Archivo

Posts Tagged ‘Nevio Scala’

El nuevo milagro del Parma

junio 19, 2017 Deja un comentario

El Parma es un club acostumbrado a sorprender. Lo hizo durante la década de los 90, cuando surgió por sorpresa para pelear de tú a tú a los más grandes de Italia y saboreó las mieles de la gloria europea, y lo acaba de volver a hacer ahora. Los parmesanos comenzaron desde cero en la Serie D en 2015 y en dos años han logrado llegar al fútbol profesional, ya que la próxima temporada competirá en la Serie B.

La agonía del Parma comenzó a finales de la temporada 2013/2014. El equipo realizó una buena campaña que le llevó a clasificarse para la Europa League. Sin embargo, fue sancionado por no cumplir el fair play financiero sin poder competir por el Viejo Continente y ahí, como el título de la película, comenzaron para ellos una serie de catastróficas desdichas.

Los dirigentes del club parmesano no aprendieron la lección de la anterior temporada y siguieron con su nefasta gestión en la 2014/2015. Cada día que pasaba el equipo no hacía más que aumentar su deuda y acumular más impagos a sus espaldas. Esta situación también afectó en lo deportivo, ya que el Parma pasó de pelear por competiciones europeas a caer al fondo de la tabla.

La situación llegó a ser tan desesperante que el equipo llegó a estar dos partidos sin competir debido a que no podía asumir los costes que le suponía participar en un encuentro de la Serie A. Finalmente la Lega Calcio movió ficha logró dar al club un dinero con el que poder pagar sus viajes y compromisos por partidos hasta final de campeonato.

No fue más que un mero parche. El equipo, que por su no comparecencia fue sancionado con puntos, asumió que salvo milagro su futuro estaba en la Serie B y que tenía hasta final de temporada para encontrar un inversor que inyectara dinero al club y lo librara de la quiebra hacia la que se asomaba de manera irrefrenable.

Sin embargo, ni hubo milagro deportivo ni económico. Nadie se atrevió a invertir en un equipo que tenía una deuda galopante y el Parma firmó su final más triste: puso punto y final a más de 100 años de historia con su desaparición.

Pese a ello, el fútbol no murió en Parma con aquella acción. Varios históricos del equipo dieron un paso al frente y decidieron refundar el club bajo el nombre de Parma Calcio 1913, única opción para empezar desde cero y sin deudas. Sin embargo, ello implicaba que el nuevo equipo tenía que comenzar su andadura en las catacumbas del fútbol italiano: la Serie D.

Con Nevio Scala, entrenador del club en sus años más gloriosos en los 90, como presidente, Luigi Apolloni, defensor del equipo también en los exitosos 90, como técnico y Alessandro Lucarelli, en el Parma desde 2008 y que se negó a dejar tirado al equipo, como capitán en el terreno de juego; la ciudad se volcó en el nuevo proyecto y no les dejó solos ante un reto de tal magnitud.

En solo un año el Parma logró el ascenso a la Serie C y, además, lo hizo por la puerta grande: arrollando a todos sus rivales. Sin embargo, la andadura en la categoría de bronce no fue para nada sencilla. El equipo entró en crisis antes de las navidades. El Parma andaba lejos de la zona noble de la tabla y la directiva decidió prescindir de los servicios de Apolloni. Una decisión que no gustó nada a Nevio Scala, que presentó su dimisión para mostrar su desacuerdo a la decisión tomada.

Sin embargo, tal y como señalábamos al inicio de este post, el Parma es un club acostumbrado a sorprender y logró darle la vuelta a la situación firmando el ascenso a la Serie B tras imponerse al Alessandria en el playoff (2-0). Lo hizo con Lucarelli en el campo. El capitán, a un mes escaso de cumplir los 40 años, es la nueva bandera de un Parma que ya sueña con volver a la Serie A.

Anuncios

Filippo Inzaghi, el rey europeo del gol

noviembre 9, 2010 1 comentario

Hablar de Filippo Inzagui es sinónimo de hacerlo de gol. Los dos tantos que marcó contra el Real Madrid en la Liga de Campeones sirvieron para que Supper Pippo, como le apodan en Italia, llamara a las puertas de la historia. Superó a Torpedo Muller y se convirtió, junto con el exmadridista Raúl, en el máximo goleador de las competiciones europeas.

Y es que Pippo pertenece a una estirpe de jugadores de la que ya pocos quedan, a la de aquellos que todo el mundo mira de reojo cuando el marcador no hace más que bostezar. Inzaghi ya no es aquel joven que marcó en 1995 su primer gol en la Serie A con el Parma de Nevio Scala y Hristo Stoichkov. Sin embargo, mantiene intacta su buena relación con el gol, al que tiene siempre entre ceja y ceja. Algo que, aunque parezca increíble, alguna vez le han recriminado. “Prefiere hacer tres goles y perder cuatro a tres, que no hacer goles y ganar uno a cero”, dijo sobre él en una ocasión el díscolo Paolo di Canio.

Además de para convertirse en el máximo goleador en competiciones europeas, los dos goles contra el Real Madrid sirvieron a Filippo para superar a Shevchenko como máximo cañonero del Milan en partidos internacionales y dejar atrás a Van  Basten en el ránking de goles histórico del conjunto lombardo. Y es que aquella noche contra los blancos fue mágica para el nueve de los rossoneri. Además de obligar a José Mourinho a tragarse las ganas de colgarse la medalla del primer triunfo merengue en San Siro, volvió a recordar Atenas 2007.

Allí, en tierras griegas, Inzagui, convertido en filósofo del gol, cambió las lágrimas que todos los milanistas derramaron dos años antes en Estambul por alegría y gloria. La remontada del Liverpool de 2005 ya no fue más que un mal sueño que Filippo se encargó en esfumar con sus goles. El próximo reto de Inzagui es alcanzar a Roberto Baggio como tercer goleador histórico italiano. Un gol le falta para alcanzarlo.

Sin embargo, éste lo mismo lo consigue con una camiseta distinta a la del Milan. Ibrahimovic, Pato, Robinho y Ronaldinho le relegan a un segundo plano en el que a él no le gusta estar. Es cierto que ya tiene 37 años, que no tiene una excesiva velocidad y que no puede presumir de tener una gran habilidad con el balón en los pies. Aun así los 315 tantos que ha marcado en su carrera vienen a demostrar que su matrimonio con el gol sigue intacto y el banquillo no es lugar para el rey de la máxima esencia en el fútbol. Por algo Mourinho antes de enfrentarse al Milan respiraba aliviado al saber que Pippo de entrada no iba a estar en el terreno de juego.