Archivo

Posts Tagged ‘Glasgow Rangers’

La grave crisis del fútbol escocés

julio 10, 2017 Deja un comentario

Las competiciones internacionales europeas a nivel de clubes ya han comenzado en Europa pese a que el mes de julio no haya hecho más que comenzar. La primera ronda de la Europa League, además, ha dejado constancia de algo que con el paso de los años empieza a dejar de sorprender: la debacle del fútbol escocés, que marcha cuesta abajo y sin frenos.

Y es que a estas alturas de la temporada los británicos ya suman dos equipos eliminados en competición continental: Glasgow Rangers y St Johnstone. Especialmente llamativa ha sido la del Rangers. Había muchas ilusiones puestas en volver a ver al conjunto protestante en Europa después de resurgir como un Ave Fénix y pasar en unos años de competir en las catacumbas del fútbol escocés a finalizar en tercera posición el campeonato local la pasada campaña.

El Rangers, subcampeón de la UEFA en 2008, se las prometía muy felices después de que en el sorteo le tocara el Progrès Niederkorn. Y es que el conjunto de Luxemburgo en el momento del sorteo no había ganado ningún partido de competición europea en toda su historia. El 1-0 de la ida, pese a no ser tan abultado como se hubiera esperado, hacía presagiar que los protestantes pasarían a la segunda ronda.

Nada más lejos de la realidad, ya que en el partido de vuelta el Progrès Niederkorn no solo hizo historia por lograr su primer triunfo continental, también lo hizo por eliminar al Rangers tras derrotarle por 2-0. Esta eliminación dejó en shock a toda Escocia, que asustada empieza a ver como este tipo de catástrofes empieza a ser habitual en su fútbol.

De hecho, el St Johnstone también dijo adiós en la última semana a la Europa League. El conjunto dirigido por Tomy Wright no fue capaz de eliminar al Alashkert armenio, que echó a los escoceses de la segunda competición continental tras caer 2-1 en la ida y ganar por 1-0 en la vuelta.

En las últimas cinco temporadas el único equipo escocés que ha llegado a la fase de grupos de una competición europea, ya sea Liga de Campeones o Europa League, ha sido el Celtic. Una muestra más de que caer contra equipos de Luxemburgo o Armenia ya no es una casualidad, más bien una dramática realidad.

Es más, el Celtic, gran bastión del fútbol escocés en las últimas campañas, tampoco se ha evitado sonrojos las últimas temporadas. El más llamativo fue la derrota que sufrió a manos del Lincoln Red Imps de Gibraltar (1-0) en la ida de la primera ronda de clasificación de la Champions. Una competición en la que los católicos la temporada pasada volvieron a competir en la fase de grupos después de no hacerlo desde el año 2013. La derrota contra los llanitos fue calificada por la BBC como la “más humillante” de toda su historia

El propio Celtic inicia su andadura en la máxima competición continental esta semana jugando contra el Linfield norirlandés. En tanto, el Aberdeen debutará en la segunda ronda de la Europa League contra el Široki Brijeg bosnio. ¿Serán capaces ambos de llegar a la fase de grupos o seguirá la caída en picado del fútbol escocés?

 

*A la selección escocesa casi mejor que ni mencionarla, pues no disputa la fase final de un torneo importante desde que jugara el Mundial de Francia 98.

Adiós al ‘Old Firm’

junio 18, 2012 1 comentario

Una de las consecuencias que trae la desaparición del Glasgow Rangers, y su posterior refundación en Tercera División, es que va a dejar a Europa huérfana de uno de los derbis con más solera del Viejo Continente: el duelo que enfrentaba al Rangers (de religión protestante) con el Celtic de Glasgow (católicos), que se llevaba jugando desde 1888.

El partido entre ambos es denominado como ‘Old Firm’, vieja empresa traducido al castellano. El origen del nombre viene dado porque antiguamente había sospechas de que los dos equipos aprovechaban la rivalidad que había entre ambos para aumentar la recaudación de los encuentros en los que se veían las caras. Esto vino a raíz de la final de copa de 1909 que jugaron Celtic y Rangers. Acabó en empate y se tuvo que jugar un encuentro de desempate. En éste hubo una invasión de campo motivada por el rumor de que estaba pactado otro empate para que así se volviera a jugar otro día y, por tanto, aumentar la recaudación.

La primera vez que los dos equipos escoceses se vieron las caras fue el 28 de mayo de 1872 y el partido cayó para la escuadra verdiblanca por 5-2. Desde entonces han jugado 391 derbis, 156 de lo cuales los ganó el Rangers y 141 el Celtic.

El partido también tiene su leyenda negra por los duros enfrentamientos que ha habido entre las hinchadas de ambos equipos. Varios ejemplos: en 1980 tras la final de Copa entre ambos hubo una invasión de campo al final del partido. Los graves disturbios fueron una de las razones por las que el alcohol fue prohibido en los campos de Escocia. Además, el ‘Old Firm’ siempre se juega al mediodía para evitar que los ánimos se calienten y provoquen sucesos como los de mayo de 1999. Los hinchas del Celtic lanzaron bengalas a la afición rival, haciendo temer por la seguridad de los espectadores.

Sin embargo, al final para todos los espectadores quedaba el espectáculo futbolístico que daban ambos conjuntos y que no sólo dejan huérfano al fútbol europeo de uno de sus derbis más importantes, sino que deja bastante tocado al fútbol escocés.

John Thomson, El Príncipe

enero 12, 2010 2 comentarios

En una época en la que la Scotish Premier League cada vez está más devaluada, pocos son los alicientes que tiene para poder plantar cara a las grandes ligas de Europa. El Old Firm, el partido que enfrenta al Celtic contra el Rangers, o lo que es lo mismo católicos contra protestantes, es de los pocos encuentros con los que los escoceses pueden sacar pecho. Uno de los jugadores que ayudó a incrementar la leyenda de este tipo de partidos fue John Thomson, el príncipe de los porteros.

John nació el 28 de enero de 1909 en Kirkcaldy, en la localidad de Cardenden, muy cerca de Glasgow, en el seno de una familia protestante que sufría para subsistir. Por ello, Thomson con quince años tenía que bajar todos los días a los pozos de Fife para llevar un salario a casa. Sin embargo, su sueño, como el de tantos otros, era el de ganarse la vida con su pasión.

Así comenzó su carrera en el Bing Boys, un equipo amateur en el que comenzó a ganarse fama de buen portero, lo que le valió para fichar por el Wellesley Juniors. Durante su estancia en este club, el azar quiso que los ojeadores del Celtic, ávidos por fichar a un portero, se quedaran prendados con sus paradas cuando estaban ojeando a un portero del equipo que jugaba contra el Juniors.

Sin embargo, su sueño de fichar por un equipo grande estuvo muy cerca de venirse al traste porque el Celtic, equipo que enarbola en Glasgow la bandera del catolicismo, dudaba sobre la contratación de Thomson por su condición de protestante. Finalmente, después de que el portero jugara a modo de prueba varios partidos amistosos con los verdiblancos, los ojeadores despejaron sus dudas: había que ficharlo sí o sí.

Thomson devolvió la confianza depositada en él convirtiéndose en uno de los mejores porteros del Viejo Continente. De hecho, los aficionados del Celtic le bautizaron con el nombre de “El Príncipe de la Portería” y encabezaba siempre la lista de jugadores preferidos por la hinchada.

John, además de con sus grandes actuaciones, se ganó este cariño demostrando siempre una gran fidelidad al club. “En la vida hay cosas más importantes que el dinero. ¿Qué hay más importante que el dinero? Pues…por ejemplo, está el Celtic de Glasgow”, señaló el meta en 1931, después de haber rechazado una astronómica oferta del Arsenal inglés.

Sin embargo, el cinco de septiembre de ese mismo año llegó su día más trágico. En esa fecha se disputaba el Old Firm en el Ibrox Park. Miles de aficionados poblaban las gradas y toda Escocia se encontraba paralizada para observar el acontecimiento. Con cero a cero en el marcador, en el minuto 50 Sam English se plantó solo ante el portero.

Aunque, cuando éste se disponía a armar un disparo, Thomson salió de su portería como una gacela dispuesto a atajar el esférico. Cosa que consiguió pero a un precio demasiado caro: la rodilla de English impactó de manera brutal contra la cabeza del portero y este último quedó tendido de manera inconsciente sobre el terreno de juego mientras sangraba de manera abundante.

Inmediatamente, Davie Meiklehojn, capitán del Rangers que había estudiado medicina, solicitó la entrada en el terreno de juego de las asistencias, que sacaron John del terreno de juego. Su puesto lo ocupó el centrocampista Chic Geatons, que, de manera increíble, logró mantener la portería de Thomson a cero.

Sin embargo, el público y los propios jugadores estuvieron en esos momentos más pendientes de otro partido, el que se estaba disputando en el Victoria Hospital, en el que John se jugaba la vida.

Pero no hubo suerte y los médicos certificaron la muerte de Thomson a las 9:25 de la noche. La noticia provocó una gran conmoción en todo el país y cerca de 30000 personas acudieron al funeral de El Príncipe. En el epitafio de su tumba se podía leer lo siguiente: “They never die who live in the hearts they leave behind” (Jamás mueren aquéllos que perviven en los corazones de quienes dejan atrás).

Y esta leyenda se cumplió, pues a día de hoy en Celtic Park cuando a los locales les cuesta sacar adelante un partido cantan lo siguiente: “Así que vamos, Celtic de Glasgow levántate y juega el partido que un fantasma permanece entre tus postes y John Thomson es su nombre”. No vivió todo lo que hubiera querido, pero la leyenda de Thomson permanecerá viva para siempre.