Inicio > Fútbol, Uncategorized > Belanov, el hombre que quitó un Balón de Oro a Maradona

Belanov, el hombre que quitó un Balón de Oro a Maradona

Hablar de los ganadores del Balón de Oro es sinónimo de hacerlo de los mejores futbolistas de la historia. Sin embargo, pocos se acuerdan de Igor Belanov, el hombre que ganó el trofeo en 1986 y al que hoy pocos recuerdan.

El que ganara el título Belanov, tan sorprendente como casi desconocido, responde a varias circunstancias. En aquel año nadie tenía ninguna duda de que el mejor futbolista que había sobre la tierra era Diego Armando Maradona, especialmente tras la exhibición que dio en el Mundial de México.

Sin embargo, hasta 1995 el Balón de Oro sólo lo podían recibir futbolistas europeos, por lo que Maradona era imposible que ni tan siquiera fuera candidato a ganarlo. Aquel año la Copa de Europa la ganó el Steaua de Bucarest, cosa que fue una auténtica sorpresa. Sin embargo, Rumanía no se clasificó para el Mundial y las estrellas del campeón del Viejo Continente no pudieron refrendar su candidatura en otro torneo de mayor envergadura.

Días antes de que se conociera el ganador, ‘La Gazzetta dello Sport’ filtró que el ganador del galardón iba a ser Emilio Butragueño, pero el madridista finalmente tuvo que conformarse con el Balón de Bronce. Las malas lenguas cuenta que Belanov ganó el trofeo debido a que los corresponsales de France Football en el este de Europa se confabularon todos para votar a Belanov.

Pero ¿qué había hecho el jugador para ganar el trofeo? La verdad es que no mucho. Es cierto que fue uno de los puntales del Dynamo de Kiev que aquel año ganó la Recopa, pero aquel equipo destacó más como conjunto, como bloque, que por individualidades. En el Mundial de 1986 su aportación más recordada fue un hattrick que logró para la Unión Soviética en los octavos de final del torneo contra Bélgica…que aun así no evitaron la eliminación de los soviéticos.

De hecho, Valery Lobanobsky, su entrenador en el Dynamo, llegó a decir que Belanov llegó a pensar que el que le hubieran dado el premio era el resultado de un malentendido, de una confusión. Podría ser, ya que su estrella se apagó tan rápido como se encendió. En 1988 pasó de héroe a villano en su país después de fallar un penalti contra Holanda en la final de la Eurocopa. La copa la ganaron los tulipanes, pero la pena máxima podía haber cambiado el partido.

Posteriormente, pasó por Alemania con más pena que gloria. Así hasta que colgó las botas en su Odessa natal, donde, curiosamente, de joven le habían rechazado para el equipo en su una de las muchas peculiaridades del Balón de Oro más extraño de todos los tiempos.

Categorías:Fútbol, Uncategorized Etiquetas: , ,
  1. abril 23, 2013 a las 15:53

    Thanks for another fantastic article. Where else may just anybody get that type of info in such an ideal
    method of writing? I have a presentation subsequent week,
    and I am on the look for such info.

  2. mayo 19, 2013 a las 4:26

    Hi Dear, are you truly visiting this site
    on a regular basis, if so afterward you will absolutely obtain fastidious
    know-how.

  3. Gabriele
    junio 5, 2013 a las 18:34

    What’s up all, here every one is sharing these kinds of familiarity, therefore it’s
    fastidious to read this webpage, and I used to go to
    see this weblog every day.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: