáfrica tras haber disputado la Confederaciones 2009. Lo mismo le pasó a Tahití, que disputó de manera sorprendente la Confederaciones de 2013 pero que no pudo repetir milagro metiéndose en Brasil 2014.

Los últimos equipos en ser víctimas de esta particular maldición han sido Chile y Camerún. Especialmente llamativo ha sido el caso de los chilenos, que fueron subcampeones de la Confederaciones después de haber ganado la Copa América 2015 y la Copa América del Centenario en 2016.

A todo eso hay que añadir que Nueva Zelanda y Australia, países que también disputaron la última Confederaciones, todavía no tienen asegurado su pase para el próximo Mundial, ya que se jugarán su pase en una última ronda de repesca. ¿Se cebará el gafe también con ellos?

Anuncios

La vuelta de Heynckes, sinónimo de año en blanco para el Bayern

octubre 9, 2017 Deja un comentario

Una de las noticias más significativas que nos ha dejado el parón actual de fútbol de clubes ha sido la vuelta de Jupp Heynckes al Bayern de Múnich en sustitución de Carlo Ancelotti, despedido. Los aficionados del conjunto bávaro se relamen pensando en el triplete que logró el técnico alemán con el Bayern en 2013. Sin embargo, la historia señala que siempre que el entrenador germano acudió al club muniqués en una situación similar, la entidad terminó el año en blanco.

La primera vez que Heynckes fichó por el Bayern como apagafuegos, es decir, con la temporada ya iniciada, fue en la temporada 2008-2009. Jürgen Klinsmann fue destituido de su cargo como primer entrenador y la directiva firmó por un contrato temporal hasta al 30 de junio a Jupp con el objetivo de enderezar a un equipo que iba mal en la Bundesliga y que ya había sido eliminado tanto de Champions como de Copa.

Las cuatro victorias logradas en los cinco partidos que dirigió de la Bundesliga fueron insuficientes para evitar el título sorprendente del Wolfsburgo, que acabó líder la temporada con dos puntos por delante del poderoso Bayern que, al menos, logró el objetivo mínimo de sellar su pase para la siguiente Champions de manera directa.

El tercer regreso de Heynckes al banquillo del Bayern fue en la temporada 2011/2012. Louis Van Gaal fue despedido pocos meses antes de que finalizara la campaña 2010/2011 y el conjunto muniqués andaba a la deriva tras un año sin títulos y en el que había dejado muy malas sensaciones.

Sin embargo, la llegada de Jupp al banquillo del Allianz Arena no fue sinónimo de títulos, tal y como también le sucedió cuando dirigió al equipo bávaro desde el inicio en la temporada 1987/1988. El Bayern quedó segundo en la Bundesliga y perdió las finales de Champions y Copa. Heynckes se resarció levantando el triplete la siguiente temporada, pero ya hemos visto que siempre que coge al equipo en una mala situación logra levantarlo pero no lo suficiente como para ganar un título.

El sueño de Siria

octubre 2, 2017 Deja un comentario

Esta semana se reanudan las eliminatorias de cara a la clasificación para el Mundial de Rusia que se celebrará este verano. De todos los encuentros que se van a disputar hay uno que destaca especialmente, al menos para los habitantes de La Medialuna, y no es otro que el Siria – Australia.

El equipo sirio se ha clasificado por primera vez en toda su historia para el playoff previo a la Copa del Mundo, algo que puede considerarse como heroico debido a la situación que vive el país. Desde el año 2011, Siria vive una cruel guerra civil que se ha cobrado más de 100.000 euros y ha dejado más de cinco millones de exiliados.

De hecho, Siria no juega un partido oficial en su propio país desde el 22 de diciembre de 2010 (vs Irak 0-1) debido a que muchos de sus estadios han quedado totalmente destruidos y a que la FIFA no puede garantizar la seguridad de los partidos que se jugaran en suelo sirio. Por ello, se han visto obligados a jugar en el exilio. Algo que ha provocado que el ambiente en sus partidos como local sea el mismo cuando ganan como cuando pierden: en todos ellos impera el silencio absoluto.

En esas condiciones que esta selección haya sacado fuerzas, ya no para meterse en el playoff, sino para el simple hecho de competir parece un auténtico milagro. Sin embargo, el régimen sirio liderado por Bashar al-Assad ha utilizado también el buen momento del equipo nacional para tratar de politizar los éxitos de la selección y blanquear la cruenta situación del país.

Algo que provocó que Firas al-Khatib, capitán y uno de los mejores jugadores de Siria y contrario a los ideales de Al Assad, decidiera renunciar a vestir la camiseta nacional en 2012. En febrero de este año decidió dar marcha atrás a esta renuncia y ha vuelto al equipo, aunque, como él mismo ha reconocido, todas las noches se pregunta si ha hecho lo correcto.

No todos los jugadores sirios han corrido la misma suerte de poder elegir, tal y como ha hecho Al-Khatib. Masud Shoyaei e Ihsan Hayi Safi han sido vetados para cualquier convocatoria por haberse enfrentado a un equipo israelí, el Maccabi de Tel Aviv, con el Panionios griego, equipo para el que juegan.

En esas Siria se plantó en la última jornada de la fase de grupos de clasificación para el Mundial dependiendo de sí misma para obtener el billete a Rusia: si ganaba en la última jornada obtenía el billete para la Copa del Mundo. Su rival para ese partido fue Irán, lo que hizo que hubiera muchas especulaciones sobre si se iban a dejar ganar debido a las buenas relaciones que mantienen los iraníes con Al Assad. 

Las acusaciones fueron infundadas, ya que Siria sufrió de lo lindo para sacar un punto de Irán. Empató con el tiempo ya cumplido, lo que hizo de estallar de alegría a los sirios que pudieron ver el partido en las pantallas gigantes que puso el gobierno en algunos de los principales puntos del país. El empate y los resultados que se dieron provocaron que Siria cayera de las posiciones que daban acceso directo al Mundial, pero le permitió clasificarse para el playoff. La posibilidad de evadirse durante 90 minutos de la realidad seguía viva para un país que, si bien sabe que el fútbol empieza a ser con sus éxitos otra arma política del gobierno, necesita más que nunca algo de esperanza a la que agarrarse.

El sueño seguirá vivo este jueves, cuando disputen contra Australia la ida de una eliminatoria de la que no son para nada favoritos. Y ojo que vienen curvas, tal y como están las cosas actualmente, si los sirios superan su duelo contra los oceánicos….¡jugarían la última eliminatoria previa al Mundial contra Estados Unidos!

La crisis del fútbol holandés

septiembre 25, 2017 Deja un comentario

Holanda desde que revolucionara el fútbol el pasado siglo con el fútbol de la Naranja Mecánica o el Ajax de Johan Cruyff, por poner un par de ejemplos, ha sido un referente en cuanto a estilo de juego y calidad. Por ello, sorprende la alarmante crisis que pasa tanto a nivel de clubes como de selección.

El conjunto nacional desde que acabara tercero en el Mundial de Brasil, en el que dejó para el recuerdo importantes triunfos contra equipos como España o la propia anfitriona, no ha levantado cabeza debido a que no ha sabido encontrar reemplazo a la generación de los Arjen Robben, Wesley Sneijder y compañía.

De hecho, ya se quedaron fuera de la última Eurocopa pese a que el torneo amplió el número de equipos participantes pasando de 24 a 32 plazas. Un hecho que provocó que selecciones como las de Hungría, Gales, Irlanda del Norte o Islandia, que llevaban mucho o no se habían asomado nunca a una fase final, lograran el billete para Francia 2016.

Sin embargo, Holanda no pudo aprovechar esta circunstancia tras quedar cuarta de su grupo. Una cuesta abajo que está evidenciando de nuevo en la clasificación para el Mundial de Rusia. Los tulipanes son actualmente terceros en su grupo y si bien no tienen muy lejos la primer y segunda plaza, cuatro y tres puntos respectivamente, da la sensación de que los tulipanes han llegado vivos a estas dos últimas jornadas es más por deméritos de sus rivales que por méritos propios.

Antes era habitual ver a los mejores jugadores holandeses en clubes punteros europeos, algo que ha dejado de suceder en los últimos años. Del último once que sacaron en partido oficial solo cuatro de ellos puede decirse que jueguen clubes top europeos y, aun así, podría decirse que es un dato algo engañoso.

Jasper Cillessen es suplente en el Barcelona, Arjen Robben, pese a seguir disfrutando de minutos en el Bayern, está en la recta final de su carrera y ni Daley Blind (Manchester United) ni Georginio Wijnaldum (Liverpool) son considerados como futbolistas top.

La cantera holandesa sigue sacando jugadores pero mucha prensa especializada considera que la razón por la que ya no salen generaciones tan brillantes de futbolistas puede ser debido a que los clubes neerlandeses cuando juegan Europa lo hacen de manera diferente a cuando lo hacen a nivel local y eso les hace perder competitividad.

Lo peor de todo es que esa traición al estilo en las competiciones continentales tampoco se ha convertido en buenos resultados. El subcampeonato del Ajax en la última Europa League no ha sido más que un mero espejismo. De hecho, para la temporada que acaba de empezar únicamente tienen dos representantes en las fases de grupos: Feyenoord (Liga de Campeones) y Vitesse (Europa League).

Ambos accedieron a la liguilla de manera directa salvándose de unas fases previas que este verano han sido especialmente crueles con los equipos de la Eredivisie. El Ajax fue eliminado primero en la penúltima ronda de la previa de la Champions por el Niza, que le hizo jugar una previa de la Europa League contra un Rosenborg que le hizo morder el polvo.

El PSV, el equipo holandés más regular en lo que se refiere a participaciones europeas en los últimos años, dijo adiós a las competiciones continentales por esta temporada un 3 de agosto tras haber sido incapaz de superar al Rijeka en ninguno de los dos partidos que les enfrentaron (1-0 y 0-1). El equipo de Eindhoven no se quedaba sin disputar una fase grupos de un torneo europeo, o una ronda ya en el mes de septiembre, desde la temporada 73/74.

El Utrecht, por su parte, vio se ahogó cuando ya atisbaba la orilla en su clasificación para la Europa League después de caer en la prórroga contra el Zenit de San Petersburgo de Roberto Mancini después de haber superado antes, no sin su debido sufrimiento, dos rondas previas.

Unos resultados que ponen en evidencia una crisis que, lo peor de todo, de la que no se vislumbra su fin a corto plazo.

Un día en el nuevo Metropolitano

septiembre 18, 2017 Deja un comentario

Estadio MetropolitanoEl post de esta semana va a ser algo distinto a lo habitual por aquí. Al igual que os trasladé cómo fue la despedida del Vicente Calderón, en la entrada de hoy toca relatar cómo fue el primer día en el nuevo Metropolitano, me niego a hablar aquí del estadio poniendo el nombre chino delante.

Para empezar, tengo que reconocer que a mí, personalmente, la llegada al nuevo campo no me hacía mucha ilusión. Sin embargo, es verdad que, conforme se acercaba el día del estreno y veía las fotos que iba subiendo el Atlético en sus distintas redes sociales, me empezó a picar el gusanillo por conocer la nueva casa rojiblanca.

Llegó el sábado y el primer acierto del Metropolitano es que lo tienes a un minuto nada más salir del metro y que el ver el nuevo estadio junto a la bandera con el nuevo logo ese que se inventaron, bien colocada, impresiona. Provoca que la primera sensación sea muy positiva.

El Atleti se nota que ha cuidado los detalles y tanto el paseo de las leyendas como el nada más acceder a lo que son las inmediaciones veas el lema de ‘Coraje y corazón’ llama mucho la atención… para bien.

Otro acierto del Metropolitano es el gran espacio que hay a los alrededores para que la gente pueda hacer sus previas sin tener que cortar calles del barrio de Las Musas, cosa que no sucedía en el Vicente Calderón. Eso va a provocar que seguro, tal y como sucedió ayer, que mucha gente que no puede permitirse ir a todos los encuentros      puedan empaparse del ambiente y vivir la experiencia Metropolitano.

A la fachada, puro hormigón, quizás le falte un poco de alma y de color. Aunque imagino que eso serán cosas que se irán solucionando conforme vaya terminando la mudanza, ya que fue inevitable encontrarse también algunos detalles de que al estadio en su estructura un mes más de obra no le hubiera venido mal pero había que estar para el 16 de septiembre sí o sí. Imagino que son detalles que poco a poco van a irse puliendo.

Primer partido Metropolitano

Una vez hablado del exterior, toca hacerlo del interior. La primera sensación que tuve al ver fue la de: “esto es otra liga”. Es más, al verlo entiendes que cuando Simeone hablaba de dar un salto de calidad se refería a que el equipo tiene que estar a la altura del Metropolitano. Es decir, el estadio te lanza claramente un mensaje al verlo, que no es otro que el de que quiere ser grande. Eso no se hace con plantillas que se conforman con las migajas que puedan dejar el resto o con jugar la Europa League, se logra con un equipo que lucha y levanta títulos.

La llegada de los paracaidistas antes del partido y los juegos artificiales del final también fueron detalles muy bien cuidados por el club. Sin embargo, también es verdad que dentro del estadio hubo detalles que evidenciaban que al Metropilitano aún le faltan unas semanas para poder verle en todo su esplendor (muchos aseos estaban fuera de servicio, por poner un ejemplo). Por cierto, el techo es verdad que es muy llamativo y tiene muy logrado lo del cambio de color, pero viéndolo en propia persona me da que eso que anunciaron de que si llueve nadie se moja, va a ser que no.

Sin embargo, lo que más me llamó la atención de mi primera experiencia del Metropolitano es la acústica. El Frente Atlético y todo el fondo sur es verdad que animó como nunca, pero sus cánticos no retumbaban tanto como en el Calderón y, en ocasiones, se hacía difícil seguirles. Eso es algo que me parece muy grave, ya que el Atleti llevó a su terreno en el pasado muchos partidos espoleado por la fuerza de su gente y en el Metropolitano da la sensación, al menos en el primer partido, que va a costar un poco más que llegue a los jugadores ese torrente de voces.

Por ello, me marché del estadio más con la sensación de que el Atleti jugó en un campo neutral al que se desplazó en masa su afición que de que hubiera jugado como local. Le faltaba el alma del Vicente Calderón. Es verdad que el tiempo todo lo cura, pero va a costar no echarle de menos cada 15 días.

Aficionados en el Metropolitano

Categorías:Fútbol, Uncategorized

¿Por qué algunos equipos pueden jugar en una liga diferente a la de su país?

septiembre 11, 2017 Deja un comentario

Conforme se va acercando el uno de octubre, una de las dudas deportivas que sugiere la posible independencia de Cataluña de España es saber dónde jugarán los equipos catalanes si se llega a consumar esta última. Por ello, en este post se va a explicar cómo está la situación actualmente y las razones por las que algunos equipos europeos juegan en campeonatos distintos al suyo.

Para empezar, hay que explicar que en España, con la Ley del Deporte tal y como está actualmente, si se diera la independencia de Cataluña sus equipos tendrían que dejar de competir en España. Es más, la Federación Española de Fútbol (FEF) establece que únicamente podrán competir en territorio español los equipos que estén inscritos en una federación autonómica que pertenezca a la FEF y la catalana en el momento en el que la propia Cataluña se independizara dejaría de hacerlo.

EL CASO DEL FC ANDORRA

Uno de los casos a los que se agarran aquellos que quieren la independencia de Cataluña y al mismo tiempo que sus equipos sigan compitiendo en España es el del FC Andorra, que es el del país que su propio nombre indica. El conjunto del país de los Pirineos compite en España porque cuando se fundó, en 1942, no existía una federación de fútbol en Andorra y, por tanto, tampoco tenían liga propia.

En 1994 se fundó esta última, que fue reconocida oficialmente tanto por FIFA como por UEFA en 1996. En ese momento Andorra creó su propio campeonato y logró tener selección propia. Al FC Andorra, que en la década de los noventa vivió una de sus mejores épocas jugando en Segunda B, no le interesaba jugar en la recién creada liga de su país que tenía un nivel muy amateur.

Por ello, debido a que llevaba más de 50 años jugando en España y su voluntad era la de seguir compitiendo ahí, se hizo una excepción en la Ley del Deporte con los equipos andorranos que viene recogido en la disposición adicional decimoséptima. De ahí la razón de que el FC Andorra a día de hoy siga compitiendo en España y que el Morabanc Andorra de baloncesto, por poner otro ejemplo, no compitan en su país natal. Hay que remarcar que esta excepción de la Ley del Deporte señala que es únicamente válida para los equipos de Andorra y no señala nada de otros países, por lo que no valdría para conjuntos catalanes.

EL CASO DE AS MÓNACO

El caso del AS Mónaco siempre es muy comentado cuando se habla sobre el futuro de los Barça, Espanyol y compañía en una Cataluña independiente. Los monegascos juegan en la liga francesa desde la fundación de esta última debido a que los galos acogieron al conjunto del Principado porque allí no tenían liga propia.

Pese a que muchas veces se comente lo contrario, Mónaco sí que dispone de federación y selección propia de fútbol. Sin embargo, pese a sus múltiples intentos, la FIFA y la UEFA no les han reconocido oficialmente y sin este reconocimiento es como si no existieran. Por ello, al no tener una federación profesional, liga propia y selección, que al no ser reconocida es amateur, la Federación Francesa puede acogerles. Eso  sí, desde Francia cada vez están más estrictos con el Mónaco para que al ser un Principado no tengan ventajas fiscales respecto al resto de equipos que tributan con las leyes francesas.

EL CASO DE LOS EQUIPOS GALESES EN INGLATERRA

En Inglaterra hay hasta cinco equipos galeses jugando las competiciones inglesas, siendo el caso del Swansea, que milita en la Premier League, y el Cardiff, que compite en la Championship, los casos más importantes. Estos equipos juegan en Inglaterra debido a que Gales no tuvo liga propia hasta 1992.

En dicho año a los equipos galeses les ofrecieron dos posibilidades: podrían unirse a la recién creada liga galesa o seguir en Inglaterra. Todos escogieron esta última opción debido a que temían que el nivel de su liga natal iba a ser muy flojo y consideraban que para ellos era mejor seguir compitiendo en Inglaterra. En este blog ya hemos hablado de alguno de los equipos de la liga galesa como el The New Saints.

Respecto a Inglaterra también cabe destacar el caso del Celtic y el Glasgow Rangers. Ambos, debido a que la liga escocesa no es todo lo competitiva que ellos quisieran, en muchas ocasiones han tratado de unirse a la Premier League, pero siempre han obtenido la negativa por respuesta.

EL CASO DE LOS EQUIPOS DE LIECHTENSTEIN

Posiblemente, este sea el caso más curioso de todos los relatados. Liechtenstein es el único país con licencia FIFA y UEFA que no cuenta liga propia. Por ello, es bastante habitual ver a equipos de este país jugando en Suiza. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, ya que Suiza ha impuesto unas normas curiosas para los equipos foráneos.

Un equipo de Liechtenstein nunca podrá ganar la liga. En el caso de que eso pasara, el campeón pasaría a ser el equipo suizo que acabara en segundo lugar. Lo mismo sucede si un equipo de Liechtenstein se clasifica para competición europea, nunca disputará un torneo continental representando a Suiza.

Categorías:Fútbol, Uncategorized

La previa de la Champions y la maldición italiana

agosto 14, 2017 Deja un comentario

Una de las últimas imágenes que nos dejó la última temporada de la Serie A fue la de los jugadores de la Roma celebrando como si de un título se tratase el gol de Diego Perotti en el útlimo minuto que daba el triunfo a los capitalinos contra el Genoa (3-2) y que posibilitaba que los romanistas jugaran la Liga de Campeones sin necesidad de disputar previas. Puede resultar exagerado pero no lo es, ya que desde el año 2013 ningún equipo italiano supera la fase previa de la máxima competición continental.

El último equipo transalpino en salir airoso de esta fase del torneo y selló su pase a la fase de grupos fue el Milan en 2013. Los rossoneri empataron a uno en la ida con el PSV Eindhoven y derrotaron por 3-0 al conjunto holandés en la vuelta. Desde entonces todo han sido batacazos para el fútbol italiano en esta fase de la competición.

Uno de ellos, precisamente, estuvo protagonizado por el Napoli, que esta temporada será el encargado de acabar con esta peculiar maldición. Fue en la temporada 2014/2015, al equipo celeste le tocó en suerte el Athletic de Bilbao en la previa y no le fue muy bien.

En la ida en San Paolo el resultado final fue de 1-1, lo que les complicó mucho la vida para la vuelta. En el nuevo San Mamés, pese a que los italianos se adelantaron en el marcador, el Athletic mandó a la Europa League a los napolitanos al imponerse por 3-1.

En la campaña 2015/2016 el turno italiano en la previa fue para la Lazio, que se vio las caras con el Bayer Leverkusen. El 1-0 de la ida hizo que los laciales tuvieran muchas esperanzas en volver a la Champions, pero el conjunto alemán hizo trizas estas últimas al imponerse en su feudo por 3-0.

El último equipo en tratar de romper esta maldición fue la Roma. El conjunto de Francesco Totti se vio las caras con el Oporto de Iker Casillas.  El 1-1 que se trajeron los italianos de Portugal les hizo ser muy optimistas de cara a la vuelta ante su público. Sin embargo, tal y como le pasó a su eterno rival un año antes, se llevaron un buen chasco en el último partido de la eliminatoria. El Oporto ganó 0-3 en Roma y certificó su pase a la fase de grupos.

El Napoli luchará este año por acabar con este gafe pero no lo tendrá fácil, ya que delante se verá las caras con el Niza de Mario Balotelli que ya ha dejado en la cuneta al Ajax, actual subcampeón de la Europa League.