Archivo

Posts Tagged ‘UEFA’

La triquiñuela de Galliani

La historia del Milan está repleta, en su mayoría, por días de gloria. Noches en las que el conjunto rossonero hizo historia y levantó un sinfín de títulos. Sin embargo, también ha tenido, aunque menos, noches negras que confirman que los grandes también pueden vivir pesadillas. Una de ellas fue el 20 de marzo de 1991 y el gran causante de la misma tiene nombre y apellido: Adriano Galliani.

En aquella época el Milan era el equipo más potente del Viejo Continente. Las dos Copas de Europa que había logrado ganar de manera consecutiva en 1989 y 1990, algo que aún no se ha vuelto a repetir, así lo atestiguaban. Sin embargo, su reinado comenzó a tambalearse en 1991, cuando un 1-1 en San Siro en la ida de los cuartos de final de la máxima competición continental contra el Olympique de Marsella les hizo temer que por primera vez en tres años con que podían volver a pisar la lona de la eliminación.

Un miedo que se convirtió en realidad cuando el conjunto francés logró adelantarse en el marcador en el partido de vuelta. Pasaron los minutos y el Milan no lograba marcar un gol que, al menos, forzara la prórroga. Entonces, en el minuto 87, se fue la luz de parte del estadio y el partido se tuvo que parar. Con los dos equipos en los vestuarios esperando a que se arreglara el problema, la cabeza de Adriano Galliani, administrador general de los rossoneri, empezó a maquinar la táctica que iba a solucionar el mal juego ofrecido en el campo e iba a evitar la tan temida eliminación a los italianos.

Cuando el problema de la luz se había solucionado, no en su totalidad pero si lo suficiente como para jugarse los tres minutos que aún le quedaban al encuentro, el árbitro del partido, Bo Karlsson, pidió a los dos equipos que volvieran a saltar al terreno de juego. El Olympique de Marsella lo hizo, pero el Milan se negó. La razón que aludían era que querían jugar porque no se les garantizaba una total seguridad. Sin embargo, todo no era una más que una estratagema ideada por Galliani, quien confiaba en denunciar al equipo francés ante la UEFA y que ésta diera el partido por ganado al Milan.

Así pues, y ante la incomparecencia de los transalpinos, dio por finalizado el encuentro con el resultado de 1-0 para los locales, a la espera de lo que dijera la UEFA sobre el tema. Conforme fueron pasando los días, el Milan comenzó a convencerse que lo hecho en Francia no era la mejor decisión que se podía haber tomado. Por ello, desistieron de sus argumentos por intentar ganar el partido en los despachos y optaron por felicitar públicamente al Olympique por su pase a las semifinales con el fin de evitar alguna sanción.

La UEFA no tragó y no le tembló el pulso en su castigo: el Milan iba a estar un año sin poder jugar en Europa y Galliani iba a ser inhabilitado de sus funciones hasta el 31 de julio de 1993. Pese al duro castigo, los italianos podían alegrarse con la sentencia, pues en un principio también se les había pasado por la cabeza aplicar la misma sanción que a Galliani a Arrigo Sacchi y a Franco Baresi, entrenador y capitán del conjunto lombardo, respectivamente.

“Me he comportado como un ‘tifosi’ en vez de ejercer de delegado del equipo, con la cabeza fría, como correspondía a mi cargo”, señaló Galliani al conocer la noticia. El Milan apeló la sanción, pero la UEFA se mantuvo firme en sus palabras. Sin embargo, ya dice el refrán que no hay mal que por bien no venga, ya que la dura sentencia sirivió al Milan para renovarse y cuando volvieron a jugar la Copa de Europa en 1993, entonces ya Liga de Campeones, accedieron a la final y en 1994 volvieron a proclamarse campeones.

Anuncios

El origen de la Intertoto

julio 18, 2011 Deja un comentario

Ya no existe. Sin embargo, la Intertoto hace algunos años nos salvó de algunas tardes largas veraniegas de domingo sin fútbol. Sus orígenes  estuvieron en el sueño de Karl Rappan de que hubiera partidos de máximo nivel en los meses de julio y agosto y en la oportunidad que vio Ernst B. Thommen de seguir ganando dinero con las apuestas deportivas.

Rappan podríamos decir que era un enfermo del fútbol, vivía por y para este deporte. El que fuera ideólogo del catenaccio tenía un sueño: crear una liga europea en verano al más puro estilo de las competiciones continentales que se disputaban durante la temporada. Así Rappan presentó su proyecto en varios países. De la mayoría de ellos obtuvo una respuesta alentadora, pero se encontró con dos problemas: la financiación y que la UEFA diera su visto bueno al torneo.

Entonces apareció la figura de Ernst B. Thommen, que conocía a Rappan de que ambos habían trabajado en la Federación Suiza de fútbol. En la década de los 50 Thommen fue el Director Gerente de las apuestas suizas de fútbol y veía como el negocio en verano sufría un bajón bastante considerable al no haber ninguna competición importante en disputa. Por ello, en cuanto Rappan le explicó su proyecto lo apoyó porque veía en él una manera de generar grandes ingresos en verano.

Thommen, además, era vicepresidente de la FIFA y utilizó sus influencias, y que a Hermann Neuberger, otro vicepresidente de la FIFA y presidente de la Federación Alemana, le entusiasmó la idea para que la UEFA diera luz verde al proyecto. Cosa que hizo en 1961. Aunque como al máximo organismo europeo no le gustaba la idea de crear un torneo que tuviera como objetivo el que las casa de apuestas ganaran dinero, de hecho Toto en alemán significa apuesta, oficialmente no quiso saber nada del campeonato. Su intervención se limito, simplemente, a aprobar el que se disputara.

Al torneo se le puso el nombre de Copa Internacional de fútbol, aunque era más conocido como la Copa Rappan. El periódico suizo “Sport” impulsó en gran medida un campeonato que tenía como regla principal que no podían disputarlo aquellos equipos que estuvieran clasificados para la Copa de Europa y la UEFA. El Ajax fue el primer vencedor de la Copa Rappan.

En 1967 se introdujeron varios cambios en el torneo. Los más importantes fueron dos. El primero fue que habría varios campeones y no sólo uno porque la modalidad de fase de grupos, eliminatorias y final cada vez era más difícil llevarse a cabo porque había muy pocas fechas disponibles. El segundo cambio que se introdujo fue que los equipos vencedores recibirían entre 10.000 y 15.000 francos suizos.

En 1995 la UEFA tomó el control de la competición de manera oficial e impulsó el campeonato premiando a los campeones de la Intertoto con el acceso a la Copa de la UEFA. Pese a que en un principio los equipos de las grandes ligas (España, Italia o Inglaterra) se resistieron a participar, el éxito de equipos como el Girondins de Burdeos, que tras ganar la Intertoto fue subcampeona de la UEFA en 1996, animó a muchos conjuntos a participar. La UEFA introdujo muchas medidas en el campeonato hasta que en 2008 decidió suprimir el torneo para 2009. Poniendo fin al sueño de Rappan y al ambicioso negocio de Thommen.

Dani Jarque, IN MEMORIAM

agosto 10, 2010 1 comentario

El tiempo pasa rápido. A veces quizás demasiado. Sin embargo, esa velocidad no siempre es capaz de cicatrizar ciertas heridas que hace el destino cuando uno menos se lo espera. El mundo del fútbol ha vivido varias de ellas, la última ocurrió hace apenas un año cuando el espanyolista Dani Jarque falleció. Estaba en el momento más dulce de su carrera: jugador ya contrastado en Primera y elegido capitán del equipo de sus amores. Han pasado doce meses de su fallecimiento pero aún se le recuerda. Es lo que tienen los grandes: no están entre nosotros, pero su espíritu y recuerdo van aumentando conforme va pasando el tiempo.

Aunque Daniel Jarque nació en Barcelona el 1 de enero de 1983, su lugar de residencia era Sant Boi de Llobregat, donde veía los partidos del Espanyol soñando con ser él algún día el que tuviera la ocasión de defender la camiseta blanquiazul. De hecho, empezó a “dar guerra con el balón” en el club de su barrio, el CF Ciudad Cooperativa pero a los 12 años ingresó en los equipos de base del RCD Espanyol a cambio de 35000 pesetas, unos 210 de euros.

Como jugador “periquito” comenzó jugando de mediocentro hasta que “Tintín” Márquez se dio cuenta que aquel chico larguirucho tenía unas condiciones que vendrían mejor para la defensa y de ahí ya no se movió. Su trabajo y esfuerzo tuvieron recompensa el 20 de octubre de 2002, cuando Ramón Moya le hizo debutar en un Espanyol-Recreativo (2-0) sustituyendo al trotamundos Cyrill Domoraund. Sin embargo, llegó sin hacer mucho ruido y al día siguiente fueron muy pocos los diarios que le dedicaron una simple reseña.

Edición del lunes 21 de octubre de 2002 - Página 18

Aunque no fue hasta la llegada de Miguel Ángel Lotina en 2004 cuando se consolidó en el primer equipo. Y es que Lotina apostó decididamente por él y decidió otorgarle los galones de una defensa que andaba huérfana de grandes guerreros como lo había sido antaño Mauricio Pochetino, por poner un ejemplo. Con Jarque en la defensa, el equipo vivió varios días de gloria como la Copa del Rey ganada en el Santiago Bernabéu en 2006 o la final de la UEFA de 2007 que acabaron por demostrar a la sufrida parroquia blanquiazul que la gloria también se podía conquistar sin estar en el viejo Sarriá.

Así el pasado verano, fruto del volcán que había en torno a Raúl Tamudo, fue elegido por sus compañeros como nuevo capitán del equipo. Sin embargo, el brazalete tenía una motivación más ese año, ya que esa campaña era la que el Espanyol se iba a mudar a su nuevo estadio Cornellá El Prat. Así Dani pasó a la historia como el primer capitán blanquiazul en Cornellá en un mágico encuentro en el que los pericos se convirtieron en halcones y derrotaron por un contundente 3-0 al todopoderoso Liverpool inglés.

 En la selección también tuvo su hueco, puesto que pasó por todas las categorías inferiores de la roja. De hecho, fue el capitán de la selección Sub-19 que ganó en 2002 el europeo de la categoría en un equipo en el que estaban otros jugadores importantes como Fernando Torres o José Antonio Reyes. Sin embargo, aquel verano en Noruega con quien cuajó una gran amistad fue con Andrés Iniesta. Una amistad que con el tiempo se fue haciendo mayor. Por ello, cuando Iniesta el pasado 11 de julio marcó en la final del Mundial he hizo campeona a España se quitó la camiseta para mostrar una camiseta que homenajeaba a Jarque.

El defensa siempre que apostaba a cara o cruz elegía cara. Era un fiel reflejo de su filosofía de creer en siempre en sus convicciones. Por ello, cuando Iniesta remató a gol contra Holanda lo hizo con la convicción que le había demostrado su compañero en 2002 cuando también fueron campeones y le demostró que no hay sueños imposibles. Jarque acompañó a Iniesta en aquel mágico momento al igual que todavía continúa entre todos los espanyolistas. Y es que un capitán nunca deja sólo a su equipo.

JARQUE DEP

Pistone, el sustituto de Roberto Carlos

marzo 2, 2010 2 comentarios

Ahora llevan una racha positiva, con cuatro scudetti ganados de manera consecutiva, pero hasta hace poco decir Inter no era sinónimo de equipo campeón, sino de pifias y grandes fracasos. Uno de los casos que demuestran esto fue la permisividad de los milaneses ante la marcha de Roberto Carlos, pensando que habían hecho un buen negocio con su venta porque contaban en el lateral izquierdo con Alessandro Pistone.                                                                              

Corría el verano del 95 y Massimo Moratti, que hacía poco acababa de acceder a la presidencia del Inter con la ilusión de recuperar el Grande Inter de los 60, había optado por mantener en el banquillo a Ottavio Bianchi, pese a que la afición no estaba para nada de acuerdo con esta decisión. Y es que el técnico completó una paupérrima campaña 94/95 en la que consiguió clasificar a los neroazzurri para la UEFA en la última jornada de liga.

Aun así, Moratti confiaba en Bianchi porque había logrado anteriormente con el Nápoles un Scudetto, una Coppa y una UEFA. Para devolver la gloria al Inter, ese verano llegaron a Milán muchos jugadores, dos de ellos laterales: Javier Zanetti y Roberto Carlos. El argentino llegó a Italia como una apuesta personal de la secretaria técnica, pues hasta entonces era un auténtico desconocido en Europa. Roberto Carlos, por su parte, llegaba avalado por su buen hacer en el Palmeiras y tras haber destacado con Brasil en la Copa América.

Sin embargo, los resultados no acompañaron al Inter en las primeras jornadas y Bianchi fue cesado. Su sustituto de manera provisional fue el español Luis Suárez, que en el breve tiempo que estuvo en el banquillo vivió la eliminación del conjunto italiano a manos del modesto Lugano a las primeras de cambio en la UEFA. Sonaron entonces varios nombres, tres británicos y uno portugués: Alex Ferguson, Terry Venables, Roy Hudgson y Artur Jorge.

Finalmente, sobre todo porque fichar a Ferguson y Venables resultaba imposible, Moratti optó por contratar a Hodgson, que había dirigido con buenos resultados a la selección de Suiza. Una vez ya en San Siro, Hodgson tomó varias medidas para cambiar el rumbo del equipo. Una de ellas fue la de adelantar la posición de Roberto Carlos y convertirle en centrocampista izquierdo porque el inglés le veía demasiado ofensivo para el lateral.

Pese a que Roberto Carlos insistió en que su posición natural era la de lateral y que igual que se incorporaba al ataque también cumplía con sus funciones en defensa, Roy lo sentenció. Planificando la temporada 96/97 con Moratti, Hudgson le vino a decir algo muy parecido a la siguiente conversación al máximo dirigente neroazzurro:

R.H.-Presidente, trate de colocar este verano en el mercado a Roberto Carlos, no sirve para este equipo.

M.M-¿Estás seguro Roy? Algunos intermediarios me han dicho que Fabio Capello le quiere para el proyecto que tiene el próximo año es España y si le quiere será por algo. Además, es internacional con Brasil.

R.H.- Hazme caso Massimo, este jugador no sirve para jugar en Italia, no sabe defender, sólo ataca. Fichemos al lateral izquierdo del Vicenza, Pistone, que si que sabe defender y nos dará buenos resultados 

Ese mismo verano, Moratti hizo caso a su técnico: vendió al lateral brasileño al Real Madrid por 600 millones de pesetas y fichó a Alessandro Pistone del Vicenza para ese puesto. El resultado no pudo ser peor para los italianos. A la siguiente temporada, Hodgson fue despedido al acabar la campaña 96/97 y Pistone también enfiló la puerta de salida del club tras haber pasado de sin pena ni gloria.  ¿Roberto Carlos? Su rendimiento en el Real Madrid provocó que Moratti se tirara de los pelos por haber hecho caso a Hodgson y haber apostado por Pistone.