Archive

Posts Tagged ‘Grasshopper’

Grasshopper, el sueño del Napoli

Real Madrid 78-79Esta semana se disputarán los primeros partidos de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones. Napoli y Real Madrid serán los encargados de ‘abrir el baile’ este martes en un encuentro en el que los españoles parten como grandes favoritos para cosechar el pase después de haber ganado 3-1 en el Santiago Bernabéu.

Sin embargo, hay un precedente al que se agarra el conjunto italiano para ilusionarse con la remontada. Se trata de la eliminación que sufrió el Madrid a manos del Grasshopper en la antigua Copa de Europa en la temporada 78/79, la única vez a la que a los blancos le han dado la vuelta a un 3-1 cosechado en casa en la máxima competición continental.

Como ahora, el resultado cosechado en el Bernabéu y que su rival no fuera uno de los equipos más potentes del Viejo Continente provocó que los madridistas tuvieran la vitola de súper favoritos para obtener el pase a los cuartos de final. Sin embargo, se confiaron y el Grasshopper convirtió en una pesadilla lo que en un principio no era más que un mero trámite.

Claudio Sulser adelantó a los locales a los ocho minutos de juego y espoleó al público. El Real Madrid, lejos de verle las orejas al lobo, siguió muy confiado en que tenía hecho el pase y eso se tradujo en multitud de ocasiones para el Grasshopper. De hecho, únicamente las buenas paradas de Miguel Ángel evitaron la goleada suiza.

Cuando parecía que el Madrid iba a salir indemne de tanto golpe, Sulser, de nuevo, dio la puntilla a los blancos anotando el definitivo 2-0 a los 88 minutos de juego y dejando a los españoles sin tiempo de reacción.

“El Grasshoppers se ha merecido el triunfo y pasar a los cuartos de final. Ha superado a un Madrid desdibujado y falto de ideas y juego. El campeón español no tuvo remate; fue indeciso y falló en las entregas. Sus rivales se anticipaban; el Madrid fue lento. No se deshizo nunca de un marcaje correoso. El Madrid se despidió de la Copa de Europa con un bagaje demasiado corto”, cerraba la crónica del partido del diario ‘El País’ al día siguiente.

El Real Madrid no se fue de vacío de Suiza, ya que el Grasshopper les regaló a cada uno de los jugadores merengues un radiocassette valorado en unos 180 euros. El Napoli se aferra a este precedente: a que lo único que se traigan los madridistas sea un souvenir y no el pase a curatos de final.

Los orígenes del catenaccio

febrero 28, 2011 1 comentario

En el fútbol no hay nada más aburrido que cuando un marcador bosteza por partida doble porque el 0-0 inicial no se mueve. Uno de los culpables de esta lacra es el catenaccio, una táctica ultra defensiva. Sin embargo, todos consideran que los orígenes de ésta se encuentran en Italia. Se equivocan, están en Austria. Concretamente en la mente de Karl Rappan.

Rappan nació en Viena, pero su salto a los banquillos los dio en Suiza, cuando en 1931 fue fichado por el Servette. Posteriormente dirigió al Grasshopper, también del país helvético, hasta que en 1937 se convirtió en seleccionador de Suiza. Desde la Federación el objetivo que le encomendaron fue clasificar al equipo para el Mundial de Francia, que se iba a jugar un año más tarde, y, una vez allí, realizar un buen papel.

La primera parte de la misión la cumplió después de dejar en la cuneta a Portugal. Sin embargo, las cosas se complicaron una vez ya en la Copa del Mundo, pues a los helvéticos les tocó en la primera fase jugar contra la Alemania nazi. Un equipo que si ya de por sí era muy fuerte, se había “reforzado” con la incorporación de algunos jugadores austriacos que formaron parte del ‘wunderteam’. En aquella época, no había fases de grupos como ahora, por lo que una derrota te envía a casa.

Por ello, Rappan se comió la cabeza pensando cómo contrarrestar a un equipo tan fuerte como el germano con una plantilla muy inferior como era la suya. Tras darle muchas vueltas le vino a la cabeza un sistema de cadena que le había dado muy buenos resultados en la liga suiza.  Era una especie de 3-5-2. Los puntos clave de la táctica, y los que más sorprendieron, fueron el líbero y el jugador que Rappan situó detrás de la defensa para salvaguardar las espaldas de ésta. Además, los extremos tenían toda la banda para ellos y jugaban muy abiertos.

Karl logró su objetivo, pues el 4 de junio de 1938 la débil Suiza logró el milagro en el Parque de los Príncipes y empató a uno ante la todopoderosa Alemania. Nadie se lo creía. Sin embargo, lo mejor aún estaba por llegar, ya que en el partido de desempate los helvéticos ganaron por 4-2. Aunque el sueño de toda cenicienta tiene su final y el de Suiza llegó en los cuartos de final del torneo, donde fueron derrotados por 2-0 por Hungría. Aun así los jugadores de Rappan fueron considerados como héroes y el técnico fue nombrado ciudadano suizo ‘ad honorem’.

La táctica de Karl tuvo gran calado en Europa, especialmente en Italia. Allí quien la popularizó de manera definitiva fue Nereo Rocco, un entrenador que utilizando el catenaccio (cerrojo en castellano) logró que el modesto Triestina, un modesto, acabara como subcampeón de la Serie A en el 48, un logro que aún hoy no ha igualado. Este éxito propició que Rocco fichara por el Milan, donde introduciendo algunas novedades en el libreto de Rappan, ganó la liga y la Copa de Europa.

Otro de los hechos que provocaron que Italia enarbolara como suya la bandera del catenaccio fue la tragedia de Superga, en la que fallecieron varios jugadores del Grande Torino y cuyos futbolistas formaban la base de la selección transalpina. Ante la ausencia de jugadores talentosos apostaron por utilizar un sistema defensivo en el que primaban los marcajes al hombre y las llamadas “faltas tácticas”.

Por ello, hoy en día se piensa que el origen del fútbol defensivo está en Italia.  Sin embargo, sucede como con el origen del fútbol, que lo inventaron los ingleses y los perfeccionaron los brasileños. En este caso lo ideó un austriaco para que los italianos lo encumbraran a la categoría de arte y los amantes de los goles lo sufriéramos para siempre.