Archivo

Posts Tagged ‘Italia’

Buffon, el delantero que se transformó en portero

junio 23, 2014 Deja un comentario

BuffonGianluigi Buffon está considerado actualmente como uno de los mejores porteros de toda la historia. El guardameta fue clave para que Italia fuera campeona del mundo en 2006 y en los muchos títulos que ha conquistado tanto en el Parma como en la Juventus. Sin embargo, lo que pocos conocen es que Buffon llegó a la portería por casualidad.

Y es que Gigi, apodo con el que le bautizaron sus más allegados por las orejas que tiene y su semejanza con las del personaje Topo Gigio, comenzó jugando de delantero centro. En la U.S.D.Canaletto Sepor y en la Perticata, los primeros equipos en los que estuvo, le pusieron en esa posición al entender que debido a su gran estatura era el sitio que mejor se adaptaba a él.

No lo debió hacer mal como ariete, ya que el Parma una vez que le vio decidió echarle la red y lo reclutó para su equipo juvenil. Sin embargo, los inicios en el club parmesano no fueron sencillos para Buffon. Al técnico del equipo no le acababa de convencer el actual futbolista de la Juventus y por eso era habitual verle en el banquillo. Sin embargo, Gigi no sabía que eso le iba a abrir la puerta a la mayor oportunidad de su vida.

El portero titular del equipo juvenil del Parma se lesionó y, como el suplente también se encontraba de baja, el técnico del equipo tuvo que improvisar un nuevo guardameta. Por eso se dirigió a los suplentes y finalmente optó porque Buffon ejerciera de portero de emergencia. El entrenador escogió a Gigi por su altura, ya que pensó que así blocaría mejor los balones colgados de los rivales.

La respuesta de Buffon fue tan buena en la portería que en dos semanas ya era indiscutible bajo los palos pese a que el titular ya se había recuperado de su lesión. De hecho, las actuaciones del meta italiano fueron tan buenas que el Parma se apresuró a blindarle el contrato por miedo a que algún otro conjunto les robara a su diamante en bruto.

La portería cambió a Buffon, ya que hasta cambió de ídolos. Pasó de tener como referencia a Lothar Matthäus a ser un ferviente admirador del portero camerunés Thomás N’Kono. Gigi ha admitido que quedó prendado de él al verle en el Mundial de Italia 90. Reconoce, incluso, que la primera vez que lloró por culpa del fútbol fue cuando la Camerún de N’Kono cayó eliminada del Mundial del 90.

La cosa no se queda ahí, ya que Buffon pidió a N’Kono poder participar en su partido homenaje y el hijo del guardameta transalpino tiene Thomas como segundo nombre en honor al ídolo de su padre. ¿Qué habría sido de Buffon de no haberse lesionado aquel portero del equipo juvenil del Parma? Nunca lo sabremos, pero al menos nos ha permitido disfrutar de uno de los mejores guardametas de siempre.

Italia y la maldición del segundo partido en un Mundial

junio 18, 2014 Deja un comentario

Italia - Croacia 2002Italia ha sido uno de los países que mejores sensaciones ha dejado en la primera jornada del Mundial. En la segunda jornada, este próximo viernes, podría certificar su pase a octavos de final si gana a Costa Rica….y acaba con el gafe que le persigue en el segundo partido de un Mundial.

Y es que para ver una victoria de los italianos en la segunda fecha de la Copa del Mundo hay que remontarse hasta el 17 de junio de 1998, cuando los azzurri derrotaron a Camerún por 3-0 en Montpellier gracias a un doblete de Vieri y un tanto de Di Biaggio. Desde entonces esta jornada del campeonato siempre se les atraganta.

El gafe comenzó en el Mundial de 2002. Tras imponerse por 2-0 a Ecuador en la primera jornada, el equipo dirigido entonces por Giovanni Trapattoni afrontó con mucha confianza su duelo contra Croacia. Las cosas comenzaron genial para los transalpinos, que se adelantaron en el marcador gracias a un gol de Vieri. Sin embargo, Croacia, que de perder quedaba eliminada, le dio la vuelta al electrónico en tres minutos locos para establecer el definitivo 1-2.

En el Mundial de 2006 siguió la mala racha en el segundo partido. Italia llegó a éste tras haberse impuesto por 2-0 a Ghana en su partido inaugural, pero contra Estados Unidos no pudo seguir con su racha de triunfos. Nuevamente, los italianos se adelantaron en el marcador. Gilardino hizo el 1-0 a los 22 minutos, pero poco después Zaccardo en propia estableció el definitivo 1-1 final. Ni jugando toda la segunda parte con uno más pudieron ganar aquel partido.

El último antecedente del gafe italiano en la segunda jornada se dio en el Mundial de Sudáfrica. Italia llegó a esta fecha con la obligación de ganar tras haber empatado a uno con Paraguay en el partido inaugural. Nueva Zelanda iba a ser su rival. A priori, parecía un oponente sencillo. Sólo a priori. Y es que los italianos dieron una de las sorpresas del torneo al no ser capaces de pasar del empate a uno contra el país de Oceanía. Los transalpinos culminaron su mala racha quedando eliminados en la primera fase, algo que no sucedió ni en 2002 ni en 2006.

¿Seguirá Costa Rica con el gafe?

Campeones del mundo en paro

septiembre 3, 2012 Deja un comentario

Se suele decir que el fútbol es como una montaña rusa. Tan pronto se está arriba con todos los focos mediáticos pendientes como se va de manera irremediable hacia abajo y se cae el olvido. Buena fe de ello pueden dar tres ilustres jugadores del fútbol italiano: Alessandro del Piero, Gianluca Zambrotta y Fabio Grosso. Todos ellos fueron campeones del mundo en 2006 con Italia. Sin embargo, seis años más tarde están muy alejados de la gloria de antaño, ya que se encuentran sin equipo.
 
Especialmente reseñable es el caso de Del Piero. El mediapunta está considerado como uno de los mejores futbolistas que ha dado el fútbol italiano en los últimos 20 años y, de hecho, durante bastante tiempo ha sido el gran estandarte de la Juventus de Turín. Sin embargo, el pasado 30 de junio finalizó su relación con la ‘Vecchia Signora’ y desde entonces no se ha vuelto a enfundar una camiseta diferente a la ‘bianconera’.
 
Ofertas no le han faltado al transalpino, aunque todas ellas, pese a ser muy jugosas económicamente, distaban de poder ofrecerle jugar en el más alto nivel. Las rechazó esperando una oferta proveniente de la Premier League que no acabó de llegar y, por ello, parece haber tirado la toalla en este objetivo  y, según apunta la prensa italiana, podría fichar próximamente por el Sydney FC de la modesta liga australiana.

En aquel Mundial de 2006 que ganó Italia uno de los jugadores que resultó, contra todo pronóstico, clave en la conquista del título fue Fabio Grosso. El italiano marcó uno de los goles de los ‘azzurri’ en la prórroga de las semifinales contra Alemania y anotó el penalti decisivo de la final contra Francia.
 
Sin embargo, lo que parecía su pistoletazo de salida para el fútbol de primer nivel, ya que entonces militaba en el Palermo, no se acabó de concretar. Jugó en equipos de primera línea como el Inter de Milán, el Olympique de Lyon o la Juventus, pero en ninguno de ellos llegó a mostrar el nivel con el que sorprendió a todos en el Mundial de 2006. La prueba de ello es que el pasado 30 de junio acabó su contrato con la Juventus y no ha logrado encontrar equipo.

Otro caso destacado es el de Gianluca Zambrotta. Durante los últimos años ha sido el dueño del lateral en equipos tan importantes como la Juventus, el Barcelona, el Milan o la propia selección italiana. Pese a ello, su estrella se empezó a apagar la pasada temporada. El defensor dejó de contar para Massimiliano Allegri, que lo relegó al banquillo durante la mayor parte de la campaña y al final de la misma el club lombardo no le renovó su contrato.
 
 
Debido a su condición de estar sin equipo, la situación de los tres futbolistas no se limita al periodo del mercado de fichajes y en cualquier momento podrían fichar por cualquier conjunto…si reciben alguna oferta, algo que hasta ahora no ha sucedido y ha provocado que tres campeones del mundo estén en el paro.

El drama de Prandelli

junio 11, 2012 1 comentario

La vida no ha sido un camino de rosas para Cesare Prandelli, el seleccionador de Italia. Más bien todo lo contrario. Ha sido una travesía que siempre le ha presentado la peor de sus caras y la mayor de sus dificultades. Sin embargo, él lo ha sabido asumir siempre con entereza y valentía para poder salir adelante.

El primer golpe duro que se llevó fue a los 16 años, cuando murió su padre. Pese a ello, supo reponerse y levantarse para lograr su sueño: ser futbolista. Lo consiguió, pero la mala suerte siguió acompañándole. Sin ir más lejos, cuando jugaba en la Juventus de Turín no pudo disfrutar de la única Copa de Europa  que ganó como jugador, ya que se produjo en medio de la tragedia de Heysel, una de las más dramáticas de la historia del deporte porque murieron 39 personas.

Una lesión de rodilla a los 32 años le hizo colgar las botas antes de lo que él hubiera imaginado, por ello decidió reinventarse como entrenador. Con mucho trabajo y esfuerzo logró entrenar en la Primera División. Su primera oportunidad en un equipo de relativo nivel fue el Parma. Sin embargo, al poco de su llegada se produjo la caída del grupo Parmalat, que era el sustento económico de la entidad y el club entró en una gran crisis.

Sin embargo, Prandelli supo sacar adelante al equipo y la Roma le contrató para la temporada 2004/2005. Era el reto más importante de su carrera, ya que el conjunto capitalino era el subcampeón del campeonato. Pese a ello, a los pocos meses tuvo que dimitir porque a su esposa le detectaron un cáncer de pecho y decidió dedicarle todo su tiempo a ella, que lamentablemente falleció años más tarde.

Aun así, el fútbol le ha quiso dar una nueva oportunidad y en 2005 cogió las riendas de la Fiorentina. En Florencia la suerte volvió a jugarle una nueva pasada. En 2008 alcazó con el equipo ‘viola’ las semifinales de la Copa de la UEFA, en las que se enfrentó al Glasgow Rangers escocés. Pese a que los italianos fueron superiores en toda la eliminatoria, cayeron eliminados en los penaltis. Prandelli, en un gran gesto, obligó al final de los mismos que sus jugadores hicieran pasillo al Rangers.

Sus cualidades no pasaron desapercibidas para la Federación Italiana de Fútbol, que le nombró seleccionador en 2010. Después de la difícil tarea de reconstruir un equipo que estaba hundido tras el fracaso del Mundial de Sudáfrica, la vida le ha vuelto a poner una nueva piedra en el camino: la trama de las apuestas que ha estallado en Italia ha alterado la concentración para la Eurocopa y se ha cobrado una víctima, Criscito. Ahora le toca a Prandelli tratar de volver a salir adelante.

La supervivencia de la Juve: el origen del Torino

septiembre 26, 2011 Deja un comentario

Hoy en día, el Torino es uno de los clubes más queridos de toda Italia. Parte de ello, aunque suene contradictorio, es por el gafe que históricamente ha acompañado a este equipo. Aun así, hoy no podríamos hablar de la mala suerte del Toro si no llega a ser por la Juventus, su eterno rival. Y es que de no ser por un ex dirigente de la Vecchia Signora hoy Torino seguramente no sería más que el nombre de una ciudad, en lugar de una histórica escuadra.

En 1906, Alfred Dick era el presidente de la Juventus. Sin embargo, hacía tiempo que andaba dando vueltas a una idea: trasladar a la Vecchia Signora a otro país y ponerle el nombre de Jugend Fussballverein. Esto no gustó nada al resto de dirigentes de la Juve, que inmediatamente se unieron para echar de la entidad a Dick, pese a que ello conllevara que se iban a quedar sin campo en el que jugar.

Así el tres de diciembre de 1906 nace el Footbal Club Torino después de que varios ex directivos acompañaran a Dick en su marcha de la Juve y se fusionaran con el Football Club Torinese. El acto tuvo lugar en la cervecería Voigt, en la Via Pietro Micca. El primer presidente del club fue el suizo Hans Schoenbrod y los colores que lucía la camiseta del equipo eran unas franjas negras y amarillas. La razón de esto es que había heredado los colores del Torinese.

Sin embargo, más tarde dejó atrás esa indumentaria y pasó a jugar de morado. El por qué de ello nunca se ha sabido de manera clara, pero hay dos teorías. La primera dice que el club comenzó a vestir así porque Alfred Dick, suizo de nacimiento, era hincha del Servette, equipo que lucía el morado en su indumentaria, y pensó que ésta era una buena manera para homenajear al equipo de sus amores. La segunda teoría dice que el morado era el color de la insignia de la Brigada Savoia que en 1706 liberó a Turín de la dominación francesa.

Sea como fuere, el Torino jugó su primer partido el 16 de diciembre contra el Pro Vercelli en un encuentro que ganó 3-1. El primer derbi contra la Juventus se disputó un año más tarde, un partido que de haber dejado de existir la Vechia Signora jamás se habría jugado.

Los orígenes del catenaccio

febrero 28, 2011 1 comentario

En el fútbol no hay nada más aburrido que cuando un marcador bosteza por partida doble porque el 0-0 inicial no se mueve. Uno de los culpables de esta lacra es el catenaccio, una táctica ultra defensiva. Sin embargo, todos consideran que los orígenes de ésta se encuentran en Italia. Se equivocan, están en Austria. Concretamente en la mente de Karl Rappan.

Rappan nació en Viena, pero su salto a los banquillos los dio en Suiza, cuando en 1931 fue fichado por el Servette. Posteriormente dirigió al Grasshopper, también del país helvético, hasta que en 1937 se convirtió en seleccionador de Suiza. Desde la Federación el objetivo que le encomendaron fue clasificar al equipo para el Mundial de Francia, que se iba a jugar un año más tarde, y, una vez allí, realizar un buen papel.

La primera parte de la misión la cumplió después de dejar en la cuneta a Portugal. Sin embargo, las cosas se complicaron una vez ya en la Copa del Mundo, pues a los helvéticos les tocó en la primera fase jugar contra la Alemania nazi. Un equipo que si ya de por sí era muy fuerte, se había “reforzado” con la incorporación de algunos jugadores austriacos que formaron parte del ‘wunderteam’. En aquella época, no había fases de grupos como ahora, por lo que una derrota te envía a casa.

Por ello, Rappan se comió la cabeza pensando cómo contrarrestar a un equipo tan fuerte como el germano con una plantilla muy inferior como era la suya. Tras darle muchas vueltas le vino a la cabeza un sistema de cadena que le había dado muy buenos resultados en la liga suiza.  Era una especie de 3-5-2. Los puntos clave de la táctica, y los que más sorprendieron, fueron el líbero y el jugador que Rappan situó detrás de la defensa para salvaguardar las espaldas de ésta. Además, los extremos tenían toda la banda para ellos y jugaban muy abiertos.

Karl logró su objetivo, pues el 4 de junio de 1938 la débil Suiza logró el milagro en el Parque de los Príncipes y empató a uno ante la todopoderosa Alemania. Nadie se lo creía. Sin embargo, lo mejor aún estaba por llegar, ya que en el partido de desempate los helvéticos ganaron por 4-2. Aunque el sueño de toda cenicienta tiene su final y el de Suiza llegó en los cuartos de final del torneo, donde fueron derrotados por 2-0 por Hungría. Aun así los jugadores de Rappan fueron considerados como héroes y el técnico fue nombrado ciudadano suizo ‘ad honorem’.

La táctica de Karl tuvo gran calado en Europa, especialmente en Italia. Allí quien la popularizó de manera definitiva fue Nereo Rocco, un entrenador que utilizando el catenaccio (cerrojo en castellano) logró que el modesto Triestina, un modesto, acabara como subcampeón de la Serie A en el 48, un logro que aún hoy no ha igualado. Este éxito propició que Rocco fichara por el Milan, donde introduciendo algunas novedades en el libreto de Rappan, ganó la liga y la Copa de Europa.

Otro de los hechos que provocaron que Italia enarbolara como suya la bandera del catenaccio fue la tragedia de Superga, en la que fallecieron varios jugadores del Grande Torino y cuyos futbolistas formaban la base de la selección transalpina. Ante la ausencia de jugadores talentosos apostaron por utilizar un sistema defensivo en el que primaban los marcajes al hombre y las llamadas “faltas tácticas”.

Por ello, hoy en día se piensa que el origen del fútbol defensivo está en Italia.  Sin embargo, sucede como con el origen del fútbol, que lo inventaron los ingleses y los perfeccionaron los brasileños. En este caso lo ideó un austriaco para que los italianos lo encumbraran a la categoría de arte y los amantes de los goles lo sufriéramos para siempre.

The Special Two

enero 3, 2011 3 comentarios

José Mourinho es uno de los técnicos más aclamados de la actualidad. Sus métodos le han llevado a la cima tras partir desde cero. Por ello, no son pocos los que intentan imitar al portugués. Por esta razón, resulta llamativo que el único que haya recibido el calificativo de “El nuevo Mou” quiera quitarse esta etiqueta. Se trata de Andre Villas-Boas, el actual entrenador del Oporto. 

La verdad es que las comparaciones entre “The Special One” y Villas-Boas es imposible que no se hagan. Sobre todo teniendo en cuenta sus inicios, ya que ambos dieron sus primeros pasos en el fútbol de la mano de Sir Bobby Robson. La manera en la que Andre conoció al legendario técnico británico es, cuando menos, curiosa. El luso era nieto de Margaret Neville Kendall, una noble británica que le enseñó a hablar inglés y que vivía en el mismo edificio que Robson. Un día, Villas-Boas, ni cortó ni perezoso, le dejó a Bobby una nota en el correo en la que le explicaba como utilizar mejor a Domingos, actual técnico del Braga que entonces jugaba en el Oporto. El británico quedó impresionado y se citó en un café con André para conocerle en persona. A la cita el portugués llegó con una gran pila de hojas en la que tenía informes detallados de jugadores y equipos. Robson al verlo no se lo pensó, tenía que hacerle un contrato. De esta manera le contrató como ojeador, pese a que era menor de edad.

Allí fue donde Villas-Boas conoció a Mourinho. Sin embargo, no estuvieron mucho tiempo juntos, ya que, poco después de incorporarse al organigrama técnico, Mou hizo las maletas rumbo a Barcelona junto con Robson. Pese a ello, André tenía claro que quería seguir ligado al mundo del fútbol, se sacó el título de entrenador y prosiguió con sus estudios en Escocia, tal y como había hecho Mourinho anteriormente.  

A los 22 años fue designado seleccionador de las Islas Vírgenes, con quien disputó varios partidos clasificatorios para el Mundial de 2002. Sin embargo, su aventura acabó tras perder por 0-9 contra las Islas Bermudas, tras lo que fue cesado. En más de una ocasión, André ha comentado que en las Islas Vírgenes sólo supieron su edad cuando se marchó. De vuelta a Portugal, el destino del joven se cruzó de nuevo con el de Mourinho, quien se acordó de él cuando se hizo con las riendas del Oporto. A partir de entonces, Villas-Boas siguió, como miembro de su cuerpo técnico, a Mou allá por donde fue éste: en Portugal con el Oporto, en Inglaterra con el Chelsea y en Italia con el Inter.

Así fue hasta que André decidió volar solo y aceptó en otoño de 2009 una oferta de la Académica de Coimbra. Cogió a un equipo hundido y logró salvarlo de manera cómoda. Tanto que la Académica acabó el curso en la zona templada de la tabla, en la 11ª posición. Su trabajo no pasó desapercibido. Por ello, el Sporting de Lisboa se interesó en él. Aunque fue el Oporto quien finalmente le encargó liderar su proyecto 2010-2011. Pese a que al principio había un poco de escepticismo, Villas-Boas logró disipar dudas en pocas semanas.

Villas-Boas se ha convertido en el técnico que más partidos ha logrado acabar invicto en su país. El Oporto destaca por su buen trato del balón. De hecho, hay quien opina que son un sucedáneo del Barça. Sin embargo, a André no le gustan las comparaciones: “El Barcelona tiene su estilo y nosotros el nuestro. No queremos imitar a ninguno. El Barça ha rayado la perfección. El fútbol portugués tiene una cultura de excelencia técnica.  Nos basamos en la defensa o el contacto físico. Nuestro principio es la libertad para crear”.

Villas-Boas suele emplear un 4-3-3, aunque su sistema nos es para nada rígido, ya que puede variar a un 4-5-1, 4-3-1-2, 4-4-2 o 4-1-4-1. Le gusta jugar con un hombre delante de la defensa y que los futbolistas de ataque se intercambien de posición. Por ello, su juego es más dinámico que el de los equipos de Mourinho. Jorge Jesús, técnico del Benfica ha dicho que si no fuera por los penalties que le pitan a favor al Oporto estos últimos no les sacarían a los encarnados. “A ellos les divierte hablar de nuestros penaltís, por eso nosotros nos dejamos hacer alguno, para que se entretegan”, ha contestado André al más puro estilo Mou. Tiene su propio libro de estilo, pero no cabe duda que el entrenador del Real Madrid ha sido su referente. Por algo le han llamado The Special Two.