Archivo

Posts Tagged ‘Segunda’

Brian Clough, el genio inglés

febrero 1, 2010 2 comentarios

Si hay un técnico que ha sentado cátedra en el Reino Unido no cabe duda de que ése es Brian Clough. Genio y figura dentro y fuera del terreno de juego, su estilo ha sido imitado por muchos grandes como José Mourinho. Sin embargo, Brian Clough sólo hubo uno.

El 26 de diciembre de 1962 una lesión en el ligamento cruzado puso fin a la prolífica carrera de Clough como delantero centro, en la que logró 197 goles en 213 partidos con el Middlesbrough y 54 tantos en 61 encuentros en el Sunderland. Sin embargo, donde muchos no hubieran visto más que una oportunidad para lamentarse de su mala suerte él vio una oportunidad: convertirse en entrenador.

Tras foguearse como técnico en las categorías inferiores del Sunderland, Brian tuvo su primera oportunidad como entrenador de un equipo profesional en el Hartlepools United. Más allá de los resultados cosechados en este equipo, comenzó a formar junto a Peter Taylor uno de los tándems más importantes de la historia del fútbol británico.

Tras esta aventura, ambos se marcharon al Derby County, donde permanecieron del 67 al 73. Cogieron a los Rams en Segunda y los convirtieron en campeones de Inglaterra en el 72. Sin embargo, a Clough le gustaba mover todo a su antojo y el presidente del Derby decidió despedirle en 1973, tras realizar la contratación más cara en la historia del club sin haber consultado al máximo mandatario de la entidad.

Junto con Peter Taylor se marchó al Brighton & Hove Albion, de la Tercera División, por donde pasó sin pena ni gloria durante una temporada, antes de aterrizar en el Leeds. En aquellos momentos, el conjunto de Elland Road era el mejor de Inglaterra tras haber ganado el título en el 74 y la F.A. Cup en el 72. Nada más entrar en el vestuario del Leeds fue muy claro con sus jugadores: “Hasta donde yo sé, podéis tirar todas esas medallas que habéis ganado estos años a la basura, ya que las ganasteis todas robando”.

Con la mayoría de la plantilla en su contra, el Leeds obtuvo unos resultados pésimos en el inicio del campeonato. Ello, y que su inseparable Peter Taylor no le acompañó en esta aventura, propició que 44 días después de su llegada el club le despidiera. “Hoy es un día espantoso… para el Leeds United”, señaló el técnico al conocer la noticia.

En el 75, ya con Peter Taylor a su lado, aceptó una propuesta del Nottingham Forest y logró que el equipo pasara de vagar por la Segunda División con muchos problemas a convertirlo en hasta dos ocasiones en campeón de Europa. De hecho, el Forest es el único equipo del Viejo Continente que tiene más copas de Europa que títulos de Liga en sus vitrinas. Antes de jugar la segunda final de la Copa de Europa, Peter Shilton, portero de aquel mítico equipo, recriminó a Clough las condiciones en las que se encontraban los campos de entrenamiento en los que preparaban el decisivo encuentro. Brian, ni corto ni perezoso, le dijo que le llevaría a un sitio perfecto y Shilton acabó en una glorieta con césped en el centro en medio de la carretera y con los coches pasando alrededor.

Y es que Cloguh tenía muy claro que el único que mandaba en el vestuario era él:»Si me discutiera un jugador nos sentaríamos juntos unos veinte minutos, hablaríamos del asunto y al final decidiríamos que yo tengo razón». Por este tipo de cosas Clough recibió el apodo de Old Big ‘Ead («viejo creído»), aunque él justificaba su mote: En ocasiones he sido un poco creído. “Creo que la mayoría de la gente lo es cuando pasan al primer plano. Me llamo a mi mismo Old Big ‘Ead sólo para recordarme no volver a serlo”.

Y es que si había una cosa clara es que su figura no dejaba indiferente a nadie. A ello, además de su excepcional trabajo como técnico, ayudaron ciertas frases célebres como: “Ya sé que Roma no se construyó en un día, pero es que yo no me encargué de ese trabajo” o “¿Qué si me considero el hijo de Dios en la tierra? No, ése es mi hijo”. A muchos, también, no les gustaba Clough porque continuamente criticó el juego directo a base de pelotazos que se desarrollaba en Inglaterra: “Si Dios hubiera querido que el fútbol se jugara en las nubes, no habría puesto hierba en el suelo”.

Brian dejó el Forest en el 93, después de que éste descendiera a Segunda y de que comenzaran a ser muy graves los problemas que tenía con el alcohol. Unas dolencias que provocaron su muerte en 2004 tras haberle realizado un transplante de hígado. Su funeral se celebró en el Pride Park Stadium, estadio del Derby County, debido a que la catedral de la ciudad se quedó pequeña para despedirle. Sin embargo, antes de morir dejó otras de sus múltiples perlas al referirse a Sir Alex Ferguson, uno de sus máximos detractores: «Por muchos caballos, títulos de caballero y campeonatos que tenga, el no tiene dos que yo sí que tengo. Y no me refiero a pelotas”. Se refería a que él había ganado dos copas de Europa y Ferguson entonces únicamente tenía una en su palmarés. Genio y Figura.

*Para todo aquel que esté interesado en Brian Clough recomendamos que vean el film  “The damned united”, en el que se refleja su paso por el Derby y el Leeds.

Un Real Madrid ¿De Segunda?

agosto 25, 2009 9 comentarios

En la actualidad, hablar del Real Madrid es sinónimo de hacerlo de Glamour, gloria o éxito. Sin embargo, hubo un momento de la historia en el que todo pudo cambiar. Fue en el año 48, cuando el Real Madrid estuvo a un paso del abismo y comenzó a abrir los ojos para iniciar una época dorada.

Don Santiago Bernabéu, posiblemente, pasó su peor año como presidente del Real Madrid en la campaña 47/48. El máximo mandatario blanco había aterrizado en la Casa Blanca en 1943 y acaba de cumplir uno de sus sueños: construir uno de los mejores estadios de Europa, el Santiago Bernabéu, entonces conocido como Estadio Nuevo Chamartín.

 Santiago_Bernabeu_pone_primera_piedra

En él, Bernabéu esperaba que el Real Madrid recuperara la gloria que se le acaba de resistir por aquellos años en España, puesto que por aquel entonces apenas sumaba dos Ligas debido a que sus mayores éxitos habían llegado en la Copa. Sin embargo, el sueño de Don Santiago estuvo muy cerca de convertirse en pesadilla. La afición comenzó la campaña muy ilusionada y los merengues llegaron a tener 40000 socios, una cifra espectacular en aquellos años.

 don-santiago-bernabeu

En cambio, el equipo no acababa de carburar y deambulaba, jornada y jornada también en posiciones de descenso. Por ello,  Jacinto Quincoces, entrenador de los blancos, tuvo que ser relevado de su puesto tras haber obtenido cinco victorias, cuatro empates y ocho derrotas en 17 partidos. Le sustituyó el inglés Michael Alexander Keeping que llegó procedente del Fulham y durante su paso en España causó furor con su táctica WM.

keepingSin embargo, los comienzos del británico no fueron fáciles, ya que en su primer partido perdió contra el Nastic de Tarragona el 4 de enero de 1948. Partido a partido se fue viendo que el ‘efecto Keeping’ no era el revulsivo que necesitaba el equipo y la situación alcanzó tintes dramáticos cuando en la jornada 20, tras perder contra el Sporting en el Bernabéu, el Madrid pasó a ocupar el penúltimo lugar de la clasificación.

Las mofas contra el conjunto blanco se acrecentaron y especialmente célebre fue una esquela que apareció en un diario de la Ciudad Condal en 1948: “Descanse en paz el Real Madrid, con campo de Primera y equipo de Segunda”. Además, los capitalinos eran recibidos en los campos de España con cánticos de “a segunda, a segunda, a segunda”.

Tal fue el caso, que llegó la última jornada y el Real Madrid no tenía, ni mucho menos, asegurada la permanencia y tampoco daba buenas vibraciones para lograrla. El Madrid tenía sólo 19 puntos, estaba empatados a puntos con el Sabadell, sacaba un punto al a la Real Sociedad de San Sebastián y dos al Sporting de Gijón. Por lo que estaban obligados a ganar al Oviedo SÍ O SÍ. Sin embargo, los carbayones no eran el mejor rival ante el que jugarse la vida, pues tenían una gran delantera –conocida como la “Eléctrica”- con jugadores como Emilín, Herrerita y Lángara y había humillado a los capitalinos por 7-1 en la primera vuelta.

Por esto, el 2-0 final a favor del Real Madrid, y que sentenció a Real Sociedad y Sporting, despertó algunas dudas y más de uno aseguró que el Oviedo no plantó cara a los blancos debido a un sospechoso sobre en blanco que, supuestamente, había entregado Don Santiago a los asturianos. Otro actor clave en la permanencia madridista fue el Atlético de Madrid. Y es que los rojiblancos ayudaron a su eterno rival a permanecer en primera tras golear por 2-7 al Sporting. Sea como fuere, Bernabéu aprendió la lección y profetizó que, partir de entonces el Real Madrid sería espectacular y ganaría títulos.

Así, años más tarde, llegaron los ansiados títulos de Liga y muchas conquistas de la Copa de Europa. Los éxitos en esta última provocaron que el diario “The Times” les bautizara con el apodo de los vikingos por considerar que “el Real Madrid se pasea(ba) por Europa como antaño se paseaban los vikingos: arrasándolo todo a su paso”. Así pues, el destino –o los sobornos, que dirían las malas lenguas- concedió una segunda oportunidad al equipo blanco. Y todo ello porque un 11 de abril de 1948, Pruden, un delantero que pocos aficionados blancos recordarán, marcó dos goles al Oviedo que supusieron la salvación. Sin ellos, hoy, quizás no veríamos por Chamartín ni a Cristiano Ronaldo ni a demás cracks. Además, para más INRI, Prudén era un ex del Atlético de Madrid.

kaka-ronnaldo